redes sociales

Facebook ya no prioriza nuestros artículos y eso nos parece genial

Una sociedad que confía la publicación de sus noticias a un único portal podría estar abocada al fracaso.

por Jason Koebler; traducido por Mario Abad
24 Enero 2018, 4:30am

Imagen: David Paul Morris/Getty Images vía Bloomberg

Este artículo se publicó originalmente en Motherboard, nuestra plataforma dedicada a la ciencia y a la tecnología.

Hace unos días, el director general de Facebook, Mark Zuckerberg, anunció en el New York Times que la red social modificaría su algoritmo para dar mayor relevancia a las interacciones entre amigos y familiares. Como resultado de ello, el número de publicaciones que aparecerán en tu Facebook de medios como Motherboard se verá reducido considerablemente.

Y nos parece muy bien.

Se oyen rumores sobre este cambio desde hace tiempo, y muchos entendidos lo califican como un verdadero apocalipsis algorítmico de consecuencias importantes tanto para los resultados como para la supervivencia misma de aquellos medios cuyo principal flujo de audiencia se canaliza a través de Facebook. Pero yo tengo la esperanza de que salgamos de esta con unos medios informativos más saludables.


LEE:


En los últimos años, los artículos que publicaban los medios —e incluso el formato en que lo hacían— han estado supeditados a los designios de un gigante tecnológico que parecía tener más interés por experimentar con su algoritmo que por dar un servicio a sus usuarios, y mucho menos a los lectores de medios terciarios.

Ante la promesa de poder disponer de anuncios personalizados en Facebook (y Google), los publicistas empezaron a abandonar las formas tradicionales de anunciarse y los medios informativos se vieron obligados a alinearse con su mayor amenaza existencial.

Frente a la que quizá sea su primera crisis existencial, Facebook ha decidido que no está hecha para el negocio de la información

Modelos enteros de negocio han alcanzado la gloria y se han precipitado a la ruina con cada ajuste que Facebook ha aplicado a su algoritmo: primero, las empresas buscaban la viralidad en la plataforma, sacrificando si era necesario el contenido de los artículos; luego llegaron los vídeos realizados específicamente para generar visitas en Facebook; más tarde fue el turno de los vídeos en directo, hasta el punto de que Facebook llegaría a pagar a las empresas de medios para que hicieran este tipo de vídeos, una práctica que no tardó en abandonar.

El periodismo y la información se convirtieron en “contenido” sujeto a pruebas y promociones pagadas. El menor cambio en la red social suponía el aumento o el descenso drástico de las visitas a nuestros artículos y obligaba a los analistas expertos del sector a preguntarle a otros medios: “¿Facebook está fastidiando a todo el mundo o solo a nosotros?”.


LEE:


En última instancia, a Facebook nunca le han importado los medios de comunicación. Ahora, frente a la que quizá sea su primera crisis existencial —con el peso de ser considerada una “empresa de comunicación” y todas las responsabilidades que ello conlleva—, Facebook ha decidido que no está hecha para el negocio de la información.

A la larga, esta noticia es muy positiva para todos. En primer lugar, resulta un alivio a nivel personal. Espero que ni yo ni ningún otro periodista tengamos que preocuparnos nunca más por las fluctuaciones de las noticias en Facebook.

El periodismo creado con la única idea de llegar a ser viral, de encajar en los criterios de selección de un algoritmo, deja de ser periodismo para ser marketing

En segundo lugar, y mucho más importante, no debemos olvidar que el periodismo creado con la única idea de llegar a ser viral, de encajar en los criterios de selección de un algoritmo, deja de ser periodismo para ser marketing. Un medio de comunicación cuya subsistencia depende exclusivamente de una única plataforma, está subyugado a los caprichos de esta.

Asimismo, una sociedad que centraliza toda la información que consume en una única plataforma tal vez esté abocada al fracaso. Yo tengo la esperanza de que descubramos que Facebook no es tan importante como creemos, sino un sitio más de internet al que acudir.


LEE:


No lo vamos a negar: en estos momentos, Facebook es una de las principales fuentes de tráfico para Motherboard (como ocurre en tantos otros casos), por lo que este cambio de algoritmo será perjudicial a corto plazo.

Hemos acortado la duración de nuestros documentales hasta convertirlos en vídeos de dos minutos para Facebook; hemos creado vídeos para Facebook Live; hemos pagado a Facebook para asegurarnos de que nuestros fans ven esos vídeos (una vez, mi madre me preguntó por qué Motherboard ya no usa Facebook. Sí que lo usamos, pero durante varios meses, no apareció ni un artículo de Motherboard en su perfil pese a que seguía nuestra página).


LEE:


Por suerte, tanto nuestros equipos editorial y comercial como la empresa siempre hemos tenido claro que la única razón por la que estamos en este negocio es para poder contar historias que nos parecen interesantes y que creemos que también pueden serlo para nuestros lectores. Y aunque Motherboard también ha bailado al son que tocaba Facebook, no ha cambiado su esencia ni su compromiso con la calidad. Nunca hemos perdido de vista lo más importante: que estamos al servicio de nuestros lectores.

Una sociedad que centraliza toda la información que consume en una única plataforma tal vez esté abocada al fracaso

Escribimos historias que nos parecen interesantes y la gente las lee porque también las encuentran interesantes. Con el tiempo, hemos comprobado que los temas más populares —en Facebook y en cualquier otra parte— son aquellos a los que más tiempo hemos dedicado, aquellos de los que nadie más habla, aquellos en los que hemos invertido más esfuerzo, recursos y tiempo. Y es que vuestras historias favoritas también son las nuestras. Nuestra creencia ha sido y será que las historias que escribimos siempre llegarán a su público, sea cual sea el canal.