Drogas

Ya viene hongosto: lo mejor y lo peor de los hongos alucinógenos

Corroboramos con una experta 13 mitos y realidades de los champiñones mágicos.
20.7.18
a
Ilustración por @sinmuchasfotos. 

Artículo publicado por VICE México.

Está por comenzar el mes de “hongosto”, la temporada en la que decenas de personas acuden a los bosques mexicanos en busca de lo que le da vida y hace grande a Mario Bros: hongos alucinógenos. Lugares de Oaxaca como San José Pacífico y del Estado de México como San Pedro Tlanixco son algunas de las sedes favoritas para aquellos que buscan relajarse, conectar el cuerpo con su espíritu y expandir su mente.

Publicidad

Pero a diferencia de la generación hippie que tuvo un acercamiento directo con los hongos durante festivales y conciertos, los que crecimos en los 90 descubrimos esta sustancia viendo Los Pitufos, después conocimos la historia de María Sabina, la famosa anciana mexicana que los consumía desde niña con fines medicinales.

Son muchas las historias y mitos alrededor de los hongos, algunos aseguran que son perfectos para conocernos a nosotros mismos, mientras que otros aseguran que su consumo nos puede volver locos. Por ello, consultamos a la doctora Irma Cabrera, especialista en adicciones por la UNAM, para conocer los efectos de esta “mágica” sustancia y esto fue lo que nos dijo.


Abren tu mente: Depende
Lo que te genera el consumo de hongos son alucinaciones que son provocadas por la falta de actividad cerebral; es decir, al comerlos, más que expandir tu mente, disminuye el trabajo de tu cerebro y eso te genera visiones que se encuentran fuera de la realidad.
Lección: no creas todo no lo que dice la gente.


Combaten la depresión: Sí
Algo curioso que ocurre con el consumo de hongos es que la persona tiene una pérdida del ego mientras se encuentra bajo sus efectos, lo que en psicología se llama “pérdida del yo", en la que nos olvidamos de lo que somos o aparentamos ser, lo que provoca que, al pasar esos efectos, la persona se acepte más a sí misma y mejore su estado de ánimo.
Lección: trata de ser feliz siempre.


Te quedas en el viaje: Depende
Todo gira entorno al tipo de respuesta que se tenga ante su consumo, lamentablemente cuando ingieres los hongos, no sabes cuánta dosis de psilocibina —sustancia activa de la mayoría de los hongos alucinógenos— estás consumiendo en realidad, así que puedes consumir una dosis muy elevada o muy baja en un solo hongo. En ese sentido, la psilocibina tiene un efecto psicoactivo que ataca el funcionamiento de las neuronas lo que puede ocasionar afectaciones mentales.
Lección: conoce tu organismo antes de consumir cualquier sustancia.


Causan confusión: Sí
Los efectos de estos hongos trastornan las nociones de tiempo y espacio, provocando que se hagan cosas sin saber realmente por qué se hacen, como si te dejaras llevar por la inercia de las circunstancias. Por ello, cuando los efectos terminan se puede tener la sensación de no saber en dónde estamos o qué pasó.
Lección: relájate y ten en cuenta que sus efectos pasaran.

Son terapéuticos: Depende
Los hongos logran que la persona entre en un estado de relajación pues disminuye la actividad cerebral. Durante el momento que actúa la sustancia en tu organismo puede que disminuya el estrés que traes pero también es probable que experimentes paranoia durante el viaje.
Lección: si los comes, hazlo con alguien de confianza.


Se utilizan desde hace miles de años: Sí
Investigaciones antropológicas aseguran que se consumen desde hace aproximadamente 1,500 años antes de nuestra era. Prácticamente todas las civilizaciones, desde la griega, pasando por las tribus nómadas asiáticas y hasta nuestra época, han comido hongos alucinógenos. México es uno de los países que tienen mayor variedad de hongos, pero los puedes encontrar en los cinco continentes.
Lección: infórmate sobre la historia y los efectos de la sustancia.

Te puedes morir de intoxicación: Depende
A pesar de que los hongos alucinógenos no se consideran como una sustancia de riesgo contundente para la salud, es difícil que sepas la cantidad de sustancia activa que consumes, y eso, como ya se mencionó, si puede generarte daños en tu organismo. Pero lo realmente peligroso es que el desconocimiento de los hongos han llevado a muchos a probar algunos venenosos que sí pueden causar la muerte.
Lección: no todos los hongos son comestibles.


Su viaje es similar al LSD: No
Aunque estas drogas son similares porque ambas causan alucinaciones, la forma en la que actúan es muy diferente, ya que el LSD provoca un estado de euforia y actúa sobre el sistema respiratorio, circulatorio, nervioso y cerebral, accionando respuestas muy diferentes en el organismo, mientras que los hongos actúan en estas áreas de una forma inversa.
Lección: no mezcles drogas.

Causan psicosis: Depende
Durante el viaje puedes sentirte muy feliz de experimentar cosas nuevas o, por el contrario, puedes asustarte bastante por el desapego a la realidad que experimentas, eso puede ocasionarte episodios psicóticos. Todo depende de cómo reaccione tu organismo a la sustancia.
Lección: no comas solo.


Te generan sinestesia: Sí
Los hongos provocan una alta sensibilidad a estímulos visuales y sonoros, eso genera una alteración en la percepción corporal y ocasiona que se ponga más atención a los detalles que sin la sustancia no tomarías en cuenta. Recuerda que la sinestesia es una sensación de escuchar colores y ver sonidos.

Lección: si ya pagaste el pasaje, disfruta tu viaje.

Publicidad

Son más potentes que otras drogas: Depende
Con los hongos alucinógenos ocurre lo mismo que con cualquier droga: al momento de consumirla no cuentas con instrumentos químicos para medir el porcentaje de cada sustancia que la componen. Por ello, es posible que aunque consumas alguna droga en mayor cantidad que otra, sus efectos sean menores. Por eso es importante que si comes hongos sea con el cuidado de una persona que los conoce perfectamente.
Lección: no te atasques.

Puede generar esquizofrenia: No
Se requeriría de una dosis muy elevada para que se ocasionen problemas psíquicos de este tipo. La realidad es que de cada 50 personas que los consumen, aproximadamente una es propensa a sufrir algún episodio psicótico mayor, por lo que es poco probable que eso genere esquizofrenia en el individuo. Lo que puede ocurrir es que la persona ya sufra de esquizofrenia y su organismo la potencie con la sustancia.
Lección: si tienes problemas mentales no consumas hongos.


Afectan tu motricidad: Sí

Mientras experimentas los efectos de la sustancia es común que no puedas caminar o pararte con normalidad, por eso es recomendable consumirlos en un entorno seguro. Sin embargo, no hay estudios concluyentes que indiquen que su consumo afecte a largo plazo las áreas corticales de tu cerebro que permiten la motricidad.
Lección: si los consumes, procura que te cuide alguien que no los coma.