diez preguntas

Diez preguntas que siempre quisiste hacerle a alguien que trabaja en un matadero

Hablamos con un tipo cuyo trabajo es matar a casi 1,500 animales diarios.
Gavin Butler
Melbourne, AU
DS
traducido por Daniela Silva
trabajadores de matadero
Ninguna de estas personas fue nuestro contacto. Es sólo una imagen de archivo de Shutterstock

Artículo publicado originalmente por VICE Australia.

Hoy en día, comer carne cómodamente requiere cierto grado de autoengaño. No creo que importe cómo seas. Una parte profunda de ti sabe que tuvieron que pasar cosas muy malas para tener en tus manos esa hamburguesa, esa salchicha o ese nugget que no es del todo pollo. Cosas que podrían hacerte renunciar a la carne si las presenciaras. Y es por eso que muchos carnívoros ignorantes eligen no ver videos de mataderos: porque así es más fácil.

Publicidad

Pero no todos tienen ese lujo. Hay personas que ganan dinero haciendo esto; personas cuyo trabajo es apretar el gatillo y convertir a animales vivos en comida. Y queremos saber cómo es eso. ¿Qué se siente matar a más de 1,000 animales cada día, semana tras semana?

Greg (no es su nombre real) pasó cuatro años trabajando en el "departamento de matanza" de un matadero de ganado. Al crecer en los suburbios de Queensland, describió su infancia y vida temprana como "normal, supongo". Sus padres tenían trabajos normales, después de la escuela se pasaba jugando videojuegos o en el skatepark, y finalmente consiguió el trabajo en el matadero gracias a su hermano, que todavía trabaja allí.

Le preguntamos a Greg sobre el tiempo que pasó en el matadero. Cómo era, cómo afectaba sus puntos de vista hacia los animales y si alguna vez se sintió culpable por haber matado a criaturas inocentes para ganarse la vida.



VICE: Hola Greg. ¿Puedes empezar por explicarnos los detalles del trabajo?
Greg: Claro. Yo era el tipo con la pistola de perno cautivo que mataba al ganado. Una rutina estándar en la agricultura es pasar de uno a uno para que los vacunen y desparasiten. En la "caja de detonación" se lleva a cabo el mismo proceso para que no se estresen. Como ya reconocen el proceso, están muy tranquilos. Lo primero es sujetar su cabeza, lo suficientemente suave para que puedan moverse un poco pero no puedan retroceder. Luego hay una cortina negra que bloquea su campo de visión para evitar que vean algo. Y antes de que las vacas sepan lo que está pasando, se les dispara con una pistola de perno cautivo en el cerebro y las mata al instante.

Publicidad

Las pistolas de perno cautivo son muy poderosas y es muy fácil localizar dónde está el cerebro de la vaca. Es similar al dispositivo utilizado en la película No Country for Old Men, pero mucho más grande. Está colgada en el techo y tiene tres detonantes. Cuando la empujas hacia la cabeza del animal, se disparará solo cuando están presionados los tres detonadores. El cerebro de una vaca es como una pelota de tenis, por eso el daño que provoca el arma siempre será instantáneo e indoloro.

Es uno de los puntos más importantes en el departamento de matanza. Se controla la calidad de cada animal procesado para ver si estaba estresado cuando murió, lo cual resulta en una carne dura y de menor calidad.

Cuando tenías la pistola apuntando a la cabeza de la vaca, ¿en qué pensabas?
Cada vez que hacía eso, me concentraba más en no perder el blanco. Lo último que quieres hacer es fallar y tener que dar un segundo disparo.

¿Tenías que matar a un número específico de animales al día?
Sí, cuando trabajaba ahí, el promedio era de 714 cabezas de ganado por turno, es decir 1,428 animales por día. A veces ese número aumentaba si había suficiente personal, o disminuía cuando había averías, retrasos o si los camiones no podían transportar el ganado debido al mal tiempo.

¿Alguna vez te sentiste culpable?
No, nunca. No tenía tiempo para sentirme culpable. Me siento mal cuando veo que matan vacas, cerdos y pollos de una manera muy inhumana. Conocer el proceso en la planta en la que trabajaba, me hizo darme cuenta por qué son tan estrictos los estándares en Australia. Nunca se me quitó el sueño a menos que fuera por el dolor causado por la tensión física del trabajo. Nunca se me pasó por la mente que el animal que veía colgado estaba vivo hace unas horas.

Publicidad

¿Cuál es tu recuerdo más horrible de cuando trabajabas en el matadero?
La primera vez que vi a un feto. Era mis primeros días en el trabajo y estaba mirando a los muchachos en la mesa de destripamiento y un feto salió de una vaca con el resto del intestino, todavía en su saco. Sucede bastante seguido. No son muy grandes, normalmente el más grande es del tamaño de una pelota de americano, y simplemente los tiran con el resto de los despojos.

Pero sí, así es. No es como como que le puedan hacer pruebas de embarazo a todas las vacas antes de matarlas. Y cuando pasa quiere decir que el feto no está muy desarrollado, porque si es notable que la vaca está preñada, los granjeros no la mandan.

¿Todavía comes carne?
Por supuesto, casi nadie que conozco ha dejado de comer carne después de trabajar en la industria, ya sea en el matadero o en la carnicería local. En todo caso, obtienes un gusto por la carne de mejor calidad.

¿Ha cambiado la forma en que ves a los animales?
Realmente no. Amo a los animales, y sigo viendo a las vacas como animales. También las veo como animales criados por algunas razones: leche, comida o cuero.

¿Cómo te sientes acerca de los veganos que dicen que "comer carne es un asesinato"?
Conozco a veganos, trabajo con veganos y he educado a veganos. Son persistentes con sus concepciones y lo respeto, puedo entender por qué deciden volverse veganos. También a algunos los he tranquilizado después de explicarles el proceso.

Volvamos al proceso. Después de haber matado a la vaca, ¿cuál es el proceso para convertirla en carne?
Bueno, supongo que la primera etapa es cuando se mata a la vaca. Luego las levantan de la pezuña trasera en un carril y se desangran. Luego sellan el esófago extrayéndolo con una varilla de metal y sujetándolo para que el contenido del estómago no se desparrame, y luego se retiran los corvejones, cuernos y demás. Hay una o dos personas en cada etapa haciendo lo mismo a lo largo de la línea hasta que la vaca esté despellejada y destripada y lista para los enfriadores, de modo que al día siguiente puedan deshuesarla. El piso de matanza es prácticamente el piso donde sucede todo esto.

¿Cuál era la mejor parte del trabajo?
La gente. Hice amigos de toda la vida. Ser tan cercano a alguien que puedes hablar de lo que sea, nosotros hablábamos de la vida todo el día.

Sigue a Gavin en Twitter o Instagram.