Publicidad
Salud

No es verdad que se eliminen toxinas a través del sudor

‘Entonces, ¿el sudor apestoso no significa que mi cuerpo esté expulsando cosas malas?’.

por Tracey Anne Duncan
23 Enero 2019, 4:00am

Studio Firma / Stocksy

Seamos realistas: el mundo moderno por lo general es un lugar tóxico en el que vivir. Estamos constantemente rodeados por los desechos de nuestras industrias. La contaminación ha invadido el agua, la tierra y nuestros cuerpos, y muchos de nosotros estamos constantemente tratando de encontrar formas de compensar el daño que hacemos. Muchos de nosotros buscamos la pureza, la pureza que nos prometen las saunas de infrarrojos y los tés depurativos.

¿Necesitamos todo eso? ¿Ayunar dentro de una cabina para sudar después de pasar por una limpieza de colon eliminará realmente todos los residuos que tenemos en nuestro cuerpo por culpa del capitalismo?

"El concepto básico de 'depuración' es bastante engañoso, porque nuestros procesos naturales, concretamente las funciones hepática y renal, limpian el organismo mucho mejor que cualquier otra sustancia o actividad extrínseca", dice Morton Tavel, profesor emérito de Medicina de la Universidad de Indiana. Tavel me explica que "la idea de ‘depurar’ o ‘desintoxicar’ el cuerpo de sustancias ‘dañinas’ ha existido durante siglos y vuelve con regularidad para atormentar al mundo moderno". La idea detrás de estos programas de "limpieza" es librar al cuerpo de alguna sustancia desconocida, de la que normalmente sabemos más bien poco.


MIRA:


No necesitas un plan depurativo especializado para desintoxicar tu cuerpo. El cuerpo lo hace por sí mismo. Pero ¿qué pasa con la sudoración, la vaca sagrada del mundo de la depuración? Está claro que necesitamos sudar para eliminar la contaminación, ¿verdad?

Eh... pues no. Eso no es lo que hace el sudor.

“La sudoración es una función normal del cuerpo que sirve para regular la temperatura. No es un medio para eliminar desechos o toxinas”, aclara Tsippora Shainhouse, dermatóloga de Los Ángeles. Según nos explica, hay dos tipos de sudoración: "La que ocurre cuando tienes calor proviene principalmente de las glándulas ecrinas de todo el cuerpo. Es una respuesta a las elevadas temperaturas corporales, una forma de enfriar el cuerpo. Este tipo de sudoración ocurre cuando tienes fiebre, estás en un ambiente caluroso o cuando haces ejercicio".

Este primer tipo de sudoración es, por lo tanto, un sistema de control de temperatura muy inteligente que el cuerpo utiliza para asegurarse de no morir por un golpe de calor mientras prácticas yoga con infrarrojos. El segundo tipo de sudoración, dice Shainhouse, es la sudoración por estrés . “La sudoración por estrés es en realidad una respuesta simpática del sistema nervioso ante la adrenalina, la hormona que se produce cuando estamos nerviosos, ansiosos o emocionados.

Es parte de nuestra respuesta innata y primitiva de enfrentamiento o huida", nos dice. Este tipo de sudoración se asocia más a las glándulas apocrinas, que se encuentran en las axilas, la areola / los pezones, los genitales, las palmas de las manos, las plantas de los pies y dentro de las orejas. Debido a que estas glándulas contienen ácidos grasos, al entrar en contacto con las bacterias y otros agentes de la piel, producen un sudor apestoso.

Ese segundo tipo es la desagradable sudoración con la que preferirías no tener que lidiar nunca. Pero tampoco tiene una finalidad depurativa. Es solo consecuencia de la adrenalina que se libera en el cuerpo, dice Shainhouse.

"La mayoría de las 'toxinas' que afectan a las personas incluyen pesticidas, residuos plásticos o contaminantes en el aire", indica Tsippora. "Estos tienden a ser solubles en la grasa y no se disuelven bien en el agua, por lo que no se eliminan del cuerpo en una cantidad significativa mediante el sudor, ya que este es 99 por ciento agua". Por lo tanto, el sudor no solo no tiene como finalidad la depuración, sino que la mayoría de las toxinas que nos preocupan no pueden eliminarse a través del sudor, da igual lo caliente que esté el baño de vapor.

Pero, entonces, ¿por qué noto la diferencia entre mi sudor de un día y de otro? ¿El sudor maloliente no implica que mi cuerpo está expulsando una sustancia nociva? No, nos vuelve a confirmar Shainhouse.

"Definitivamente, hay ciertos alimentos que, una vez digeridos, pueden dejarnos un olor que sale con el sudor. Por lo general, estos alimentos contienen compuestos de azufre, como el brócoli, la col, la coliflor, el ajo y la cebolla”, dice. "La mayoría de estos productos se metabolizan y se descomponen en el intestino y en el hígado, pero algunas moléculas, como el sulfato de alilmetilo, se absorben en el torrente sanguíneo y se liberan a través de los pulmones, mediante la respiración, y de los poros con la sudoración".

Básicamente, lo que huele son las moléculas descompuestas que se liberan a través de los poros y, para ser claros, no es lo mismo que librarse de toxinas, ya que da igual de qué sean esas moléculas, el cuerpo ya las ha procesado.

Entonces, si el sudor no nos depura, ¿qué tipo de depuración necesita el cuerpo? La ciencia indica que ninguna. "No te creas todo lo que se dice", señala Cale Parkyn, fisioterapeuta de Alberta, "la 'depuración' nutricional o corporal es en sí misma una industria para crear y comercializar el miedo. La verdad es que el cuerpo es un excelente regulador de toxinas, bacterias y virus”. Las personas con altos niveles de estrés, fatiga crónica o problemas autoinmunes pueden ser menos capaces de autorregularse, pero los cuerpos que generalmente están sanos eliminarán las toxinas por sí solos.

Dicho de otra forma, tu cuerpo es una máquina inteligente. Puedes ahorrar dinero, mantenerte hidratado y dejar que se cuide solo.