FYI.

This story is over 5 years old.

El número de los pecados capitales

En Holanda hacen tanto éxtasis que la tierra es tóxica

Los residuos de estos narcóticos ilegales han de desecharse en algún sitio.
17.6.13

Foto cortesía de Staatsbosbeheer.

Holanda, con su postura liberal sobre las drogas, ha sido durante la última década uno de los principales productores de éxtasis. Lo que no va a hacer que quieras tocarte los genitales es que, como en cualquier industria, los residuos de estos narcóticos ilegales han de desecharse en algún sitio. A los holandeses les gusta tirar los suyos en el bosque, como está descubriendo Staatsbosbeheer, el departamento forestal nacional.

En 2011, los guardabosques holandeses hallaron 60 vertederos en los casi 2.600 kilómetros cuadrados de tierra que cuidan. Estos sitios están llenos de cubetas y garrafas enterradas a medias o directamente abandonadas en un claro, y su contenido (de ácido fórmico y sulfúrico a hidróxido de sodio) es tóxico y potencialmente explosivo. En lo que va de año se han hallado más de 30 sitios, lo que eleva el total a casi cien vertederos. El coste de limpiar uno de estos lugares venenosos oscila entre los ocho y diez mil dólares, dinero que podría utilizarse el mantenimiento del parque. Este negocio tiene gran presencia en el sur del país, así que hablé acerca del problema con Jeroen Buunen, un guardabosques de 24 años de la ciudad de Breda.

VICE: ¿Has visto estos veterderos de éxtasis con tus propios ojos?
Jeroen Buunen: Sí. Encontré cinco el año pasado. Iban de unas cuantas latas a más de cien en un solo lugar. ¿Qué haces cuando te llega un informe?
Conduzco hasta el lugar y restrinjo el acceso a la zona. Nunca sé qué hay en un contenedor, así que intento no acercarme mucho. Algunos de los productos son inodoros pero pueden dañar tu sistema respiratorio. Por lo general espero a que llegue el equipo de limpieza. Ellos tienen mejor protección que yo.

¿Cómo extraen los productos y qué hacen después para sanear el terreno?
Excavan en la zona contaminada y toman muestras de toxinas. A veces reemplazan dos camiones de tierra contaminada con tierra nueva. Siguen cavando hasta que ya no detectan químicos peligrosos en el suelo. Mucha de nuestra agua potable viene del sur de Holanda, así que hemos de ser muy cuidadosos. No puedo imaginar lo que pasaría si esos productos llegaran a los mantos acuíferos. ¿Alguna vez has arrestado a alguien por arrojar este tipo de residuos?
Por desgracia no. Generalmente actúan de noche, y yo no puedo estar en todas partes al mismo tiempo. Y aunque los atrapara, como han logrado algunos de mis compañeros, no son ellos los que realmente importan. Los que tiran los desperdicios están en el peldaño más bajo de la cadena criminal.

Más del Número de los pecados originales próximamente.