FYI.

This story is over 5 years old.

Los padres de los 43 desaparecidos, frustrados tras reunirse con el presidente mexicano

Los padres de los estudiantes desaparecidos hace un año salieron de la reunión con el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, tan escépticos como antes del encuentro. Cuestionan la determinación del gobierno para encontrar a sus hijos.
Imagen por Rebecca Blackwell/AP
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Los padres de los 43 estudiantes mexicanos que desaparecieron hace un año salieron de una reunión con el presidente del país azteca, Enrique Peña Nieto, con tanto escepticismo acerca del compromiso del gobierno para encontrar a sus hijos como el que acumulaban antes de este encuentro.

"Siempre es lo mismo" apuntó Epifanio Alvarez, uno de los padres, en una conferencia de prensa que tuvo lugar en la céntrica plaza Zócalo de Ciudad de México después de la reunión. "El presidente recibió el documento que le dimos, pero no lo suscribió. Yo creo que eso significa que no está comprometido".

Publicidad

Álvarez se refería al documento que desarrolla una lista de ocho demandas que los padres llevaron consigo a la segunda reunión que mantuvieron con el presidente desde que los jóvenes desaparecieron en el ciudad sureña de Iguala el 26 de septiembre de 2014, tras el ataque de los policías. La primera reunión, el pasado mes de octubre, acabó con los padres lamentándose de la actitud de Peña Nieto al no entender la profunda pena y dolor de los familiares.

La lista de demandas incluye la creación de una unidad de investigación con respaldo internacional dentro de la Oficina del Fiscal General, encargado de instar sobre la necesidad de emprender una nueva búsqueda de los estudiantes. Los padres también dijeron que esta unidad debería supervisar a los responsables de la investigación gubernamental, que describen en el documento como un "teatro".

México detiene al presunto autor del ataque a los normalistas, pero no da detalles. Leer más aquí. 

La exigencia de supervisar la investigación surgió de la gran desconfianza de los familiares de las víctimas en relación a la versión oficial de lo sucedido a sus hijos.

Los padres enfurecidos por las conclusiones gubernamentales, hechas públicas en noviembre, y en las que se afirmaba que los estudiantes fueron masacrados en un vertedero y sus cuerpos quemados y convertidos en cenizas en una pira funeraria en el mismo lugar.

Su suspicacia, rabia y la esperanza acerca de la posibilidad de que sus hijos estuvieran aún vivos despareció este mes cuando se publicó un extenso informe escrito por un equipo de expertos internacionales impulsado por la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos. El informe desestimaba partes clave de la versión oficial, incluyendo la posibilidad de que los estudiantes hubieran sido incinerados en el vertedero.

Publicidad

"En vez de hacer justicia e intentar esclarecer la verdad, todo fue una mentira" dijeron los padres en un documento que llevaron a la reunión del jueves, a la que también asistieron cuatro de los expertos que elaboraron el informe de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos.

"Intentamos que el gobierno se sacara la máscara, fuera transparente y nos ayudara a encontrar a nuestros hijos", dijo una de las madres en la citada rueda de prensa. "Pero nuestro gobierno sólo provocó más sufrimiento".

En una serie de tuits de seguimiento de la reunión enviados desde su usuario, Peña Nieto fue mucho menos negativo.

'No está muerto' dice el padre de uno de los 43 estudiantes tras identificar un hueso. Leer más aquí. 

"Estamos del mismo lado y queremos lo mismo: saber que pasó a cada uno de los jóvenes y que se haga justicia", aseguró Peña Nieto en un tuit. "Les aseguro que la investigación está abierta y que no la vamos a cerrar", dijo en otro mensaje en esta red social.

El presidente también dijo que había ordenado la creación de un fiscal especial para casos de desaparecidos. En su rueda de prensa, los padres consideraron esta medida insuficiente y demasiado general para dar respuesta a sus demandas.

"Rechazamos de pleno la reunión" declaró Felipe de la Cruz, el portavoz de los padres. "Nosotros fuimos porque pensábamos que habría un compromiso real".

La reunión tuvo lugar en un momento delicado a pocos días del cumplimiento de un año del trágico suceso que resultó en la desaparición de los jóvenes, que ha convertido a sus padres en los líderes de una movilización nacional contra el crimen y la corrupción.

Los padres, que empezaron una movilización de 43 horas el miércoles, liderarán otra gran manifestación para recordar el primer aniversario de la desaparición este sábado en Ciudad de México.

Sigue a Melissa del Pozo en Twitter: @melissadps