Todas las fotografías por Fatima Zohra Serri 

La fotógrafa marroquí que refleja la misoginia del mundo árabe

Fatima Zohra Serri encuentra formas únicas de expresar su punto de vista sobre el papel de la mujer en su comunidad a través de sus fotografías.

|
nov. 9 2018, 4:00am

Todas las fotografías por Fatima Zohra Serri 

Este artículo se publicó originalmente en VICE Arabia.

Fatima Zohra Serri quería estudiar fotografía cuando acabó el instituto, lo que habría conllevado dejar atrás su ciudad natal, Nador, en el norte de Marruecos. Sin embargo, su padre, un hombre conservador, no la dejó, pues creía que las chicas no deberían vivir lejos de casa. Así que la joven de 23 años estudió en el Instituto de Tecnología Aplicada de Nador y acabó trabajando como contable en su ciudad natal.

Pero Fatima nunca perdió su pasión por la fotografía. Compaginó su trabajo diario con las redes sociales, donde ha conseguido un gran número de seguidores gracias a su trabajo dedicado a buscar formas creativas de arrojar luz sobre la discriminación a la que muchas mujeres como ella se enfrentan en su comunidad.

Hablé con Fatima para descubrir en qué se inspira y le pedí que me hablara de algunas de sus obras más famosas y controvertidas.

fatima mujer con hiyab
Fatima Zohra Serri

VICE: Como fotógrafa, ¿por qué decidiste centrarte en los problemas de las mujeres?
Fatima Zohra Serri: Estos problemas me atañen de primera mano porque vivo en una sociedad muy conservadora. Mi objetivo es dar la vuelta a la percepción de las mujeres y arreglar la forma en la que la gente nos trata. Por ejemplo, mi padre es muy controlador y a menudo no me deja hacer muchas cosas porque soy mujer.

Recuerdo lo mucho que lloré la primera vez que me obligó a llevar un hiyab, pero no pude hacer nada para evitarlo. Estoy intentando concienciar sobre estos detalles de nuestras vidas a través de la fotografía. Como no tengo permiso para salir y practicar, he montado un estudio en nuestra casa.


MIRA:


¿Te supone un reto llevar un hiyab?
Me he acostumbrado a llevarlo, aunque sí que hay veces que me gustaría quitármelo, pero no puedo. Sin embargo, no me impide llevar a cabo mi arte ni expresarme. Por otro lado, a veces lo veo como una muestra de fortaleza: soy una mujer que lleva un hiyab mientras habla de temas que generan controversia.

¿Qué opina tu familia sobre tu trabajo?
Toda mi familia me sigue en redes sociales y parece que les gusta lo que hago, incluido mi padre. A mi madre le encanta; estamos muy unidas. La mayor parte de las críticas que recibo no son por su parte, pero ha habido un par de fotos que les han molestado, como una en la que uso una compresa para poner de relieve la violencia contra las mujeres.

¿Qué representa la compresa?
Podía haber hecho una foto de una mujer con la cara sangrando y llena de moretones, pero quise usar una compresa para representar que el dolor puede venir de cualquier parte. También quería hablar públicamente sobre la menstruación, un tema que sigue siendo tabú en nuestra sociedad.

mujer árabe bebiendo un zumo

¿Puedes hablarnos de algunas de tus fotografías? Empieza por la imagen de la chica con un “zumo 100 % halal”.
Es una versión sarcástica del mantra que oímos tan a menudo en nuestra sociedad que exige que las mujeres cubran sus “partes sexis”. La idea es demostrar los retos que eso puede suponer. En este caso, es una mujer que no puede beber algo tan sencillo como un zumo porque tiene la boca tapada. Dibujé una boca en las gafas para que no mostrara la piel e hice que el zumo fuera “100 % halal” para que no quedara nada con lo que criticarla.

mujer con un ramo de flores

¿Qué hay de la fotografía con la inscripción “Estoy cansada de que me llamen Awrah”?
Me inspiré en un proyecto de Estados Unidos que se llama “Estoy cansado de…”, en el que los colaboradores escribían los problemas personales más serios que tenían. Me gustó tanto la idea que quise adaptarla con la frase: “Estoy cansada de que me llamen Awrah” (un término que se usa a menudo en los países árabes para hacer que las mujeres se avergüencen y vistan y se comporten de una forma más conservadora).

Por ejemplo, mis compañeros hombres siempre me dicen que baje la voz cuando intento expresarme; o si se me sale un mechón de pelo de la bufanda, todo el mundo señala que debería volver a meterlo. Incluso mis compañeras del trabajo dicen que se debería evitar usar perfume porque estimula a los hombres. Y luego están los que me dicen que no debería llevar ropa ajustada. Todos esos comentarios me sitúan en la zona “Awrah”. Las flores de la foto representan que la belleza no es algo que las mujeres deban ocultar.

hombre con un periodico mujer limpiándole los pies

Y para terminar, háblanos de la foto del hombre con el periódico
Muchos padres aquí sacan a sus hijas del colegio para casarlas, mientras que a sus hijos los mandan a estudiar al extranjero. Cuando era más pequeña, a muchas de mis amigas las sacaron del colegio para que aprendieran a hacer las labores del hogar y así estar preparadas para el matrimonio.

Intenté plasmar esta realidad en una fotografía. Para empezar, a los hombres de mi comunidad siempre se los ha considerado más importantes que a las mujeres, así que la mujer está sentada en el suelo y el hombre en la silla. Además, el hombre está leyendo el periódico y, cuando acaba, tira las bolas de papel a su mujer, que las usa para encender el fuego y poner agua a calentar para hacer té. Con eso lo que intentaba mostrar es que adquirir conocimientos es algo limitado a los hombres.

Gracias, Fatima.

Puedes seguir el trabajo de Fatima en Instagram.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.

Más VICE
Canales de VICE