migración

La niña que llora en esta foto viral no estaba separada de su familia

La foto se convirtió en un símbolo de la actual crisis de separación familiar en la frontera entre Estados Unidos y México.
Drew Schwartz
Brooklyn, US
ÁG
traducido por Álvaro García
Foto por John Moore / Getty Images

Cuando piensas en la crisis en la frontera, la foto de una joven migrante que llora mientras su madre es registrada por un agente de la Patrulla Fronteriza es probablemente la primera imagen que se te viene a la mente. En parte porque es desgarradora y en parte porque está en todas partes: la portada de TIME, la portada de la recaudación de fondos de Facebook de 18 millones dólares y la portada del New York Times. Pero según el Washington Post, la niña que se convirtió en un símbolo de la separación familiar en la frontera en realidad nunca fue separada de su madre.

Publicidad

El padre de la niña de casi dos años, Denis Javier Varela Hernández, dijo al Post que ella y su madre, Sandra Sánchez, fueron llevadas juntas a un centro de detención en McAllen, Texas. Según el fotógrafo de Getty John Moore, ambas habían huido de Honduras y habían caminado durante semanas hasta llegar al Río Bravo, donde abordaron una balsa y llegaron a suelo estadounidense cerca de McAllen. Fue entonces cuando los agentes de la Patrulla Fronteriza las detuvieron y Moore capturó la ahora icónica imagen.

Según Varela, la madre de la niña la había llevado a Estados Unidos sin decírselo, y no había forma de que los dos padres pudieran comunicarse. Varela dijo a Reuters que creía que habían viajado juntas a Estados Unidos, pero no fue hasta que la foto de su hija se volvió viral que lo supo con certeza. Ahora, dadas las condiciones brutales a las que se enfrentan los inmigrantes cuando son detenidos en la frontera —especialmente para los más de 2,400 niños separados de sus familias— solo espera que estén a salvo.

"Si las deportan, está bien, siempre y cuando no separen a la niña de su madre", dijo Varela a Reuters. "Estoy esperando ver qué pasa con ellos".

Los medios derechistas inevitablemente celebraron una vez que se confirmó que la madre y su hija no estaban realmente separadas. Breitbart calificó la imagen como una "foto de fake news". Y aunque no fueron obligadas a separarse, la imagen todavía sirve como un conmovedor retrato del caos que se desarrolla en la frontera, y el daño que está provocando específicamente en los niños.

"Mi hija se ha convertido en un símbolo de… la separación de niños en la frontera de Estados Unidos", dijo Varela a Reuters. "Puede que incluso haya llegado al corazón del presidente Trump".

Quizás haya llegado a su corazón. Pero que el presidente calificara de "falsa" la "tristeza y aflicción" de las familias de inmigrantes, por no mencionar la reciente elección de vestuario de Melania, la familia presidencial no parece demasiado conmovida con todo lo que sucede en la frontera.

Sigue a Drew Schwartz en Twitter.