Así es ser prostituta en la calle Montera de Madrid

Un canadiense recién llegado a Madrid habla con una de sus vecinas.

|
05 Noviembre 2014, 10:45am

Soy canadiense. Cuando llegué a Madrid hice lo que todo el mundo, buscar piso del alquiler por internet. Después de varios intentos fallidos, encontré un lugar alucinante a solo dos manzanas de la Puerta del Sol, con una compañera madrileña extremadamente agradable. Antes de mudarme, me di un paseo por la zona y vi filas de mujeres en la calle con tacones muy altos. Unas esperaban sentadas o apoyadas en la farolas, otras me vinieron a hablar.

Volví al piso y pregunté por qué estaban ahí, en una de las calles con más turistas de Madrid. La respuesta simplemente fue: es la Calle Montera. En lugar de salir corriendo y volver a casa con mis padres, pensé que hablar con ellas podía dar para una buena historia. Como educado canadiense que soy, al final me he presentado a una de estas trabajadoras del sexo, a las que ya llevo un tiempo viendo en la calle, aunque llueva o haga frío. No me quiso decir su nombre, solo que es búlgara, que tiene 36 años, está divorciada y es madre de tres hijos (de 3, 5 y 11 años). Busqué en internet cuál era el nombre más popular en Bulgaria y decidí llamarla Ivanka.

VICE: ¿Hace cuánto estás aquí?

Ivanka: Ahora llevo tres meses. Son mi vacaciones. Ida y vuelta, ida y vuelta... porque necesitamos volver por el pasaporte para sacar la visa y por eso regresamos [a Bulgaria].

¿Tienes familia allí?

Sí, todas tenemos familia. Tenemos niños, estamos separadas o divorciadas. Eso es lo normal.

¿Cómo describes tu trabajo?

No es tán fácil como se piensa. Es un trabajo muy difícil estar en la calle todo el día. Ahora hace buen tiempo, pero cuando hace mucho frio y te tienes que poner más ropa para entrar y salir de la cama...

¿Porque estas aquí en Montera? ¿No vas a otras calles?

No, porque aquí hay más gente y además es más tranquilo. Tenemos cámaras de vigilancia.

Es seguro...

Por lo menos están grabando, y si pasa algo la Policía puede actuar rápido.

Sí, la comisaría de Policía está en la misma calle, ¿cómo funciona?

Ellos pasan caminando como el resto de la gente y no hacen nada. Hasta ahora no he tenido problemas. Son tranquilos y nosotras también somos muy tranquilas, no es como en Barcelona. En Barcelona ponen multas.

¿Los reglas son diferentes en Barcelona?

No, son iguales, pero una amiga mía estuvo allí y la multaron varias veces por su trabajo.

Pero, las reglas... ¿es legal lo que tú haces?

Es ilegal, pero nosotras pasamos de las reglas.

¿Cuánto dinero puedes ganar al día?

Hay días buenos y hay días malos. 80 o 100 euros... en un día bueno. Está bien el trabajo, no digo que esté mal.

¿Tienes alguna regla especial?

No, aquí todo es posible. Jóvenes, mayores...no importa. Aquí estamos para trabajar, nada más.

Normalmente aquí son turistas, ¿no?

Más o menos, sí. Porque los españoles se han cambiado de sitio.

Canadienses como yo...

Sí, hay de todo.

Aquí en España hay crisis, ¿no os ha afectado?

Sí, se nota pero no tanto, porque la gente lo que necesita es relajarse. No vienen solamente por el sexo, vienen a hablar, vienen a desconectar, a que le hagas un masaje... es normal.

¿Es también normal pagar para solamente hablar?

Sí, son gente que les pasa algo en la vida y te lo cuentan. Tú les dices si está bien o está mal. Prefieren hablar de esto con desconocidos que con conocidos.

¿Qué piensas de los hombres que vienen a tener solo sexo contigo?

Es algo normal, hacemos esto aquí y después ellos se van con su familia y nosotras volvemos a nuestro trabajo. Haces algo de dinero, nada mas.

¿Entonces es solamente un trabajo?

Sí.

¿Y por qué lo elegiste?

Por necesidad, para salir mas rápido de la pobreza. A nadie le gusta estar en la calle y vender su cuerpo... ¿vale? Hay algunas chicas que lo hacen obligadas, pero yo no.

¿Crees que este trabajo es peligroso?

No, no es peligroso si haces todo como debes, tenemos preservativos que nos dan gratis.

¿Solo trabajas aquí o también te invitan a otras partes?

Si, trabajamos en hostales, casas, y también vamos a pisos y hoteles. Si el cliente quiere podemos ir a una discoteca o a un café, ellos pagan la bebida.

¿Y cuanto cobras por eso?

25 euros por 15 minutos y 50 euros por media hora.

¿Tienes algún 'jefe' en esta calle?

No, no hay jefes, de momento yo no los veo.

Entonces, ¿formáis todas un grupo?

Más o menos, hay chicas que las conozco desde hace un año, y otras que conozco de repente. Vienen y se van, es normal.

Esta calle es segura, pero cuando te vas a otros sitios de la ciudad...

Sí, siempre vas con un poquito de miedo. Si te citan en un hotel es más seguro, porque si te citan en casa puede ser peligroso, te pueden llegar a robar. El problema es que hay mucha gente peligrosa a los que no les importa la vida de otros.

Entonces si te vas a un lugar peligroso, tienes alguna amiga que te llama para ver si estas bien.

Eso no (risas). Todo se puede hablar, no te tienes que poner grosesa. Hablas relajada, tranquila. "No quieres pagar, no pagues, pero no me mates". Tengo familia y tengo hijos...