Sexo

Fuimos a ver la única película porno del 2018 en Argentina

Se llama Adictas al juego sucio 1 y su autor, César Jones, nos contó entre pitos y flautas cómo fue realizarla en la industria local
13.11.18
Hernán Panessi

Artículo publicado por VICE Argentina

Una escalera empinada, unas luces tenues. Un umbral oscuro que tienta a la aventura. Son las 11 pm de un jueves de noviembre y una fila de 15 personas espera su momento para pasar. Hay parejas, hombres solos. Algunos hablan de swingers, otros de nada. “¿Nombre?”, pregunta un señor alto y calvo en la puerta del lugar. “Tal”. El señor alto y calvo chequea en la lista y da la bienvenida para pasar. Una vez dentro, dos proyectores titilan luces azules contra las paredes. Hay unas sillas petisas, una barra de tragos, gente sentada. César Jones, el protagonista de esta jornada, ya está allí pero, tal vez por timidez, tal vez por preservarse, se escabulle en la oscuridad. Hoy se estrena Adictas al juego sucio 1, el único largometraje porno argentino filmado y estrenado en 2018.

Publicidad

Entre el público, en su mayoría hombres cincuentones vestidos en camisa, el que aparece es Ale Markov, con su clásica mueca de seguridad. Markov es la última gran sorpresa masculina del XXX nacional. Llega de la mano de una mujer, que podría ser su novia. O no. Ale es de esas personas que puede traer el pito erguido desde su casa sin mosquearse, sonrojarse o titubear. Un marciano sinvergüenza con el pene fino, largo y duro.

VICE: ¿Estás en la película, Ale?

A: Eso dicen

De fondo, mientras el público espera la función, suenan “Galvanize” y “Do It Again” de The Chemical Brothers. Luego, “My Favourite Game” de The Cardigans. Algunos se animan a tirar unos pasos. Por ahí, Nahuel Moco y Ber Sektor, dos de los diseñadores de videojuegos más polémicos del momento. Su proyecto, Shitty Games, cada tanto sale en los diarios: sacaron fichines de la fuga de los Lanatta, de Chano de Tan Biónica, de aquel ladrón que robaba al turista con su Go Pro o del funcionario del PRO que se revolcaba por el piso al grito de “Prensa, prensa”. Acodados en una mesa, los Shitty Games esperan la acción. “¿Cuántas veces uno puede ver porno en masa sin sentirse del todo incómodo?”, apura Nahuel Moco, en una de las reflexiones más interesantes de la noche.


Relacionados: Presencié el nacimiento de una productora porno y esto fue lo que pasó


Unas columnas desperdigadas por el salón meten dudas. ¿Dejarán ver la pantalla completa del proyector? por otro lado, más de uno se pregunta qué será este lugar durante la semana. Es un antro subterráneo de Viamonte al 1300, en el barrio de San Nicolás. Alguien recuerda el flyer de la película. Un culo redondo, perfecto y genérico se imprime el nombre del film. ¿De quién será ese culo? ¿tendrá dueño realmente o es apenas un ademán sexual y llamativo pero neutro, anodino y azaroso?

Publicidad

“La película se llama Adictas al juego sucio 1 porque supone la ilusión del continuo porno. No va a haber una segunda parte. Además, el título no hace sentido con el discurso de la película”. Quien habla es César Jones, cineasta platense que, a fuerza de películas y reflexiones, se ha convertido en algo más que un realizador porno. César es un autor. Y su historia lo sostiene. El “1” del título es un factor desconcertante del que César elige disfrutar. “Es como en 1000 Maneras de Morir, nadie vio ni sabe de qué se tratan todas las anteriores porque no existen”, apura. Y sigue: “Esta película podría ser de cualquiera y carece de toda ética”.

Dice el filósofo francés Gilles Deleuze a propósito de la despersonalización: “El nombre propio no designa un individuo: al contrario, un individuo sólo adquiere su verdadero nombre propio cuando se abre a las multiplicidades que lo atraviesan totalmente, tras el más severo proceso de despersonalización”. César Jones lo cita casi a la perfección. Quiere despersonalizarse. Que su obra, aquella tendida en las señas de sus ojos y su oficio, la que destaca radicalmente en historias como Zorra o Visiones de un erotómano, no sea suya ni de nadie. “Esta es una película para pajearse y nada más”, resume y simplifica.

1541955847614-20181108_235115

El año pasado, César fue responsable de una movida similar. Prácticamente el porno argentino no tuvo actividad durante 2017 pero él, tozudamente, estrenó y distribuyó Faktor Fellatio, un largo que combina el arte culinario con el anal, una historia que desorienta, enoja y marea. Entretanto, en la apretada cabina del DJ al costado del escenario, un hombre de camisa blanca da “play” y la acción comienza. Los aplausos son sinceros. Por allí, llegan Lorena Mexy (actriz retirada del mundillo que comprime las curvas de Jenna Jameson) y Víctor Maytland (la gran leyenda viva del porno argentino) haciendo bulla y llamando la atención.

Publicidad

En la pantalla, una joven actriz llamada Stefy Quinn participa del siguiente diálogo.

—“¿Qué vas a hacer?” –pregunta una voz en off, que es la del mismísimo César Jones participando, posiblemente por primera vez en su historia, de lo que ocurre en plano. Al estilo contemporáneo, César es acá un personaje con entidad pero fuera de cámara.

—“Si tengo suerte voy a chupar pijas. ¡Muchas!” –grita, con voz algo inocente.

Y aquel diálogo será determinante para comprender lo siguiente: estamos ante una película pornográfica que regalará un tendal de imágenes de pijas chupadas. “Ya no tiene sentido filmar”, se relame Víctor Maytland a propósito de la actualidad del cine porno local. Amén de algunos gestos, del contenido generado por nuevas productoras, de la deconstrucción de la escena, Argentina ha perdido terreno en términos de producción y desarrollo de la actividad cinematográfica genital. Producto de circunstancias como el monopolio de MindGeek (la empresa con sede en Luxemburgo que entroniza a YouPorn, RedTube y PornHube), la democratización de Internet, la desfechitización de lo físico (el mercado del DVD y Blu-Ray tiende a desaparecer), los cambios en las dinámicas de consumo, la avanzada amateur, las reticencias a utilizar las tarjetas de crédito y, fundamentalmente, del acceso casi total a una genitalidad infinita hicieron que filmar profesionalmente deje de ser rentable.


Relacionados: Les preguntamos a los jóvenes cuánto aprendieron de sexo viendo pornografía

Publicidad

Después del período que comprenden los años de 2002 a 2004 que, por una suma de diversos factores (la devaluación trajo capitales norteamericanos que contrataron mano de obra local, la existencia de canales de televisión que producían y compraban, la convivencia de los formatos VHS y DVD que todavía tenían resto en los videoclubes y comercios de barrio, el dominio del dial-up), dieron un pico de producción de largometrajes llegando a casi 100 en dos años, el porno argentino industrial sufrió un profundo declive en términos de números, volumen y producción. La esperanza está puesta en nuevos y nuevas cineastas que intenten sobrellevar las flamantes corrientes, lo atomizado del mercado y lo complejo de un escenario de crisis económica.

El culo de Stefy Queen toma relevancia cuando sube unas escaleras. Se entusiasma con tres glory holes. Unos penes erguidos salen de unos misteriosos agujeros. Stefy huele, chupa y disfruta. Al costado de la pantalla, Víctor Maytland saluda a Ana Touche, una de las pocas actrices que ha filmado en el exterior. “Este año no salió nada, ninguna producción”, asegura Touche. “El año que viene voy a ser productora”, promete Mexy, al sorbo fino de un champán con hielo.

VICE: ¿Las tres pijas son reales o son dildos?

Cesar: Las tres pijas son reales y están acá

Con la eyaculación de una de ellas, el aplauso espontáneo. “Ha nacido una estrella porno”, sentencia convencido Jones. Unas frutillas entran en el culo de Stefy Queen. Hay yogurt, falta el cereal. La cosa, una vez más, se pone culinaria, gastronómica y puerca. Stefy Queen es una actriz que debutó en Los Porno Adams, de Víctor Maytland, una pornoparodia de la serie Los Locos Adams, un ribete clásico del maestro del porno criollo, escondiendo su identidad con una máscara. “Filmó con ciertos pruritos pero ahora se desató”, cuenta Jones sobre su nueva actriz favorita. “Todavía no vieron nada”, garantiza el personaje de la noche.

Publicidad

Por estos días, Víctor Maytland anda con pesadumbre. No está tan feliz. “Fue el peor año de mi vida”, reconoce. Aunque, felizmente, viene de filmar un largometraje con apoyo del INCAA y protagónico del popular actor Diego Peretti.

Maytland: Adiviná de qué hice…

VICE: ¿De qué?

M: De director porno, ¿de qué voy a hacer?

Se viene la segunda eyaculación. Será en un recipiente. La actriz se la traga toda. La gente aplaude nuevamente. Segunda escena. Ahora es tiempo de Carrie Mack. “El short te queda lindo”, le dice César durante la ficción. A la sazón, el culo de Carrie Mack es el que está impreso en el flyer. Por caso, Carrie Mack es una actriz debutante que comparte cierto parecido con la superestrella XXX Christy Mack, por eso el alias. “César, esto es brillante no tengo palabras, después te escribiré”, grita un fan.

La escena transcurre en una vegetación boscosa. Es en Palos Verdes, Moreno, en una famosa quinta nudista. “Muy bonita”, detalla Jones. Hay un threesome, felaciones campestres y porno puro y duro con toques de autor. Amén de alguna lamida de pies y axilas que se salen de la norma del porno vainilla (el tradicional y simplón), la escena no es particularmente distinta a la de otras tantas escenas que habitan por Internet y por allá.

1541956046408-20181109_013407

Luego, llega el turno de Yanina Márquez y Ale Markov. Hay una felación subacuática. “No aguantaron tanto”, desliza César Jones sonriente y malicioso. Los Shitty Games vieron suficiente porno con gente y deciden retirarse. “Suerte con tu crónica”, tiran en plan comedia. Con ganas de sacar charla, Lorena Mexy felicita al director: “Bien, eh, lindas chicas”. Una serie de bolas entran en un culo y el público devela alguna expresión de dolor.

Publicidad

La experiencia colectiva de ver porno con público va llegando a su punto más alto. A pesar del matiz hardcore de la pantalla, ya hay más tensión y comedia que humedad y músculos llenándose de sangre. “¡Ouuu!”, explota Jones bancando su próxima escena. “Me calientan mucho todas las verduras”, comparte intimidad Stefy Queen buscando a la cámara y a los espectadores. De su vagina entran y salen algunas hortalizas.

—“Víctor, ahora se viene un bukkake con 30 flacos” –advierte Jones a Maytland, en una conversación que, años atrás, parecía imposible debido a cierta distancia estética e ideológica entre ambos realizadores.

—“¡Excelente! La mejor parte del porno” –responde Maytland.

Acá, 30 hombres desnudos buscan alguna cavidad. Ella –feliz- busca complacerlos a todos. Se suma a la acción Yanina Márquez, actriz que también ha tenido participación en la película. “Llename la cara de leche”, pide Stefy Queen, la revelación de Adictas al juego sucio 1. Paulatinamente, con esa premisa, va llenando un bowl de semen y escupidas. La escena impresiona. No es apta para blanditos. ¿Cuántos de los presentes estarán realmente excitados y cuántos disimulando asco?

Ya son casi las 2 de la mañana. “Me voy que estoy muerto de sueño”, saluda Maytland amablemente a todos recibiendo el choluleo de algún fanático. Otra vez en la pantalla, una cuchara junta el semen que se yergue caliente en la boca de la actriz. Hay gárgaras. La postal termina con el aplauso de los 30 hombres desnudos. ¿Por qué? Allí, la actriz juega durante unos minutos con parte de aquello que, hasta hace un rato nomás, formaba parte intrínseca de su humanidad. Hay aplausos en la sala, en la escena más celebrada de toda la película.

Publicidad

Relacionados: Jóvenes nos cuentan sus peores historias sexuales


Llega otro threesome: Dulzura Rouge y dos hombres. Hay muchas lamidas de pies y de culos. De fondo, refiriéndose a sí misma, Lorena Mexy pregunta: “¿Quién es la reina del porno?”, a la vez que habla con un señor al que llama “mi maquillador”. Y, por más que Jones quiera despersonalizarse, sigue otorgando una mirada: esto es hardcore de autor. El sexo es intenso, atípico, con la dosis justa de bravura y sorpresa. Se suma la actriz Dorian Gracefull y ahora, la cosa, es un 2 contra 2. ¡Sorpresa! Se viene una lluvia dorada. “¡El bañito!”, desliza Dulzura corriendo un poco la cara para no tragarse todo el meo.

Llega el bonus track y el sprint final del largometraje: unas 10 escenas de espíritu amateur con una actriz colombiana. Se llama Allyson Rose y César Jones la dirigió a distancia, por indicaciones que fue dándole vía Internet. ¿Será esta la primera película dirigida remotamente? Hay —otra vez— frutillas entrando en culos, decoraciones con crema de todo tipo y flatulencias lácteas. Así las cosas, llega el final. Con poco más de la mitad de la concurrencia, siendo casi las 3 am, el público aplaude a César Jones. El platense saluda a todos. Adictas al juego sucio 1 tendrá destino de DVD, ya que el sello Buttman editará unas 1000 copias. Y, asimismo, en el transcurso de noviembre, encontrará cobijo en las plataformas digitales de AVN y Adult Empire.

VICE: Felicitaciones, César

Cesar: Pensé que te habías ido. Te quedaste estoico. Sos un valiente

Sigue a Hernán en Twitter