Sexo

Mia Khalifa: ¿cómo convertirse en musa de Pornhub?

Hace tres años que Mia Khalifa dejó esta industria, pero sigue siendo una de las actrices más buscadas en los sitios web porno. ¿Por qué?
ÁG
traducido por Álvaro García
4.7.18
Mia Khalifa: musa de Pornhub
Fotos vía Instagram de Mia Khalifa

Desde enero de 2015, meses después de dejar su trabajo en una hamburguesería para hacerse un nombre en el mundo del porno siguiendo la sugerencia de un cliente, Mia Khalifa se convirtió en toda una sensación en el sector, hasta el punto de ser una de las estrellas mejor valoradas en Pornhub durante un mes. Hoy ostenta el segundo puesto, superada solo por la mediática Stormy Daniels. También fue la actriz porno más buscada de 2016 y 2017 en el sitio web xHamster. Y es que Mia Khalifa atrae al público de una forma que muchas de sus compañeras de profesión no consiguen.

Publicidad

Pero hay algo extraño respecto a la notoriedad de Khalifa: el hecho de que ya no se dedique al porno desde hace más de tres años. Curiosamente, solo estuvo grabando durante tres meses a finales de 2014 y sus películas se fueron publicando a principios de 2015.


MIRA:


Otras actrices también han abandonado el porno manteniendo cierto grado de fama entre sus fans, como Sasha Grey, que sigue estando en el puesto 19 entre las estrellas más populares de Pornhub pese a que se retiró oficialmente del porno a principios de 2011. Sin embargo, Grey y similares se ganaron la fama a base de años produciendo mucho contenido y trabajando en promocionar su imagen en el sector.

Según la editora de xCritic.com, que utiliza el pseudónimo de Cyber5, cuando una actriz cosecha gran éxito en los inicios de su carrera y luego lo deja a los pocos meses, es posible que mantenga un reducido grupo de fans, pero lo habitual es que empiece a descender puestos rápidamente en el ranking. “La gente se aburre rápido si no introduces nada nuevo”, señala la publicista de porno Erika Icon. “Al final acaban por centrarse en otra actriz. La verdad es que me sorprende mucho que la gente siga hablando de ella”. Sobre todo, añade Icon, teniendo en cuenta su breve trayectoria.

“Hacer la escena adecuada en el momento oportuno puede cambiar la vida de una actriz de la noche a la mañana”

Publicidad

Khalifa, añade Cyber5, “ha sido tema de debate en foros sobre ‘estrellas porno sobrevaloradas’” durante años. Por lo visto, su inexplicable popularidad inquieta incluso a algunos usuarios de porno. ¿Cómo ha conseguido Khalifa consolidar su fama de tal modo?

Aunque la propia actriz no ha querido hacer comentarios al respecto a través de su agente, muchos entendidos y observadores del porno han dado su opinión sobre ella y han aportado varias explicaciones plausibles para justificar su notoriedad.

El primer encuentro con la fama de Khalifa se produjo cuando la actriz empezó a grabar escenas de porno llevando un hiyab. El vídeo de BangBros de noviembre de 2014, titulado Mia Khalifa is Cumming for Dinner, fue el primer vídeo de mujeres con hiyab producido en los Estados Unidos. Se trataba de una novedad en el mundo del porno, algo que llama inevitablemente la atención. Era también un vídeo muy controvertido, lo que le dio notoriedad en otros medios más generalistas. “A veces se trata de un golpe de suerte”, señala el veterano agente de cine porno Mark Schechter. “Hacer la escena adecuada en el momento oportuno puede cambiar la vida de una actriz de la noche a la mañana”.

Pero el vídeo del hiyab por sí solo no explica el éxito inicial de Mia Khalifa. A fin de cuentas, la otra actriz de la película, Julianna Vega, también llevaba un hiyab y su popularidad solo la llevó al puesto 19. Según los observadores, la diferencia podría deberse simplemente al mayor tamaño de los pechos de Khalifa. Otros apuntan al origen árabe de la actriz, nacida y criada en Beirut hasta que su familia se trasladó a Estados Unidos.

Publicidad

“No hay muchas actrices porno libanesas o de Oriente Próximo”, dice Alex Hawkins, vicepresidente de xHamster. “Al margen de los problemas sobre inmigración, en Oriente Próximo no hay una cultura de porno de producción propia, como la hay en Sudamérica o Europa". En la industria del porno ya se ha intentado hacer pasar por árabes a actrices étnicamente ambiguas, como Vega o Janice Griffith. Pero Khalifa tiene un aspecto distinto y posee dos tatuajes en árabe que recuerdan sus raíces.

Los orígenes de Khalifa no solo despertaron interés por ser infrecuentes en la industria, señala Hawkins. Tal como afirmaban otros usuarios, cuando salieron a la luz las escenas del hiyab, suscitaron cierto interés de un sector racista, al aparecer en ellas una mujer árabe siendo sometida por un hombre blanco (Khalifa no es musulmana; su familia es cristiana, pero a la industria del porno no le importa eso y no tuvo reparos en ponerle un hiyab para sacar mayor partido de su nombre, su color de piel y sus tatuajes). “Como consumidores de porno”, reconoce Hawkins”, “a veces nuestros deseos son coloniales”.

Desde el principio la actriz demostró tener un talento innato para granjearse un buen grupo de seguidores en redes sociales

A los medios libaneses tampoco les pasaron desapercibidas las escenas del hiyab y Khalifa se convirtió en objeto de un debate nacional sobre la aceptabilidad del porno y la identidad de la mujer. Tal era la popularidad de la actriz en su país natal que, en enero de 2015, una cervecería usó su nombre y sus características gafas de sol para publicitar su producto. Por tanto, al interés por la controversia que generó en EUA hay que sumar el tráfico de visitas desde el Líbano y los países vecinos.

Publicidad

Hay que decir que no toda la popularidad inicial de Khalifa es mérito de la casualidad. Según Hawkins, desde el principio la actriz demostró tener un talento innato para granjearse un buen grupo de seguidores en redes sociales. “Es el equivalente pornográfico de Chrissy Teigen”, añade. Icon también dice que, irónicamente, Khalifa no era una artista a la que fans y medios pudieran acceder fácilmente, hecho que podría haber contribuido a aumentar el interés por ella. También ayuda que BangBros hiciera una brutal campaña de promoción de la actriz.

Quizá la misma visibilidad y controversia que impulsaron rápidamente a Khalifa a la fama provocaron que abandonara el porno tan pronto. La enorme popularidad de la actriz no solo provocó un distanciamiento de su familia, sino que le supuso varias amenazas de muerte por parte de hombres libaneses y del Estado Islámico, que por aquel entonces estaba en pleno auge. Llegaron incluso a manipular una imagen con Photoshop y pusieron su cara al cuerpo de una víctima a la que iban a ejecutar. Aquello, según explicó la propia actriz a Lance Armstrong en su podcast, la obligó a tomar la decisión de dejar el porno. Sin embargo, ya en 2015 la actriz había asegurado que no tenía intención de quedarse en el porno mucho tiempo.

Los expertos coinciden en que las mismas fuerzas que provocaron su fama y su apresurada salida del porno probablemente tuvieron que ver con su prolongado éxito. La controversia inicial y las amenazas de muerte le aseguraron un lugar recurrente en los medios generalistas, lo que sirvió para reflotar los antiguos vídeos de la actriz y llamar la atención de nuevos usuarios ávidos de explorar su obra. Después de sus escenas, incluso surgió todo un subgénero de porno con hiyab que ponía a las claras que existía una demanda.

Publicidad

Khalifa se ha convertido a sí misma en una personalidad de las redes sociales, desde donde no deja de ampliar su base de fans

Quizá el aspecto más importante es que Khalifa se ha servido de su fama en el porno para triunfar en otros sectores, como demuestran las fotos subidas de tono o los consejos sexuales que publica de vez en cuando, que parecen como pequeños regalos para sus seguidores.

En 2016, Khalifa se presentó como una “personalidad de las redes sociales” y se centró en la labor de comentarista de deportes en redes sociales. Desde finales de 2017 a principios de 2018, estuvo presentando una sección de el programa de deportes Out of Bounds. A principios de este año dejó el programa y creó un canal de Twich de deportes, desde el que se dedica a difamar a la WNBA y la WWE y a humillar a los deportistas que le han enviado mensajes privados. A veces incluso se dedica a lanzar ataques personales extremos que son carne de cañón para internet.

“Ahora está en una industria totalmente diferente y con muchos fans”, señala Cyber5 (Khalifa tiene 2,27 millones de seguidores en Twitter y la friolera de 8,2 millones en Instagram, muchos de los cuales empezaron a seguirla después de que dejara el porno). “Cuando se enteran de que ha hecho varias pelis porno, ¡les falta tiempo para conectarse a internet y verlas!”.

Nada parece indicar que Khalifa esté perdiendo fans. Es más, puede que incluso gane más seguidores, en vista de que sigue captando a nuevos grupos demográficos en Twitch y está explorando nuevos campos, como la gastronomía. Lo más probable es que su fama en el porno se mantenga intacta durante el tiempo que dure su influencia en las redes.

Sigue a Mark Hay en Twitter.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.