Publicidad
Motherboard

Negar que las mujeres accedan al aborto tiene efectos psicológicos negativos

Muchos activistas anti aborto dicen que la salud mental de las mujeres está en riesgo si se hacen uno, pero una nueva investigación dice que negar el acceso es más perjudicial.

por Kaleigh Rogers
28 Diciembre 2016, 9:41pm

Si una mujer toma la decisión de tener un aborto y se le dice que no puede (por ejemplo, ha sobrepasado las semanas de gestación permitidas por la clínica), es fácil darse cuenta que esta es una situación que causa estrés. Los estudios se han enfocado en qué le pasa a la salud mental de una mujer cuando tiene un aborto y las leyes anti aborto a menudo se inclinan en creer que el procedimiento puede tener efectos negativos en la salud mental.

Pero el resultado de un nuevo estudio de cinco años que siguió la pista a la salud mental de mujeres que preguntaban por un aborto (lo hayan tenido o no), mostró que, con el tiempo, las mujeres a las que se les negó tuvieron serios efectos en la salud mental.

"Nuestra meta es proteger la salud mental de las mujeres y este estudio claramente no muestra que el negarle un aborto a una mujer proteja su salud mental", dijo la autora principal, Antonia Biggs, una investigadora en el Centro global de salud reproductiva de la Universidad de California, "nos muestra que permitir que tengan un aborto protege su salud mental".

Biggs y sus colegas reclutaron mujeres en 30 centros de aborto de 21 estados, desde 2008 al 2010 y a lo largo de Estados Unidos, quienes estaban buscando un aborto, de acuerdo al estudio publicado en JAMA Psychiatry. Estas mujeres fueron entrevistadas una semana después y luego dos veces al año por cinco años, un total de 11 entrevistas para evaluar su salud mental a través del tiempo. Pese a que comenzaron con un grupo de 1132 participantes, es difícil mantener a todas estas personas en un estudio tan largo. Pese a esto, al final obtuvieron cinco años de datos provenientes de 558 mujeres.

Estas mujeres fueron divididas en tres categorías: aquellas que buscaban un aborto temprano, aquellas que buscaban un aborto pero estaban muy cerca de la fecha permitida (dos semanas antes del punto de negación, el que varía de estado en estado pero generalmente ocurre cerca de las 20 semanas de gestación) y aquellas que ya pasaron el punto de negación (hasta por tres semanas) y se les negó un aborto. Las mujeres a las que se les negó un aborto fueron divididas en dos categorías: aquellas que terminaron dando a luz (la mayoría) y aquellas que tuvieron un aborto espontaneo u obtuvieron un aborto en otro lugar.

Utilizando una medida estándar de estrés mental y después de haber controlado las historias pasadas de salud mental, los investigadores encontraron que las mujeres a las que se les negó el aborto experimentaron un aumento en la ansiedad y una baja en la autoestima y la satisfacción con la vida, inmediatamente después de haber recibido la negativa. Esto sucedió mucho más que en las mujeres que pudieron recibir un aborto.

Imagen: JAMA Psychiatry

Cuando se trata de la depresión, no hubo mucha diferencia entre los grupos y, con el tiempo, todas las mujeres pudieron mejorar su salud mental. Esto se opone a la típica idea anti aborto que dice que las mujeres tendrán consecuencias negativas en su salud mental en los años venideros.

"La idea es que podría ser provocado por, un ejemplo, otro evento de fertilidad", me dijo Biggs, "Hemos seguido la salud mental por cinco años y vemos que la tendencia es que la salud mental mejora con los años. No hay nada que nos haga creer que, de repente, esta dirección cambie".

Nueve estados (Kansas, Louisiana, Mississippi, Nebraska, Carolina del Norte, Dakota del Sur, Texas y Utah) tienen leyes que requieren que las mujeres que piden un aborto, reciban consejos que les advierten que esto podría tener un impacto negativo en su salud mental, de acuerdo al Instituto Guttmacher. Esta es una frase común entre las personas anti aborto: los abortos causan estrés, depresión y ansiedad en las mujeres. Pero la investigación en la que está basada esta frase ha sido ampliamente refutada o la frase ha sido basado en comparaciones con personas que han completado sus embarazos, dos grupos que son completamente diferentes.

Al comparar mujeres que quieren hacerse un aborto pero no recibieron uno y al seguirlas por tanto tiempo, los investigadores poseen importante evidencia sobre los reales efectos del aborto en la salud mental. La evidencia no dice que haya que negar el acceso a las mujeres al aborto, más bien aprueba que se aumente el acceso a las mujeres que han tomado esta decisión. Si bien estamos enfrentando a un difícil futuro de los derechos reproductivos en Estados Unidos, el tener datos como estos ayuda para apoyar a aquellos que están trabajando para aumentar el acceso y para luchar contra la desinformación.