El arte marcial que ayudó a Robert Downey Jr. a superar sus adicciones

Le dimos un vistazo a la historia de 12 años de Robert Downey Jr., con el Wing Chun y cómo el arte marcial ha ayudado al actor a enderezar su carrera y su vida.

|
16 Febrero 2016, 3:55pm

Image via YouTube

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

Las artes marciales pueden mejorar tu vida de muchas maneras. Para el practicante amateur, puede ser un pasatiempo divertido, enseñarle un par de trucos y ayudar a conocer nuevos amigos.

Para el estudiante dedicado, en cambio, puede convertirse en un propósito vital, en el origen de relaciones para toda la vida... o incluso en el comienzo de una nueva vocación.

En otros casos, iniciarse en un arte marcial no solo es una experiencia que cambia vidas; también puede ser una experiencia que salve vidas.

Más lucha: ¿De quién son propiedad los tatuajes?

Robert Downey Jr., el adorado pero atormentado actor estadounidense, comenzó a experimentar con las drogas cuando era un niño. A los diez años, Robert ya fumaba marihuana; durante las siguientes dos décadas, Downey batalló con varias adicciones e incluso acumuló arrestos como resultado del uso de sustancias prohibidas.

Downey lo intentó casi todo, incluyendo múltiples intentos de rehabilitarse... hasta que encontró el Wing Chun.

El actor consideró que este arte marcial, mejor conocido en Hollywood como la disciplina que practicaba Bruce Lee antes de desarrollar el Jeet Kune Do, lo ayudaría a darle una rutina, enfoque y filosofía que lo mantendría encarrilado. Con este propósito, Downey se acercó al fundador de la Academia LA Wing Chun, Eric Oram, para recibir lecciones.

Robert Downey Jr. siempre tuvo una actitud desafiante hacia la vida. Afortunadamente, las artes marciales le ayudaron a reconducirla. Imagen vía WikiMedia Commons.

Al principio, Oram dudó sobre el compromiso del actor. "Cuando se acercó a mí, las compañías aseguradoras no querían ofrecerle sus servicios para grabar películas; no podía conseguir papeles", explicó Oram a la revista Men's Journal en 2011. "Le dije que si no llegaba a tiempo a una lección le cortaría los pies y haría que se los comiera".

Sin embargo, eso pasó: "Un día no llegó, así que le dije adiós", añade Oram. "Luego hizo que un montón de productores me llamaran y respondieran por él, diciendo cosas rollo: 'Estaba con nosotros en una reunión y no había teléfono. Es nuestra culpa. No le eches'. Robert se comprometió consigo mismo desde entonces y le ha dado un giro a su vida".

Tras un año entrenando, Downey habló sobre el increíble cambio que causó el Wing Chun en su vida durante una aparición en el programa televisivo de Oprah Winfrey. "Las artes marciales han sido... bueno, ni siquiera puedo decir lo mucho que ha impactado mi habilidad de mantenerme bien y enfocado", aseguró el actor.

"Es una práctica espiritual. Ha logrado centrarme. El propósito principal del Wing Chun es promover un camino del guerrero espiritual y el respeto en tu sociedad", añadió Downey. Como cualquier entusiasta, intentó reclutar personas a la causa mientras estaba involucrado, diciéndole a la propia Winfrey que debía intentarlo: "Creo que serías buenísima porque eres formidable".

¿Están algunas posturas de Robert Downey Jr. en sus películas basadas en el Wing Chun? A saber. Imagen vía Flickr.

Tras tres años entrenando, justo cuando estaba a punto de hacer la prueba para obtener su cinturón azul, Downey discutió su amor por el deporte en el programa del cómico David Letterman. "Estoy muy comprometido con el Wing Chun", le dijo al presentador antes de explicar y demostrar sus habilidades con el Biu Jee, una serie de formas relacionadas con el uso de los dedos de las manos.

Cuando Letterman le preguntó si el Biu Jee era el cimiento del Wing Chun, Downey aseguró que había mucho más que eso. "No, y podría meterme en problemas si el shifu Oram estuviera viendo esto hoy y digo alguna burrada. La verdad es que el Wing Chun está desarrollado para ser una forma de arte muy elegante", dijo. "Aún necesito, sin embargo,ecesito involucrarme más en los aspectos meditativos".

El shifu obviamente perdonó al actor, como Downey, porque ambos siguen trabajando juntos hoy en día. Y la sobriedad no es lo único que el actor ha sacado de la experiencia.

"Robert está centrado en el arte marcial día y noche desde que nos conocimos", aseguró Oram a la revista Men's Fitness. "Su mentalidad dispersa de escopeta de perdigones cambió a un solo punto de enfoque y se convirtió en un láser. El entrenamiento lo exige", añade Oram.

"Durante un intercambio de movimientos, si tu mente está en otra parte te voy a atrapar las manos. Si tu mente está centrada, me costará mucho más", explica el maestro.

Downey empezó a aparecer en películas de acción, notablemente en las series Sherlock Holmes de Guy Ritchie e Iron Man del universo Marvel, y aprovechó para agregar sus habilidades de Wing Chun a sus escenas. "Las coreografías de peleas en películas tienen sus peculiaridades", explica Oram.

Imagen promocional de la película 'Sherlock Holmes', dirigida por Guy Ritchie, que tuvo a Robert Downey Jr. como protagonista. Imagen vía WikiMedia Commons.

"El cine es enfoque, control, cálculo del tiempo y muchas repeticiones. Es recordar dónde estás en cada paso del camino contando una historia y aún así, hacerlo como si fuera la primera vez. Es todo un arte y Robert trabaja mucho en el proceso", añade el maestro. "He hecho escenas como su doble para cosas pequeñas, sobre todo cortas, pero Robert prefiere aparecer él mismo en las peleas. Cuando la cámara lo enfoca es realmente él".

A pesar de su predilección por la acción, el mismo Downey admitió en una entrevista en 2014 que estaba empezando a alejarse de esa disciplina cinematográfica a medida que se acercaba a los cincuenta. "Al escuchar el crujir de mis huesos durante el rodaje de Iron Man 3 de algún modo me desperté de un sueño durante el cual llegué a creer que si Sherlock Holmes o Tony Stark podían hacer algo, yo también podía hacerlo", confesó el actor.

"Creo que para mí la lección más grande es que por un momento dejé de tomar precauciones que antes tomaba. En un momento dado, llegué a un punto de inflexión psicológico en el que me di cuenta de que eso no era realista", explica Downey. El actor, no obstante, no ha renunciado de ningún modo al Wing Chun y lo sigue practicando tanto física como espiritualmente.

Cuando el escritor de Men's Health Stephen Rodrick lo acompañó al dojo para un perfil en el año 2011, Downey le dio al escritor un consejo: "En serio, no te preocupes por parecer un idiota cuando practicas artes marciales. Es como la vida: como menos cohibido te sientas, mejor te irá".

Sigue a la autora en Twitter: @fodderfigure