Cultura

Intimidad a la carta: hablamos con el paparazzi Enric Bayón sobre pilladas, posados robados y fama fácil

Enric Bayón se ha hecho pasar por escolta de Aznar para conseguir fotos suyas en bañador, ha inmortalizado el Piquetón de Gerard Piqué y hasta ha acabado en la cárcel por una foto.
15.7.16

Todas las fotografías cortesía de Enric Bayón

Que el guardaespaldas de Mel Gibson te amenace en plan chungo no es una cosa que te pueda acabar ocurriendo si eres un ciudadano de a pie. Vamos, alguien normal. Él digamos que un trabajo muy normal, lo que entendemos por normal, no tiene. Se dedica a vender sus fotos a todo aquel que las pueda pagar y ha llegado a cobrar mucho dinero por ello.Y cuando digo mucho dinero es que es mucho. Las fotos de Enric Bayon han ocupado portadas de revistas como "Hola" y han robado espacio y tiempo de muchos programas de petardeo. Es un trabajo como cualquier otro, nos dice él, eso sí, te tiene que gustar.

Hablamos con Enric Bayón para que nos explique cómo es la vida de un paparazzi en España.

VICE ¿Cómo es tu día a día?
Enric Bayón: Cuando trabajas como paparazzi normalmente tienes un horario que te lo marcas tú o bien las agencias, depende un poco para quién trabajes. Hay gente que es más de día (como yo) y otra gente que es más de fiestas y del mundo de la noche. Si bien cuando hay algún famoso internacional no hay horas que valgan, tienes que hacer el horario que haga el famoso y tienes que estar todo el día pendiente de lo que hace. Al final acabas pringando muchas horas, te vas a dormir tarde y te tienes que levantar antes de que él se levante. Es una especie de bucle que a veces no te deja ni respirar.

¿Quién te pasa la información sobre dónde están?
Cada uno tiene sus contactos…

¿Qué te dicen exactamente tus contactos?
Pues si alguien famoso viene, o por ejemplo a dónde irán. A veces es por pura intuición y persistencia que lo acabas sabiendo.

Yo, por ejemplo, viví de muy cerca el romance de Bar Refaeli y Leonardo Di Caprio, cuando aún no se sabía ni que estaban juntos. Bar vino a Barcelona porque desfilaba y Leo vino de incógnito con su madre y su abuela y se alojaban en el Hotel Arts.

Uno de mis contactos me dijo que saldrían del hotel a escondidas y en cuanto vi una furgoneta con los cristales tintados la seguí, aunque no se veían siluetas detrás (iban agachados todos). Cuando llegaron a la altura de la calle Marina, de pronto subieron las cabecitas. Fueron a visitar el parque Güell y toda Barcelona, salió un reportaje muy chulo porque los pillé incluso besándose.

A parte de las primeras fotos del romance Refaeli-Di Caprio… ¿Cuáles son las fotos más famosas que has hecho?
He retratado a Cindy Crawford, Beyoncé, Madonna, Renée Zellweger, Naomi Campbell, Elle Macpherson…¡Lo mejor del mundo, vamos!

Hace más de 20 años que me dedico a ser paparazzi. Una de las fotos que sin duda ha sido muy conocida ha sido la del 'Piquetón' de Gerard Piqué.

Si por ejemplo algún día me quería decir "hoy por favor no quiero que me molesten" yo convenzo a mis compañeros y aquél día no vamos

¿Es complicada la relación con los famosos después de fotos como la del "Piquetón"?
Hace tiempo hablé con Piqué y limamos un poquito el mal rollo que había. Al principio se tomaba muy mal que los paparazzi estuviésemos allí. Cuando le seguíamos en coche pegaba acelerones de 200 km/hora y jugaba al despiste.

Tuve un día una conversación con él, a la una de la madrugada, que empezó mal, pero al final acabó por entender cuál era mi trabajo. Le expliqué un poco cómo funcionaba el tema de las fotos, y aunque él me dejó claro que no quería entrar en estos temas del corazón, como mínimo vio otra perspectiva de nuestro trabajo.

Le dije que no queríamos molestar, que incluso se pueden llegar a pactar cosas, le di mi tarjeta porque si por ejemplo algún día me quería decir "hoy por favor no quiero que me molesten" yo convenzo a mis compañeros y aquél día no vamos… pero claro, también tiene que entender que él es un futbolista de prestigio y su mujer es una cantante a nivel internacional, por lo que es normal que les persigamos. Con que tengamos una foto de ellos al mes ya nos vale.

¿Ha habido algún momento en el que hayas decidido "perdonar" una foto a alguien que estaba pasando por una mala situación?
Sí. La primera vez que Letizia Ortiz fue a esquiar como pareja oficial de Felipe hacía muy mal tiempo y un fotógrafo de Madrid y yo íbamos esquiando con ella, justo detrás. Con ellos iban también los escoltas de la infanta Cristina, con los que siempre he tenido muy buena relación. Hubo un momento en el que Letizia Ortiz resbaló y se cayó al suelo. Bajé la cámara y preferí no sacarla pegándose la gran leche.

El escolta se dio cuenta de ello y me lo agradeció. Al día siguiente me dijo que por mi bien estuviese al día siguiente a una hora en concreto y en un sitio en concreto. Me encontré con un posado de la familia real al completo que después publicaron todas las revistas. La familia real siempre me lo ha puesto bastante fácil, en cambio otros famosos como Shakira, Di Caprio o Velencoso y Úrsula Corberó han sido más difíciles de retratar.

¿Qué es lo más loco que has llegado a hacer por una foto?
Me he disfrazado, me he hecho pasar por el escolta de Aznar, me he subido a andamios… Una vez hasta me hice pasar por fan de 007 para conseguir una foto de Pierce Brosnan. Estaba con la que entonces era mi pareja en una playa de Mallorca, de esto hace 20 años, y le vi. Compré una cámara de usar y tirar en un chiringuito y empecé a disparar fotos diciéndole que era súper fan de él.

Explícame cómo te pudiste hacer pasar por el escolta de Aznar sin llamar la atención.
Yo soy así bastante serio, además sé cómo funciona el tema de los escoltas.

Era la primera vez que venía a las Baleares después de ser presidente. Aznar estaba en el puerto e iba con una comitiva y yo iba en jeep justo detrás. Cuando me preguntaron dije que era escolta del presidente, me dejaron pasar y me puse a hacer fotos. Años después me invitó a desayunar y me dijo ¿no serías tú el de Menorca? Le saqué en bañador fumándose un puro en la playa. Me escondí en un refugio para ver pájaros de un acantilado para poder verle bien y tenía un escolta justo encima mío.

¿Alguna vez te has encontrado a alguien famoso estando de fiesta y no llevabas cámara?

Recuerdo un día en Ibiza, que la noche anterior habíamos salido de fiesta y estábamos con una resaca increíble y decidimos ir a la playa a comer. Mientras me estaba comiendo una paella veo a Kate Moss en topless delante mío. Yo no llevaba ni cámara ni nada, pero mis amigas tenían una de esas digitales de 5 megas. Me puse justo delante de ella, a un metro, y le hice un montón de fotos.

Solo con el primer reportaje que hice de ella me pagaron 9.000 euros. Mi fin de semana de fiesta me salió redondo.

Supongo que precisamente esta es un una de las ventajas de ser paparazzi, que simplemente por captar un momento te puedes llevar una pasta, pero imagino que habrá muchas más. ¿Qué es lo mejor que te ha pasado haciendo fotos?
Muchas cosas… pero una de ellas ha sido que he conocido a mi mujer. A pesar de que yo entonces me dedicaba sobretodo a presidencia y casa real (o sea que eran más fotos para 'Hola' que para 'Qué me dices'). Aun así, le había hecho alguna foto en su época de Gran Hermano. Justo hubo una semana donde nos encontramos tres veces en distintos eventos y fue mucha casualidad. A partir de allí empezamos a quedar, ella era relaciones públicas de una discoteca, me invitó con mis amigos y así fue como nos hicimos amigos y más tarde pareja.

¿Cómo es pasar de hacer las fotos tu a los famosos a de pronto convertirte tu en el retratado para las revistas del corazón?
Cuando sabes cómo funciona todo simplemente es adaptarte un poco a lo que sabes que te pedirán. Ni mi mujer ni yo estamos volcados a ser personajes, así que lo que nos han pedido han sido cosas puntuales (boda, nacimientos de los hijos…). Ella antes sí vivía de ser personaje, pero si le quitas importancia acaban siendo fotos esporádicas, y es un poco lo que yo le recomiendo a gente que no quiere vivir de ello.

Como en todo oficio habrás tenido algún que otro percance… ¿Cuál ha sido la peor experiencia por la que has pasado haciendo fotos?
Me metieron en la cárcel en Cuba. Yo estaba haciendo un reportaje de Nilo Manrique, cuando se acababa de separar de Isabel Gemio y tenía una información de que él tenía otra pareja. Él estaba dentro de su coche y me intentó golpear, pero tenía el cristal cerrado y se desgarró el brazo. Cuando volvía a Varadero me esperaba la policía en un control (ya tenían mi matrícula y mis datos) y a punta de metralleta me enviaron a una prisión del condado.

Y ya para acabar ¿a quién has retratado este verano?
En una o dos semanas sacaremos un reportaje sobre Carbonero. Ahora saldrá su primer bikini de verano. Decían que estaba deprimida porque allí en Portugal se ve que no le acababan de funcionar bien las cosas, pero ahora volverá a llevar un programa y será sin duda más visible, aunque no ha dejado nunca de ser un personaje público.