FYI.

This story is over 5 years old.

Música

A ver si Kokoshca la petan de una vez

Hablamos con Kokoshca sobre su nuevo álbum, Hay una Luz.
26.9.13

El tercer disco de Kokoshca está a punto de salir a la calle de la mano de Ayo Silver!, el sello/promotora responsable de muchas de las cosas buenas que están sucediendo ahora mismo en el norte de este país. Aparte de preguntarme cómo coño ponen aceitunas en la mortadela siempre me he preguntado por qué Kokoshca no están triunfando de forma escandalosa. Sus dos álbumes anteriores están repletos de hits y los críticos siempre los ha apoyado de forma incondicional. Es por eso que no tiene sentido que el gran engranaje asesino de la industria no se la haya jugado con ellos. Pero en fin, quizás es mejor así. Hablé con Amaia e Iñaki sobre esto y otras cosas y luego los sometí a mi “Test de Rodellar”. Pasen y vean.

VICE: Hola chicos, hay algo de Kokoshca que nunca he llegado a entender. Ahora sacaréis el tercer disco (muchos grupos ni llegan a esto), los dos anteriores (y espero que éste también) han recibido buenas críticas en blogs y revistas musicales. Lo que no entiendo es cómo coño aún no la habéis petado brutalmente. Con este disco Álex os llevará a la fama, ¿no?

Publicidad

Amaia: ¡¡Yo tampoco Pol!! ¡jajajajaj! Si sumas toda la gente que escribe y lee esos blogs al final es un número pequeño comparado con la gente que lee el Marca. Siempre hemos sentido que aunque fuera poca gente les gustábamos de verdad y les hemos ido viendo en conciertos todos estos años y ya son de la familia.

Iñaki: Claro, Álex nos llevará a la fama. Es vasco.

¿En qué estado se encuentra Kokoshca ahora mismo? ¿Javi (batería) sigue con vosotros? ¿Qué pasa con el bajista (*ehem*)?

Amaia:Tú (*ehem*), eres nuestro bajista soñado y hemos rozado el cielo cada vez que has tocado con nosotros, jajajajaj. Ahora mismo somos 4. Javi ha tenido que dejar Kokoshca para dedicarse a un proyecto en la NASA del cual no podemos decir nada.

Iñaki: Sí, pero sigue con nosotros en nuestras vidas y quizá en algún momento colabore con Kokoshca. Iñigo Andión de “Willheilm and the Dancing Animals” es el bajista actual y con la batería es Álex  de Ayo Silver! quien nos ayuda circunstancialmente en los directos.

¿Habéis grabado el disco directamente en un portátil con micros de mierda o esta vez habéis ido a un estudio? La verdad es que los arreglos suenan bastante finos.

Amaia: ¡Por fin lo hemos hecho en estudio! Nos ha grabado Iñigo Perez Artieda en Estudios Lúnula en Pamplona. Estamos muy contentos con el sonido y con los arreglos, pedimos ayuda a amigos y todo el mundo se prestó para meter violines, guitarras, coros…. todo muy hippie.

En Hay una luz seguís con la heterogeneidad de estilos. Las canciones parecen venir cada una de un sitio distinto. ¿Qué diantres escucháis en casa? Es más, si os tuvierais que quedar con un solo estilo de música, ¿cuál sería?
Amaia: Yo no escucho mucha música ahora. Antes en la tienda me pegaba todo el día oyendo música y ahora no oigo mucha cosa. No sabría decirte un estilo, escucho bastante cosas nacionales actuales, grupos con los que tocamos alguna vez que te llevan a descubrir otros… y luego siempre escucho cosas viejas, al final cuatro cosas, no tengo una gran base de datos en mi cerebro de grupos, fechas, y discos……

Iñaki: Pol, a mí me gusta mucho la música que hacen tus pelotas contra mi culo, las noches de verano por Poble Sec.

Publicidad

¿Cómo es que El Drogas ha colaborado en el disco? Contadme la jodida historia.

Iñaki:Yo llevaba tiempo queriendo hacer una canción para que cantase El Drogas con Kokoshca. Algo así como la colaboración de  Morente con los Planetas, pero a la navarra.La historia es así: Amaia customiza zapatos glitter, de purpurina. El Drogas se enteró y contactó con ella para que les hiciera unos. Cuando llegó la hora de pagar, Amaia le propuso que lo hiciera cantando con nosotros. Y así fue, majo, profesional y dadivoso. Apareció el día citado y grabó su voz que ha quedado magnífica. Dijo que alguna canción nuestra  le recordaba a los Sugarcubes

Dejémonos de tonterias. Hace poco pillé a los Morenas y les hice el jodido test de Rorschach. He estado pensando en todo esto y para dar una tercera dimensión a mis entrevistas he decidido incorporarles lo que a partir de ahora llamaré el “Test de Rodellar”. Ahora os pasaré unos dibujos que he hecho y me tenéis que decir qué os evocan y yo os diré qué problemas tenéis (están repletos de símbolos, vigilad). Vamos allá:

Amaia: Me evoca ganas de comer.

Análisis: Mira que este es el dibujo que más me he currado y va y solamente me pones esto. Estaba buscando un componente divino al dibujarlo, un encuentro con Dios. En fin, he aprendido la lección: no te esfuerces en nada ya que a la gente le va a sudar. Quizás ESTO ES LO QUE VA A PASAR CON VUESTRO DISCO. En fin.

Amaia: Hambre, hambre ardiente.

Análisis: Está claro queen casa no te dan mucho de comer, yo que creía que en Navarra os pasabais el día comiendo pinchos y toros. Claro que quizás te refieras a un “hambre revolucionaria”. El hombre de las manos de cerilla representa el alzamiento popular en contra del sistema establecido (la hamburguesa y el hombre plano representan ese sistema y sus víctimas). ¡NEXT!

Iñaki:Veo un escritor de fanzines, con telarañas en sus calzoncillos y vino en su torrente sanguíneo. La colchoneta en forma de reptil es donde frota sus deseos.

Análisis: Esto es una proyección de lo que te gustaría ser, lo ves lejano pero puedes conseguirlo. Te gustaría ser creativo, no follar nunca y emborracharte día sí y día también. En definitiva, te gustaría ser como yo. Amigo Iñaki, ten cuidado con lo que deseas, los poetas somos atractivos de lejos pero desagradables de cerca.

Iñaki: La imagen decadente de un occidental. Se puede apreciar el agujero por el que se pierden sus principios morales.

Análisis: Como occidental y miembro pasivo del capitalismo te sientes culpable por todo el dolor que has repartido en este mundo de forma indirecta. En el fondo te sientes perdido y desconectado de tu realidad, necesitas un cambio. Un viaje a China te iría de cojones. Si no te lo puedes permitir, sigue “haciendo canciones” que al menos te ayudará a no pegarte un tiro.