Publicidad
Uncaged

España está anegada de excrementos de cerdo

Los purines, una mezcla de excrementos líquidos y sólidos, son los responsable de la contaminación por nitratos de acuíferos y ríos.

por Irene Rivero
01 Octubre 2019, 4:00am

Una balsa al aire libre llena de purines de cerdo. Imagen vía Igualdad Animal

La industria porcina intensiva está generando un desastre medioambiental sin precedentes en España. Actualmente genera 15 veces más excrementos que carne, una cantidad con la que podrían llenarse veinticuatro mil piscinas olímpicas al año. Estos purines; mezcla de excrementos líquidos y sólidos, son los responsable de la contaminación por nitratos de acuíferos y ríos.

Normalmente se depositan en miles de balsas al aire libre junto a las explotaciones ganaderas con el objetivo de utilizarlos para fertilizar el campo. El problema se produce cuando esas tierras reciben más purines de los que pueden absorber generándose problemas de sobrefertilización. El exceso de nitratocomponentes se filtra en la tierra contaminando los acuíferos que abastecen de agua a la población.

El caso más acusado es el de Cataluña, donde se encuentra la mayor concentración de granjas intensivas de cerdos de la península y en consecuencia la contaminación por nitratos más alta. El 41% de los acuíferos de la región superan el límite legal permitido provocando que 142 municipios catalanes tengan problemas de acceso al agua potable.

Además de las filtraciones por una fertilización excesiva, también se producen roturas y el rebose de las balsas de purines cuando las condiciones climáticas son adversas. Los vertidos intencionados en ríos y en el alcantarillado son también frecuentes.


MIRA:


Un problema, el de la contaminación por purines, del que es víctima España por encima otros miembros de la Unión. Mientras durante los últimos años muchos otros países han restringido su producción ganadera, en España, sin embargo, esta no ha dejado de crecer. Al contar con una legislación más laxa en materia de protección animal y medioambiente, las grandes empresas han invertido y continúan apostando por establecer aquí sus macrogranjas.

En los últimos cuatro años la producción de carne de cerdo ha crecido un 20% convirtiendo a España en el cuarto productor mundial detrás de China, Estados Unidos y Alemania. En la última década la mitad de las explotaciones de pequeño tamaño han cerrado y las macrogranjas lideran el sector. En 2007 había en España 99 561 granjas de cerdos, hoy no llegan a las 87 000, pero el número de animales es mucho mayor. Estas monstruosas granjas que pueden llegar a albergar hasta cincuenta mil cerdos tienen un impacto directo tanto en el medioambiente, con la emisión de gases de efecto invernadero, como en la contaminación del agua.

Como ejemplo serviría la marcrogranja proyectada en Dehesas de Guadalix (Granada), que de seguir adelante se convertirá en la más grande de España. Pretende criar al año 125.000 cerdos, lo que conllevaría un gasto de agua en esta zona subdesértica de más de 200 000 metros cúbicos y generaría además 126 000 metros cúbicos de purines al año que con el tiempo afectarían a los acuíferos de la zona. Incluso podrían llegar a los ríos Guadiana Menor y Frades, un área protegido por la Red Natura 2000.

Las cifras demuestran que la ganadería industrial es completamente insostenible y está convirtiendo España en el estercolero de Europa. Tiene consecuencias desastrosas para el medioambiente, la salud de las personas y genera un terrible sufrimiento a miles de millones de animales.

Sigue a Irene en @ireneriveroreyes

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.

Tagged:
Cambio climático
Igualdad Animal
derechos de los animales
crisis climática
purines