circuncisión

¿Debe considerarse la circuncisión masculina una forma de mutilación genital?

Algunos países han prohibido que se circuncide a bebés en hospitales públicos.
MA
traducido por Mario Abad
27.11.17

Este artículo se publicó originalmente en 2013.

Según las oficinas del Defensor del Menor en los países nórdicos, la circuncisión masculina constituye una forma de mutilación genital, por lo que desde dicha institución están luchando por erradicar esta práctica. Representantes de Dinamarca, Suecia, Islandia, Finlandia, Noruega y Groenlandia se reunieron en Noruega con médicos y cirujanos y llegaron a una conclusión común: que había que luchar por el derecho a conservar el prepucio.

Publicidad

En una campaña iniciada en septiembre para concienciar sobre el problema, este colectivo argumenta que la circuncisión contraviene los preceptos de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, en la que se establece lo siguiente: “Los niños tienen derecho a expresar sus opiniones y a recibir protección contra rituales tradicionales que pudieran perjudicar su salud”.


MIRA: La reconstrucción de clítoris tras la ablación


Es decir, que lo correcto sería esperar a que el menor tuviera la edad suficiente para que pudiera decidir por sí mismo. La polémica surgió a raíz de la consulta de un joven islandés de 16 años, que quiso saber si sus padres tenían derecho a circuncidarlo cuando era todavía un bebé.

El asunto fue puesto en conocimiento del Defensor del Niño de Islandia, cuya responsable es Margaret Maria Sigurðardottir.

Cirujanos y médicos de Dinamarca, Suecia, Islandia, Finlandia, Noruega y Groenlandia llegaron a una conclusión común: que había que luchar por el derecho a conservar el prepucio.

“Los principales profesionales de la salud de Islandia, suscriptores de esta declaración conjunta de los países nórdicos, consideran que la circuncisión no prescrita de un individuo que no tiene la facultad de dar su consentimiento constituye una violación de los principios médicos y éticos fundamentales”, me explicó Margaret por teléfono. “Esa es la razón por la que se han negado a llevar a cabo tales procedimientos”.


LEE: Todo lo que siempre quisiste saber sobre los tatuajes en el pene


El hospital infantil de Reikiavik dejó de practicar circuncisiones en 2011. Peroel rabino Berel Pewzer, residente en la capital islandesa, cree que el ritual de la circuncisión debe perpetuarse.

“Me opongo rotundamente a la propuesta de prohibición”, dijo Pewzer, una figura de gran importancia en la comunidad judía de Islandia, que hoy día cuenta con más de 100 miembros repartidos por todo el país.

Publicidad

“En toda Escandinavia se está persiguiendo la circuncisión ritual de menores por parte de secularistas de izquierdas y de derechas temerosos de la influencia de los migrantes de países musulmanes”, añadió.


LEE: Una empresa quiere ayudar a los hombres circuncidados a recuperar su prepucio


“¿Con qué derecho interfiere un gobierno con este ritual sagrado que, por cierto, es totalmente seguro?”.

Es seguro, cierto, pero no al cien por cien, como demuestra el caso de una comadrona que fue hallada culpable de un delito de negligencia durante una circuncisión que causó la muerte por hemorragia a un bebé de cuatro semanas.

Entre los beneficios que se atribuyen a la circuncisión masculina está la reducción del riesgo de transmisión del VPH por VIH y un “incremento del placer sexual"

Otra fuente de información es el doctor Brian J. Morris, fundador de CircInfo, un sitio web de consulta de recursos sobre la circuncisión, como un listado público de clínicas en las que se practica.

Entre los beneficios que se atribuyen a la circuncisión masculina está la reducción del riesgo de transmisión del VPH por VIH y un “incremento del placer sexual, puesto que la mujer suele preferir un pene circuncidados por su apariencia e higiene y porque se produce un contacto y una estimulación mayores con la vagina y se prolonga la erección durante el sexo”, señala el doctor Morris en Sex and Male Circumcision: What Every Woman Needs to Know. “Cualquiera de estos factores puede facilitar el orgasmo femenino”.


MIRA: Can Ginebreda: el bosque de las esculturas eróticas


La circuncisión masculina religiosa es una práctica muy extendida en todo el mundo. Es especialmente popular entre los grupos tribales africanos, para quienes simboliza un ritual de transición hacia la madurez o el “estatus de guerrero”. También representa una muestra de dolor por parte del hombre, como contrapartida a la menstruación, el parto o la ruptura del himen, y una forma de disuadir a los adolescentes de que se masturben.

Hay hombres a los que la circuncisión no les ha supuesto ningún problema. Dan Ricketts, de Inglaterra, fue circuncidado a los 21 años en la Custom House Surgery de Londres. En su sitio web, Ricketts explica orgulloso el procedimiento y su periodo de convalecencia con todo lujo de detalles (e incluso con fotos). En el día 97 de convalecencia, Ricketts seguía frotándose vitamina E en la cicatriz.


LEE: Tener fimosis a los 30 apesta


Hay, en cambio, otros hombres a los que circuncidaron a los veintitantos y que se arrepienten. En el blog CircRegretStories, un afectado explica que fue “la peor decisión” que pudo tomar. “Antes podía masturbarme, y lo hacía a menudo”, dice otro. “Ahora, sin embargo, al no tener prepucio me cuesta mucho. Me cabrea mucho no tener un prepucio normal”.

Varios hombres famosos han expresado sus opiniones y arrepentimiento por ser circuncidados, entre ellos Ben Affleck, John F. Kennedy y Jacques Derrida, quien, pese a ser judío, se negó a circuncidar a sus hijos.

Publicidad

Otros hombres caen en una categoría intermedia. A un estadounidense de 34 años le volvió a crecer la piel del prepucio. “Teniendo en cuenta la extensión, me estoy planteando volver a circuncidarme”, señaló.

"Antes podía masturbarme, y lo hacía a menudo. Ahora, sin embargo, al no tener prepucio me cuesta mucho. Me cabrea mucho no tener un prepucio normal”

Por el momento, no se han tomado medidas inmediatas para prohibir la práctica, pese a que los países nórdicos esperan que acabe ilegalizándose.

“La circuncisión de menores es un asunto grave, en nuestra opinión, ya que se trata de un procedimiento doloroso e irreversible que puede conllevar graves complicaciones”, explicó Margaret.

“El objetivo no es castigar a los padres, sino educarlos en los derechos de sus hijos”.

@nadjasayej