futbol internacional

Marcelo y el Real Madrid le dieron un baile al Chelsea

En el partido de la International Champions Cup los blancos andan desatados.
30.7.16

Ya hemos hablado de la complicación de los partidos de preparación. No son necesariamente los mejores sitios para probar al talento joven. Pero estas giras promocionales tienden, de pronto, a reglarnos momentos de gran inspiración. Así pasa con el talento. Jugadores de reserva encarnan en inobjetables cracks por unos instantes. Y aunque luego regresen a lo mismo, a la banca, al jale, al esfuerzo y el pleito por hacerse de un lugar en los once titulares, nada les quita lo bailado.

Publicidad

En este caso, el partido que nos ha regalado grandes cosas es el Real Madrid Chelsea. En el papel pintaba parejo, en la cancha ha sido todo lo contrario. El equipo blanco se adueñó del balón y del partido. Y con tres grandes jugadas de Marcelo —que no se juega el puesto pero está jugando como si estuviera en riesgo seguir alineando en esa banda izquieda—, gana sin complicaciones.

Este es el primero. Más que el gol, el sucinto amague. Deténganse a ver cómo quiebra la cintura del compatriota Willian. La definición es joya, pero la verdadera venta está en el quiebre.

Este es el segundo: lo agradable es el esfuerzo, cascarero, parecido a lo que un novato haría de estar en sus botines.

Este es el tercero: Ahora el brasileño no es estelar sino actor de reparto. Pero como sucede a veces, el protagónico, el dominicano Mariano Díaz, depende de una bien calibrada intervención de un secundario.

Grandes goles, o, bien puede ser, una desastrosa defensa. Si les apetece, vuelvan a los videos y vean la desgana, el pasmo, la falta de coordinación. Aunque el Chelsea metió dos al final del juego, cuando jugaban ambos con sus equipos suplentes, Antonio Conte debe haber pasado el partido lanzando gritos y patadas voladoras en la banca.