sofaxvice

¿Por qué no pueden triunfar los superhéroes latinos?

Opinión | ¿Será que el problema con los personajes latinos es caer en estereotipos?
28.7.16

Cosplayers en Comic Con Chicago. Imagen vía wikimedia commons

El pasado fin de semana ––del 21 al 24 de julio–– se llevó a cabo Comic-Con San Diego, en Estados Unidos. El evento, considerado como una de las convenciones de cómics más importantes del mundo, contó con trailers de todas las películas de superhéroes que están próximas a salir, así como de personajes como King-Kong y el Rey Arturo (mejor dicho, puros refritos por donde uno mirara). Evidentemente, estos cortos fueron lo más destacado de la convención. Y aunque hubo paneles de cómics y ciencia ficción, ninguno de estos causó revuelo: la materia prima, los libros de historietas de donde salen estas películas de billones de dólares, simplemente no parece ser tan importante hoy en día.

Entre los trailers más discutidos se encuentran Justice League, Wonder Woman, Doctor Strange, The Defenders y Luke Cage. Los superhéroes se han tomado la pantalla grande y la pequeña, y aunque los cómics hoy se muestran desesperados por incluir en sus títulos a personajes de diferentes etnias y creencias, las adaptaciones que hay en el cine parecen estar haciendo todo lo contrario.

Publicidad

Los únicos héroes que son suficientemente exitosos como para llegar a los cines o a la televisión hacen parte del arquetipo norteamericano: hombres, en su mayoría; blancos, en su mayoría. Sí, hay progreso cuando hablamos de Black Panther ––africano–– o Luke Cage ––afroamericano–– pero sin duda hay una invisibilización de muchas otras proveniencias e idiosincrasias. Pongamos por caso a Doctor Strange, la película. En el cómic, él visita a un anciano, un sabio tibetano, que le enseña todos sus trucos. En la película, el papel será interpretado por Tilda Swinton. Stephen Strange, entonces, viajará al otro lado del mundo sólo para aprender de un occidental blanco.

He notado que el héroe latinoamericano, por ejemplo, no ha llegado a los niveles de éxito que tienen Robert Downey Jr., Ben Affleck o Chris Evans. Lo más cerca que hemos estado de una representación latina realizada con seriedad ha sido con Miles Morales, también conocido como Ultimate Spider-Man, cuya película será estrenada en 2018.

Un fan disfrazado de Miles Morales. Imagen vía wikimedia commons

La editorial DC, por su parte, tiene a Blue Beetle, que es un héroe con cierta fanaticada pero que está lejos del reconocimiento que, digamos, tiene Flash. En cuanto a los villanos, quizás el más conocido es Bane, de Santa Prisca, un lugar ficcional que parece situarse en el caribe. Sin embargo, Christopher Nolan nos despojó de esa representación cuando en la película The Dark Knight Rises (la última de las tres que hizo) lo volvió un seguidor de Ra's al Ghul en una locación que parece del Medio Oriente.

Entonces, ¿por qué no puede triunfar un héroe latinoamericano? Definitivamente, no es porque no haya suficientes: una extensa lista de Wikipedia lo demuestra. Tampoco es por sus poderes o habilidades: Blue Beetle y White Tiger han demostrado que no tienen nada que envidiar de sus pares más famosos.

Publicidad

Lea también: ¡Vuelven Jonny Quest, el Fantasma del Espacio, Birdman y otros!

Podríamos decir, incluso, que aunque hay bastantes héroes latinos, tal vez no haya suficientes escritores o artistas de la misma procedencia. Pero caer en esto probablemente sería solo una forma de discriminación positiva, y una simplificación de la discusión. Además, hay grandes talentos tras las puertas de DC y Marvel, como Humberto Ramos, uno de los mejores dibujantes de Spider-Man, y FCO Plascencia, colorista de los últimos arcos de Batman.

Adicionalmente, nadie dice que escritores no latinos no puedan escribir y desarrollar a este tipo de personajes. Brian Michael Bendis ha sido la prueba más reciente de esto. En una entrada de su página de Tumblr, Bendis escribió que no era "una persona de color. Nunca lo seré. Tampoco soy un abogado católico y ciego de Hell's Kitchen, ni he sido picado por una araña, y menos una radioactiva". Y luego añadió que "los escritores escriben cosas. Todo tipo de cosas. Y si fuera una persona de color, mi trabajo sería el mismo. Escribiría sobre todo tipo de personajes. Todo tipo de gustos y tonos y perspectivas. Escribo para descubrir cosas por fuera de mi perspectiva. Todos los escritores lo hacen".

Brian Michael Bendis. Imagen vía Flickr

Entonces, ¿cuál es el problema? De la larga lista de Wikipedia, los personajes más exitosos son, sin duda alguna, los ya mencionados: Ultimate Spider-Man, Blue Beetle y Bane. Ninguno de los tres tiene en su nombre algo que represente la "latinidad". Sin embargo, en la lista también hay nombres de héroes mucho menos conocidos como "El Diablo" (que saldrá en Suicide Squad), "Machete", "Aztek", "Gaucho" o "El Toro".

Entonces, ¿será que el problema con los personajes latinos es caer en estereotipos?

Publicidad

Hace unos años, en Colombia, Nicolás Rodríguez creó al Zambo Dendé, uno de los primeros superhéroes colombianos. La historia detrás del personaje es la del hijo de un africano y una indígena que se esfuerza por representar la latinidad y luchar contra el racismo.

Esto parece ser lo que pasa con la mayoría de los casos: se crean individuos que aluden al ser indígena, mestizo, o que se relacionan con una costumbre típicamente latinoamericana, como la lucha libre en México, por ejemplo.

Lea también: Por qué 'El viaje de Chihiro' es la mejor película animada de todos los tiempos

Y tal vez es esta lógica la que no está funcionando. Después de todo, tampoco hay muchos superhéroes nativos americanos. Los más exitosos, podríamos decir, no son los que representan a una zona geográfica o a un país específico (el libro del Capitán América, de hecho, ha tenido que recurrir a una infinidad de trucos a los largo de los años para sobrevivir), sino los que son creados desde una perspectiva mucho más universal, como ser un estudiante sin plata y que no sabe lidiar con las mujeres o un multimillonario que puede tenerlo todo pero aun así ser infeliz.

Por ahora, esperemos la película animada de Miles Morales en 2018. Ahí veremos qué tal pega lo de los latinos.