FYI.

This story is over 5 years old.

News

Todavía es bien visto matar a tu esposa y a tu hermana en Jordania

Los asesinatos de honor contra mujeres en el país árabe oscilan entre 15 y 20 al año, y a diferencia de un homicidio cualquiera, el castigo es mucho menos severo.
19.4.13

La ciudadela de Ammán en Jordania. Foto via.

En Jordania, matar a alguien y salirte con la tuya es fácil, siempre y cuando ese alguien sea tu esposa, tu hermana, o tu hija.

Los asesinatos de honor contra mujeres en el país árabe oscilan entre 15 y 20 al año, y a diferencia de un homicidio cualquiera, el castigo es mucho menos severo. Matar en nombre del “honor” parece un concepto paradójico (asesinar a alguien para hacer que todos tus problemas y tus vergüenzas familiares desaparezcan suena como lo completo opuesto a un acto honorable), pero lo paradójico del asunto no aminora el problema.

Publicidad

Jordania es un país históricamente patriarcal y eso implica que los hombres se benefician más de su sistema penal. Y cuando sabes que te vas a salir con la tuya (aunque sea por matar a tu hermana porque sientes que te avergonzó), siempre hay alguien dispuesto a probar su suerte.

El sábado pasado, una mujer no identificada fue encontrada muerta cerca de Ammán, la capital de Jordania, degollada, con el abdomen abierto y sin su feto de cuatro meses. Desde un punto de vista internacional, los reportajes fueron escasos y no arrojan pistas sobre el por qué de este crimen. Sawsan Zaidah, una periodista en Ammán, analista de medios, y feminista, me explicó que el hecho de que el crimen no hubiera sido reportado como un asesinato de honor era un “ligero avance, pero nada sustancial”. Lo cual podrá parecer contra intuitivo, pero cuando estos crímenes han sido reportados como cuestiones de honor, “a nivel jurídico, eso da al asesino una excusa y una sentencia menor. Además, si es calificado como un crimen de honor, es más probable que la gente simpatice con el asesino”.

Sawsan Zaidah.

En la ley islámica, la palabra de dos mujeres equivale a la de un hombre, lo cual no es un gran comienzo. Y cuando un mujer es asesinada por adulterio, por negarse a participar en un matrimonio arreglado, por pasar tiempo con un hombre que no sea su esposo, por embarazarse fuera del matrimonio o por comprometerse con alguien a quien su familia no aprueba, los artículos 98 (para sentencias menores) y 99 (reducción de una sentencia cuando la familia de la víctima lo permite) del código penal jordano están ahí para aminorar la sentencia y, en algunos casos, retirar los cargos por completo.

Publicidad

Eva Abu Halaweh del Grupo Jurídico para los Derechos Humanos Mizan me dijo que los jueces en Jordania, quienes convenientemente son en su mayoría hombres, suelen citar los artículos 98 y 99 para excusar a los hombres pero nunca a las mujeres, aunque la ley aplique para ambos sexos.

La existencia del artículo 308, conocido como la “ley sobre violaciones”, dejaría estupefacto a cualquiera que no estuviera involucrado en la violación y tortura de sus víctimas (la mayor parte del mundo moderno… espero).  El artículo obliga a la víctima de una violación a casarse con su violador, quien a su vez, queda libre de todo cargo. Aunque suena como algo enfermizo y arcaico, fue citado en abril de 2012, lo que demuestra lo arraigadas que están las raíces patriarcales y tribales en Jordania.

Tomando en cuenta la existencia de estas leyes, es difícil saber cuantas de estas muertes se deben a cuestiones de honor, y cuantas son denunciadas como tales para garantizar una sentencia más laxa. Zaidah explica: "Los informes de la policía y los medios sólo toman en cuenta el punto de vista del asesino durante un asesinato de honor, lo que hace que el público simpatice con ellos. Pero hay muchas personas, incluyendo al ministro de justicia a quien entrevisté, que creen que en ocasiones el asesino miente”.

Imagen via.

Jordania sólo tiene un refugio para mujeres, me dijo Zaidah, “es controlado por la Unión de Mujeres Jordanas. Pero muchas mujeres no saben de su existencia, y no tienen mucho espacio, lo que implica que muchas de las mujeres son enviadas a prisión para su protección”. No hace falta decir que encarcelar a un ser humano para evitar que sea atacado o asesinado no es algo ideal, y como es de esperarse, “aunque estas mujeres están desesperadas, no quieren estar en prisión, pues no pueden decidir cuando son liberadas”.

Publicidad

Según Halaweh, hay hasta 50 mujeres en prisión por esta razón; además de unas 30 mujeres que acuden a su organización cada semana en busca de protección de amenazas físicas o en busca de consejos legales sobre un posible divorcio.

Halaweh describe un caso en el que empezó a trabajar hace una semana: “Una mujer estaba en casa cuando su hermano irrumpió muy molesto por su divorcio. Amenazó con golpearla, y ella nos contactó. Llamé a la policía, quienes fueron a su casa. Su ex marido y hermano fueron llevados a la estación de policía, pero no fueron detenidos y no enfrentan ningún cargo. Ahora estamos buscando un departamento para ella, donde su familia no la pueda encontrar”.

Aunque respondieron bien en un principio, “la policía es parte del problema”, dice Zaidah. "Las cosas que se filtran de sus investigaciones demuestran los sesgado que está su juicio. No podemos exponerlos por completo, pero podemos ligar su comportamiento en otros casos. Por ejemplo, cuando una mujer iba a la estación de policía a levantar una queja contra su esposo o su padre, la policía le decía: ‘¿Por qué haces esto? No puedes quejarte de tu padre’ y la hacían sentir mal, como si ella estuviera haciendo algo malo, a pesar de que ella era la persona agredida”.

Eva Abu Halaweh (atrás, a la izquierda) en la ceremonia de los Premios Internacionales a Mujeres de Coraje en 2011. Imagen via.

Una encuesta publicada en un periódico jordano a principios de este mes asegura que “70 por ciento de las mujeres aceptan que un esposo puede golpear a su esposa cuando ésta comete un error”. Y, según la sharia, los hombres tienen permitido golpear a las mujeres. Pero, Zaidah dice que el problema con la encuesta es que fue realizada bajo el marco del islam, lo que no deja espacio para discusión. “En el nivel más bajo, las mujeres no aceptan que las golpeen”, me dijo. “El islam produce esta confusión, y es algo mucho más complicado de lo que la encuesta sugiere”. Según Zaideh, este tipo de encuestas se publican casi todos los años, para reforzar las expectativas sociales de las mujeres, hacerlas serviles y obligarlas a aceptar el hecho de que serán golpeadas por el más mínimo error.

Con todo este peso detrás de una campaña a favor de las agresiones contra mujeres y respaldada por la religión, uno pensaría que los asesinatos de honor provienen del mismo lugar, pero no se trata de un producto explícitamente islámico. “Tiene lugar en ciudad como Madaba y Karak con comunidades cristianas", explica Halaweh. "Podría ser algo tan viejo como las antiguas tradiciones patriarcales y tribales, o quizá provenga de distintas interpretaciones religiosas. También hay quienes creen que depende de la situación económica de la gente que comete estos crímenes, porque es algo que ocurre principalmente entre familias pobres; asesinos desempleados que quieren mostrar a la sociedad que existen”.

Una forma un tanto bizarra de demostrar tu existencia, pero una que está muy arraigada en la cultura jordana. Quizá sean años antes de que las mujeres jordanas vean un cambio, me dijo Zaidah. Las cosas quizá mejoren un poco en términos de crímenes de honor, pero las mujeres seguirán siendo discriminadas de otros modos. Si arreglan este problema, habrá un daño inevitable en otras áreas”.

Sigue a Camille en Twitter: @CamStanden