FYI.

This story is over 5 years old.

Sexo

Mi trabajo es darle orgasmos a los discapacitados

Y estoy orgullosa.

Desde octubre del año pasado, he utilizado esta columna para tratar de darle luz al sexo y a las discapacidades, un tema que muchas veces se considera un tabú. No siempre he tenido mucha confianza con las mujeres y generalmente veo mi silla de ruedas como un factor importante para no tener sexo. En la secundaria, nunca pensé que el sexo con otro ser humano sería posible para mí. Incluso una actividad amorosa más suave parecía estar fuera de mi alcance. No ayudó que mis maestros no creyeran que era importante educar a los adolescentes sobre el sexo.

Publicidad

Eventualmente perdí mi virginidad a los 23 años, pero, para ser honesto, no me sentía 100% listo hasta que conocí a Joslyn Nerdahl un año después. Con la ayuda de Joslyn, he sido capaz de expresarme plenamente de una manera saludable. De por sí, debido a mi discapacidad, necesito ayuda con muchas cosas íntimas como parte de mi rutina diaria, como vestirme e ir al baño. Así que me sentía incómodo pidiéndole a alguien que me ayudara con actividades sexuales, también. Pero Joslyn es muy buena en lo que hace y entiende cuales son mis necesidades y fantasías, y ahora me siento cómodo con mis preferencias sexuales.

Después de dos años de conocer a Joslyn, quise preguntarle sobre su importante trabajo como terapeuta sexual y de qué manera el sexo y la discapacidad son argumentos importantes en el movimiento para despenalizar la subrogación sexual en Canadá.

VICE: Cuéntame un poco sobre ti y sobre tu trabajo.
Joslyn Nerdahl: Tengo 34 años. Soy madre de un maravilloso niño de siete años. Educadora sexual, y soy entrenadora de la intimidad. O diré que soy sexóloga clínica. La gente suele decir: "¿Qué demonios es eso? ¿Qué significa eso?" A lo que yo contesto, "Hago servicios de educación sexual, y hago servicios de rehabilitación con discapacitados físicos". Lo comparo con el cuidado paliativo.

¿Eso no se considera como asistencia médica?
Sí. En Canadá, no hay clasificación para lo que hacemos. Así que usamos la palabra "subrogación", y vamos a usar la palabra "subrogación" durante esta entrevista. Pero en realidad aún no existe un protocolo de subrogación en Canadá. Estamos trabajando para que eso suceda. La terapia de pareja sustituta solo existe en los Estados Unidos. No hay una junta reguladora, y no hay certificación, y hasta el momento no hay entrenamiento para terapeutas de este tipo en Canadá.

Publicidad

¿Cómo te involucraste por primera vez con la subrogación sexual?
Conocí a [mi jefe] Trish cuando estaba entrando a la carrera de entrenadora sexual, y una amiga me mandó un artículo sobre su compañía. Me dijo: "Oye, creo que serías muy buena en este trabajo". Un año más tarde, la agencia de Trish apareció en un artículo periodístico, y lo vi. Entonces nos reunimos y todo fue un éxito.

Ilustración de Deshi Deng

¿Cómo le explicas algo así a tu pareja o a un ser querido para que él o ella entienda?
Eso es algo que ha surgido mucho para mí de diferentes maneras en los últimos años. Lo explico de la misma manera que se lo explicaría a alguien que acabo de conocer en la calle. Estoy ayudando a alguien como tú a acceder a su cuerpo. Y les estoy ayudando con su desarrollo sexual. Las necesidades de todos son muy diferentes. Mi pareja me apoya muchísimo y se siente muy orgulloso de mí. Pero también es muy abierto, y también es muy maduro cuando se trata de la sexualidad en general.

¿Cuál es la diferencia entre ser una terapeuta sexual y otras formas de trabajo sexual, como los servicios de escorts?
La diferencia entre la prostitución y lo que hago es lo que estábamos diciendo 1) es una asistencia médica, pero 2) no se trata sólo de ganar dinero. No debería decir que la prostitución tiene que ver con el dinero, pero si sólo fueras a contratar a una escort, tal vez ella no se preocupará por ayudarte a mejorar, o para ayudarte a lograr lo que sea, o a aprender o a explorar algo. Nosotras tenemos más de un protocolo establecido. Debido a que el apego emocional es un problema que surge, especialmente cuando se trata de intimidad como esta, hay un límite en las sesiones. Y hay una evaluación que se supone que se debe hacer al final de cada sesión, para ayudar a los clientes a procesar lo que ha sucedido y para ayudarles a procesar cualquier apego emocional que tal vez haya surgido. Y para asegurarnos de que todo el mundo está de acuerdo con todo. El cliente identifica qué es lo que quiere explorar o qué es lo que quiere aprender o experimentar, y el entrenador está allí como guía o para ayudarle en lo que necesite.

Publicidad

Este servicio se utiliza más por los hombres. ¿Alguien ha tenido la idea de hacerla accesible para las mujeres con discapacidades?
Estamos abiertos a las mujeres también –nada más que no nos hablan tan seguido. Y es interesante que lo preguntes porque en realidad acabo de hacer otra entrevista con una investigadora de doctorado de Toronto, y me hizo la misma pregunta sobre qué tan seguido tenemos clientes mujeres. Me especializo en parejas. Hemos recibido llamadas de parejas que necesitan que les dé algunas ideas sobre cómo pueden ponerle sabor su relación y ese tipo de cosas. Pero sí, no sucede tan seguido.

¿Qué tan similar es tu campo a las formas de terapia-psicología y terapia física?
Un psicólogo o un fisioterapeuta no sería capaz de lidiar con el lado sexual de lo que hacemos sin perder su licencia. Así que necesitan buscar a alguien como nosotros. La psicología entra en juego sólo en la comprensión donde alguien está en su viaje sexual. Obviamente el aspecto físico tampoco es algo que te pueden ofrecer. Porque esa es una de las descripciones del trabajo: usamos nuestros cuerpos para experimentar intimidad. Y eso es muy terapéutico.

¿Qué medidas tomas para romper el estigma entre la sexualidad y la discapacidad?
Realmente me apasiona romper el estigma en el período del trabajo sexual. Y el sexo y la discapacidad es una gran parte de eso. Estoy orgullosa del trabajo que hago, y estoy feliz de poner mi nombre y mi rostro en él.

¿Crees que la subrogación sexual debería ser legal o regulada?
No creo que la subrogación se deba legalizar porque entonces la regularían. Creo que la despenalización es el camino a seguir, porque mientras los dos adultos estén conscientes de lo que hacen, no hay razón para que criminalicen a alguien por eso. Todo el trabajo sexual debe ser despenalizado porque es la forma más fácil para que todos se mantengan a salvo. Todo el mundo satisface sus necesidades. Y todo el mundo está más feliz y más sano al final del día.

Hay un gran debate en este momento sobre la despenalización del trabajo sexual en general. El sexo y la discapacidad es un argumento importante. Si la gente logra entender que para alguien con discapacidades es importante cumplir sus necesidades sexuales por un profesional, es un pequeño paso para que entiendan que las personas sanas también tienen un montón de razones legítimas para buscar a profesionales para cumplir con sus necesidades. Tal vez estén deprimidos, tal vez sufran de ansiedad, tal vez tengan ansiedad social.

"Todo el trabajo sexual debe ser descriminalizado porque es la manera más fácil para que todos se mantengan a salvo. Todo el mundo satisface sus necesidades y todos son más felices y saludables al final del día".

¿Qué crees que Canadá puede aprender del modelo nórdico?
Canadá adoptó el modelo nórdico en 2014. Eso significa que la venta de servicios sexuales no es ilegal, pero su compra es ilegal. Las personas que implementaron esto piensan que va a disminuir la demanda y que es completamente defectuoso. Nunca habrá una disminución en la demanda de servicios sexuales. Y la razón de que eso sea cierto es porque la gente siempre va a necesitar una salida para expresarse sexualmente. Siempre van a buscar maneras de hacerlo, ya sea legal o no. No eres un criminal por comprar un servicio mío que te ayuda a mejorar la calidad de tu vida. Creo que Canadá realmente necesita echar un vistazo a la diferencia entre el tráfico sexual y el sexo con asistencia médica. Hay una gran diferencia.