Cultură

Si te gusta Juego de tronos, necesitas este juego de cartas

Si realmente quieres un juego con el que sumergirte en los Siete Reinos, tendrás que apagar el ordenador, porque no es en el reino digital donde vas a encontrar la interpretación más intensa y desafiante de la saga.
12.5.16

Fotografías cortesía del autor

Quizá no te hayas dado cuenta (bueno, es muy improbable que eso ocurra, a decir verdad), pero Juego de tronos ya ha vuelto a la pequeña pantalla con una nueva temporada de intrigas, desnudos y violencia gratuita.

Gracias al tremendo éxito de la serie de HBO, las historias de sangre, muerte y maquinaciones de George R. R. Martin han pasado de ser un hito de la narrativa fantástica a convertirse en un fenómeno de la cultura pop mundial, en torno al cual se ha generado toda una floreciente industria de mercadotecnia con cómics, camisetas y muñecos basados en los libros y la adaptación televisiva.

Publicidad

Las productoras de juegos también han aprovechado el tirón: hace unos años ya se publicó un juego de rol que cosechó criticas muy diversas, y la desarrolladora californiana Telltale Games produjo una aventura gráfica por episodios muy alabada por la afición y la crítica.

Pero si realmente quieres un juego con el que sumergirte en los Siete Reinos, tendrás que apagar el ordenador, porque no es en el reino digital donde vas a encontrar la interpretación más intensa y desafiante de las historias de Canción de hielo y fuego, sino en la mesa de tu salón.

Como ya he mencionado en otro artículo, desde hace unos años, los juegos de mesa vuelven a estar más de moda que nunca, y existen unas cuantas adaptaciones lúdicas de las novelas de Martin que logran capturar muy fielmente la riqueza de sus historias. En Juego de Tronos: El juego de tablero, representas a una de las grandes casas de Poniente y deberás reunir un ejército para conquistar territorios y vencer a tus rivales con una mezcla de supremacía militar, pactos y, cómo no, traiciones despiadadas. El juego de rol Canción de hielo y fuego opta por un enfoque más personal y pone a cada jugador en la piel de un personaje de Poniente, dejando que sean ellos los que decidan cómo se desarrollan los acontecimientos, como en una versión más oscura y sangrienta de Dungeons & Dragons.

Pese a lo logrados que están estos títulos, hay otro juego con el que mejor se representan las puñaladas traperas y la brutalidad que tanto caracterizan la serie y que probablemente sea el mejor de todos.

Diseñado por el maestro Eric Lang, Juego de Tronos LCG lleva a la mesa todo lo que se puede esperar del mundo en que se inspira argucias políticas, magia siniestra, muertes repentinas y violentas con una fórmula peligrosamente adictiva. Recientemente se ha publicado una segunda edición de este título, con el que los jugadores pueden crear sus propios mazos de cartas seleccionándolas de entre un amplísimo catálogo de cientos de cartas que representan a los distintos personajes, lugares y sucesos clave de las novelas originales para después enfrentarse en una batalla por el Trono de Hierro.

Publicidad

Si alguna vez has jugado a Hearthstone o a Magic: The Gathering, la mecánica te puede resultar familiar. De hecho, las premisas sobre las que se basa Juego de Tronos LCG 2ª Edición guarda muchas similitudes con otros juegos de cartas, en los que organizas asaltos contra tus rivales, te defiendes de sus ataques e intentas desesperadamente eliminar sus mayores amenazas antes de que puedan hacer una carnicería con tus fuerzas cuidadosamente dispuestas.

Sin embargo, después de unas cuantas partidas, pronto queda claro que este título es mucho más que un intento burdo de embolsarse dinero aprovechando el éxito de una saga popular.

Para empezar, el juego te reta a que organices no uno, sino dos mazos de cartas: uno con todos los personajes, territorios y equipos que controlas y otro con las tramas y las estrategias con las que tratarás de machacar a tus enemigos y proclamarte líder absoluto de los Siete Reinos. Algunas de estas cartas tienen poderosos efectos que te permitirán buscar cartas concretas en tu mazo, anular los ataques de tus oponentes o eliminar la mitad de los personajes en juego incluyendo los tuyos en un asalto indiscriminado y salvaje.

Muchos juegos de este tipo se centran demasiado en el combate, pero Juego de Tronos LCG 2ª Edición es más sutil. Obviamente, puedes lanzar ataques militares, pero también intentar dominar a tus oponentes utilizando tu influencia política o debilitarlos con intrigas cuidadosamente planificadas. Escoger el plan a seguir y el momento oportuno para ejecutarlo te obligará a tomar decisiones realmente difíciles y no siempre quedará claro cuál es la mejor opción.

Publicidad

Pero el punto fuerte del juego es el mimo que sus creadores han puesto en la ambientación de las historias en las que se basa, no solo mediante unas increíbles ilustraciones, sino al emular con gran éxito la esencia de la saga con sus mecánicas.

Jugando a la Mujer Roja, Melisandre, podrás incapacitar temporalmente a los personajes de tus oponentes, seduciéndolos con el fogoso atractivo de R'hllor. Si atacas con el Perro, lo más probable es que, debido a su endeble lealtad, se largue en cuanto termine el combate. Añade a Catelyn Stark al mazo y su poder aumentará cada vez que alguien de su familia muera.

Cada personaje y facción actúan según cabría esperar, lo que hace que este juego sea temáticamente perfecto. Solo faltaría que en la caja también se incluyera una cabeza cortada. Hay un montón de decisiones difíciles que tomar, pero en todo momento tendrás la sensación de estar creando una historia épica en tu mesa. Los personajes bajo tu control irán desarrollando sus propias tramas e identidades, y mucho después de una partida, todavía recordarás aquella vez que Stannis Baratheon acabó enganchado a la leche de amapola, o cuando Tyrion Lannister burló a la muerte de manos de los salvajes para acabar masacrado por una manada de adorables cachorros de lobos huargos.

No obstante, el juego también tiene sus defectos. Uno de ellos es que para explotar al máximo su potencial haría falta comprar tres copias del juego básico, aunque incluso así sigue siendo más barato que un mazo de competición de Magic: The Gathering. Otro problema puede aparecer a la hora de encontrar gente con la que jugar, sobre todo si no vives cerca de alguna tienda en la que se organicen partidas.

En cualquier caso, si te consideras un verdadero fan de Juego de Tronos y te apetece obsesionarte con un juego, no busques más. Juega un par de partidas y pronto te darás cuenta de que no puedes dejarlo aunque quieras. O ganas, o mueres.

@glaswista

Traducción por Mario Abad.