Guía de Festivales

Varios métodos que utiliza la gente para colar bebidas dentro de los festivales

Esta gente no busca ahorrarse un poco de dinero (si pueden pagarse la entrada de un festival pueden pagarse copas) lo que buscan es el subidón que supone pasar a través del control de seguridad con el cuerpo...

por Pol Rodellar; ilustración de África Pitarch
06 Septiembre 2018, 3:30am

Ha nacido un nuevo deporte festivalero, un nuevo riesgo, un nuevo chute de adrenalina para los asistentes asiduos a los macroconciertos, se trata de colar bebidas alcohólicas dentro de los festivales. Esta gente no busca ahorrarse un poco de dinero (maldita sea, si pueden pagarse la entrada de un festival pueden pagarse también las copas en las barras) lo que buscan es el subidón que supone pasar a través del control de seguridad con el cuerpo abarrotado de botellas de alcohol o la recompensa intelectual que supone engañar al sistema festivalero. Si todo sale bien se llevan la espada de Excalibur pero si las cosas se tuercen seguramente terminarán apaleados y tirados en la calle con el pase del festival roto. Es la misma sensación que sienten los actores cuando hacen carreras ilegales en carreteras comarcales: sentir la muerte cerca, hacer algo prohibido. Señores, bienvenidos al nuevo deporte del siglo XXI.

Consultándolo con varios despojos humanos hemos descubierto los métodos más populares. Allá van:

Los botellines del infierno

Esta es una técnica simple a la par que efectiva. Es el punto cero del tráfico de alcohol en festivales, es la lección básica. Compra varios botellines de alcohol (según el gusto del consumidor) de esos que venden en los aeropuertos para que los señores que vuelvan de un "viaje de negocios" puedan tomarse uno antes de reencontrarse con su odiosa familia. Cómprate unos cuantos frasquitos y antes de llegar al festival coges cinta adhesiva y los vas enganchando por todo tu cuerpo, como si fueras un maldito topo dentro de la mafia rumana y estuvieras poniéndote una grabadora oculta en el torso. La cantidad de alcohol dependerá del volumen de tu cuerpo, a más gordura más bebida. Recuerda pegar las botellas cerca de tus partes íntimas, así cuando pases los controles los seguratas simpáticos te cachearan la mochila, tu maldito tote bag o los brazos pero nunca comprobarán tus genitales. Una vez dentro serás el rey de la fiesta.

El bigote del carpintero

El nombre de este método no tiene nada que ver con la técnica en sí pero ciertamente es un nombre divertido. Realmente podría llamarse "Botella de agua en el culo" o algo similar. La técnica consiste en comprarse una botella de agua, vaciarla y rellenarla con ginebra u otro licor. Luego tienes que apretarla un poco para sacarle el aire y poder doblarla. Ahora es cuando tienes que metértela en el culo. No dentro, simplemente en las nalgas, sujetada con las bragas o los calzoncillos. Es una técnica muy sencilla y muy utilizada. Te esperan grandes resultados con una mínima inversión económica.

El entierro de los gatos

Esta técnica es mi favorita. También creo que es de las más elaboradas y la más ruin de todas. Requiere mucho trabajo previo. Días antes de que empiecen a construir toda la estructura del festival te compras un par de botellas de alcohol y te diriges allí con una pequeña pala. Inspeccionas bien el territorio en busca de una zona con suelo arenoso. Coges tu pala y empiezas a cavar. Parecerá que estés cometiendo un crimen terrible pero realmente estarás ayudando a tu "yo" del futuro. Cuando hayas hecho un buen hoyo metes las dos botellas y lo vuelves a tapar. Ahora solamente te quedará memorizar el emplazamiento para cuando tengas que desenterrar a tus dos viejos amigos. Puedes señalar el lugar de algún modo pero, creedme, no sirve de nada ya que cuando vuelvas estará todo removido.

El bote de Pringles

Éste es el método más cutre y menos efectivo –funciona una de cada veinte veces-, pero no por eso vamos a ignorarlo. La cosa es muy sencilla, tienes que comprarte unas patatas Pringles del sabor que quieras, comerte unas cuantas y poner dentro, en la base, una botella pequeña. Luego, para tapar el crimen, cubres la parte de arriba con las patatas que te hayan sobrado. Ahora ya puedes pasar el control de seguridad y prepararte para que te puedan pillar.