La receta hondureña que está extinguiendo una iguana
La iguana de cola espinosa que está en peligro en Honduras. Imagen: James Willamor

FYI.

This story is over 5 years old.

La receta hondureña que está extinguiendo una iguana

Cómo comer iguana responsablemente si es que se te antoja.

La iguana ha sido parte de la cocina de América Central por mucho tiempo. Las personas que tienen iguanas como mascota probablemente encuentran la idea tan poco apetitosa como yo me imagino el comer perros, pero la cultura humana ocurre en un gran y hambriento lugar. Y si bien  ​encuentro muy asqueroso el video de alguien cortando una iguana para comérsela (no digan que no les advertí), estoy dispuesto a admitir que probablemente no me gustaría ver los primeros pasos que suceden para que pueda comer una hamburguesa.

Publicidad

La carne de iguana es tan popular que granjas de iguana se están construyendo en El Salvador,  ​con miras a exportar la carne por todo América y Asia. Durante una severa sequía que ocurrió en Nicaragua este año, ​el gobierno y expertos en el manejo de las tierras recomendaron que las personas comieran iguana en vez de otras carnes.

Pero en Honduras el comer iguanas se ha transformado en un problema. Pese a que muchas iguanas están amenazadas por perdida del hábitat,  ​de acuerdo a una investigación publicada en el Journal de Herpetología, Conservación y Biología, la iguana de cola espinosa del Valle de Aguán (Ctenosaura melanosterna) es "una de las especies de iguana más amenazadas en América Central". Ellos estiman que sólo 5000 individuos maduros quedan en el valle del río Aguán de Honduras.

Investigadores del Zoológico de San Diego y la Universidad Nacional Autónoma de Honduras entrevistaron a residentes del área para saber si estaban conscientes del precipitoso declive de la iguana de cola espinosa y también para descubrir si existe alguna forma de detenerlo.

Descubrieron que gran parte del hecho que disminuyó los números fue la forma en que se sirve la iguana: junto a sus huevos. Esto significa que, cuando son cazadas, las iguanas hembra que están llenas de huevos son muy apetecidas.

​De acuerdo a Tak Landrock, un viajero y reportero de Colorado que viaja probando comidas locales, algo así como Anthony Bourdain, y quien probó al reptil en Honduras: "Si realmente quieres buena iguana, puedes saber si fue bien preparada cuando viene acompaña de huevos de iguana". La iguana que él comió estaba frita y acompañada de arroz, frijoles y plátanos.

Publicidad

Los cazadores inmediatamente verán el problema aquí. La caza es regulada para poder mantener una población saludable. Con los mamíferos en la zona templada, esto significa evitar cazarlos cuando están cuidando a sus crías. Las hembras no sólo son más vulnerables, matar a una hembra que está encargada de los cuidados significa que los más jóvenes morirán. Naturalmente comer una hembra embarazada va a terminar con la próxima generación de iguanas.

Pero más allá del problema de los huevos, la carne de iguana tiene una reputación por todo América Central.  ​De acuerdo al Monitor de Ciencia Cristiana, la carne de iguana es llamada "la cura para todo, desde un resfrío hasta un pobre rendimiento sexual".

La reputación llega hasta Honduras, donde un 38% de las personas con las que los investigadores hablaron creen que comer iguana es medicinal.

"Los propósitos medicinales varían mucho, pero incluyen: fuente de vitaminas, aumenta el apetito, cura el cáncer, la malnutrición, la diabetes, reduce el colesterol, la fiebre y las cicatrices" dice el paper. "Se cree que partes específicas tienen diferentes usos. Por ejemplo la grasa cura el asma y el dolor de oído y la sangre es buena para los problemas respiratorios".

La mayoría de las personas, especialmente los más viejos, dijeron estar conscientes de la disminución en números. Incluso algunos pensaron que la iguana de cola espinosa ya no existía. Su consumo aun es una amenaza.

No hay realmente una solución fácil para este problema. La región es una de las partes más pobres de Honduras; la población son comunidades pequeñas que dependen de la agricultura de subsistencia y de cosechar para el sustento. Los investigadores dicen que, en el largo plazo, las metas de conservacionistas y los residentes del valle son los mismos: más iguana. Pero a corto plazo estas metas están en conflicto.