FYI.

This story is over 5 years old.

Highlights

El jugador de los Falcons que vio venir la remontada de Tom Brady, pero nadie lo escuchó

Era el rostro de preocupación, el gesto de alguien que vio el futuro pasarle frente a los ojos

Cuando los Falcons ganaban 21 a 0 en la primera mitad del Super Bowl LI sobre los Patriots, hubo un jugador de Atlanta que veía venir lo que pasaría. Su rostro era duro, de preocupación, es la mueca del hombre al que el futuro pareció presentársele frente a los ojos. "Es Tom Brady, hermano", intentaba advertir a su compañero, aun con toda la ventaja.

Era el receptor Taylor Gabriel quien conversaba con el también receptor Mohamed Sanu en la banca. Sanu estaba engallado, estaban arrollando a los Patriots, y la arrogancia hizo acto de presencia. Sanu juraba que la ofensiva de los Falcons seguiría despedazando a los Patriots. Sin embargo, la premonición de Gabriel quedó registrada en los micrófonos.

Publicidad

Sanu: "Nunca han visto algo como esto"

Gabriel: "Es Tom Brady, hermano"

Sanu: "Les vamos a meter 40 puntos por el trasero. Te lo estoy diciendo. Nunca han visto algo como esto".

Gabriel: "Tenemos que hacerlo"

"Es Tom Brady, hermano". La advertencia es devastadora por lo que ocurrió después: el regreso más espectacular en la historia del Super Bowl. No es solo lo que Taylor Gabriel dice, sino el tono en el que lo dice. Está preocupado, algo ha notado que lo hace sentir que la calamidad le puede caer encima a los Falcons.

"Es Tom Brady, hermano". Y Tom Brady apareció.