ser joven en

Ser joven en Pozuelo, la localidad más rica de España

"Supe que vivía en un sitio más rico que los demás cuando me di cuenta de que en Madrid sólo había pisos".

por Ana Iris Simón; fotografías de Davit Ruiz
13 Noviembre 2017, 5:00am

Si crees que tu ciudad, tu pueblo o tu barrio merece salir en 'Ser joven en...' escríbenos a esredaccion@vice.com.

Pozuelo de Alarcón es la ciudad española con mayor renta bruta per cápita, con una media de más de 69.136 euros por habitante que ha ido creciendo desde 2014. Una cifra que choca si la comparamos con la media española (25.582 euros), con el salario mínimo en nuestro país (825 euros) o con la de la renta media por habitante del municipio que se lleva el oro por la cola, Torrevieja (14.465 euros). Tomando como referencia estas cifras, nacer en Pozuelo parece una de las mejores cosas que le puede pasar a uno en España.

Pero, ¿son conscientes los jóvenes de Pozuelo de que viven en un ambiente privilegiado? ¿Cómo es crecer en un municipio que duplica la renta media per cápita nacional? ¿Tienen las mismas preocupaciones que los jóvenes de su edad que han nacido en otros lugares menos favorecidos?

Elena, Nicolás, Mariam, Pedro y Daniel nos lo cuentan.

Elena

"Cuando era pequeño no sabía que vivía en un sitio rico", me dice Pedro, un estudiante de 18 años. "Pero de adolescente, cuando empecé a tomar conciencia y bajaba a Madrid, me daba cuenta de que todo eran pisos. No había chalets como en mi pueblo. Pozuelo es una pequeña ciudad que parece una burbuja, de vez en cuando pasa cada cochazo...", añade.

Detalle de la mano de Elena

Para encontrar jóvenes que nos cuenten cómo es desarrollarse en esta burbuja, en este oasis pudiente del norte de Madrid, nos vamos a Avenida de Europa, un bulevar al que se llega en metro ligero desde Aravaca. Restaurantes de comida rápida se mezclan con adosados y señoras paseando a sus perros saludan a prepúberes que salen del colegio ataviados con uniformes que parecen de Hogwarts.

Avenida de Europa

Allí nos encontramos con Nicolás, un chaval de 21 años que nos cuenta que, para los jóvenes de Pozuelo, esta avenida es un punto de encuentro. "Aunque ha cambiado mucho. Ahora hay mucha gente política, mucho antifascista, mucho 'morillo' que sale por aquí", me cuenta. "Gran parte de nosotros hemos crecido en esta plaza y vemos con tristeza todas las broncas que hay ahora", añade.

Nicolás

Mariam, que tiene 19 años y compagina sus estudios con su trabajo como modelo y azafata en el Bernabéu también piensa que el Pozuelo de ahora es muy distinto al de su infancia, pero por razones distintas. "Recuerdo que, cuando era niña, enfrente de casa había campo. Salíamos allí a volar las cometas, patinábamos por la carretera sin ningún peligro... ahora hay muchos más coches y cuando me asomo a la ventana ya no veo un prado: veo casas".

Las llaves del coche de Nicolás

Además de ser el municipio español con más renta bruta per cápita, la localidad en la que han elegido vivir deportistas como Cristiano Ronaldo o políticos como Pedro Sánchez ostenta un más que digno segundo puesto en el ránking de las ciudades con menos paro en nuestro país, con un 5,8%. La media nacional es del 16,4%.

Mariam

"No conozco a nadie que esté en paro", me dice Dani, de 20 años. "En Pozuelo el porcentaje de paro es mucho más bajo que en el resto de España, creo que lo vi además en una revista local". Mariam tampoco conoce a ningún adulto sin empleo. "De mi edad, jóvenes, sí, pero no sé de ningún adulto de mi entorno que no tenga trabajo".

Detalle del pelo de Mariam

Las cinco personas a las que entrevisto para acercarnos a la realidad de los jóvenes del "pueblo de los famosos" han ido, en algún momento de sus vidas, a un colegio, instituto o universidad privada. Han crecido en una localidad a la que se refieren como "tranquila, cómoda, apacible y con facilidades". "Pozuelo es, en una palabra, perfecta", dice Nicolás.

"No creo que mi vida hubiera sido distinta si hubiera crecido en un barrio obrero", afirma Elena, de 19 años. "Al final, nuestra personalidad depende más de nuestra familia, de las amistades que escogemos que de dónde nacemos. Gente humilde y buena puedes encontrar en todas partes, no solo aquí", me cuenta esta estudiante de turismo a la que le encantaría criar a sus hijos en Pozuelo.

Pedro

"Es un sitio comodísimo en el que tengo muy buenos recuerdos. El año pasado trabajé como dependienta en el mismo centro comercial al que íbamos de adolescentes, en el que nos comprábamos helados y nos pasábamos las tardes en los bancos", me dice. "También tengo muy buenos recuerdos yendo a tomar algo los viernes a los bares de aquí, o a misa con mis amigas los domingos".

Mariam tampoco considera que sería una chica distinta de haber nacido en Vallecas. No cree que disfrutar de una vida que califica como cómoda y tranquila o poder acudir a colegios privados marque la diferencia a la hora de, por ejemplo, encontrar un buen trabajo.

Detalle de las zapatillas de Pedro

"Las oportunidades laborales no dependen del dinero o del barrio, sino de las ganas que tengas y del esfuerzo que le dediques a cada cosa que haces. Todo hay que ganárselo. Tengo amigos que viven en La Finca y no tienen ni la ESO ni carnet, pero aun así se mueven en el Lamborghini de sus padres".

La Finca es una urbanización de lujo de Pozuelo. Un búnker blindado en el que viven empresarios, políticos, artistas y deportistas y el motivo que muchos señalan como la causa de esa renta per cápita media desorbitada.

Daniel

Nicolás, de 21 años, dice que zonas como La Finca o Somosaguas no tienen nada que ver con otras partes de Pozuelo. "Hay mucha gente muy rica, pero en Pozuelo pueblo es muy distinto. La gente allí tiene casas normales, no son millonarios como los de otras partes". "Por sitios como esos, la gente siempre me dice, cuando les cuento que soy de Pozuelo, que todos somos pijos. El verano pasado, una chica me preguntó si las papeleras aquí eran de oro", afirma Pedro. "Que hay mucho niño pijo, mucho niño de papá... eso es lo que oigo siempre en relación a mi pueblo", cuenta Elena.

Casi todos los jóvenes con los que me encuentro en mi paseo por Pozuelo tienen o han tenido un trabajo. Mariam trabaja como modelo y azafata en un campo de fútbol. Daniel es monitor de tenis en su urbanización, árbitro de fútbol y curra en un catering nupcial los fines de semana. Elena ha sido dependienta en un Oysho y Pedro, que estudia en el ESIC, la Escuela de Marketing y Negocios de Pozuelo, ha trabajado como jardinero.

Detalle del polo de Daniel

En sus ratos de ocio, muchos de ellos se mueven por el centro. "Me suelo mover por Moncloa o Bernabéu, a veces por Tribunal... rara vez salgo por aquí por mi pueblo, sólo para tomar algo o para salir a cenar", dice Daniel. Nicolás también va mucho a Madrid. "Desde muy pequeño he salido de Pozuelo, he ido mucho al centro y a otros barrios. Por eso creo que conozco distintas realidades, a distinta gente. Para mis amigos de fuera, siempre soy "el pijo de Pozuelo", y para los de aquí el macarra", se ríe.

¿Hay drogas en Pozuelo? Se lo pregunto a Pedro y me responde que sí. "Incluso te diría que hay más que en otros sitios, ya que a los chavales sus padres les dan más dinero. Y también hay botellón, aunque me imagino que de manera similar a en otros puntos de España".

Detalle de las zapatillas de Daniel

El elevado poder adquisitivo de sus habitantes, su tamaño, y su estructura de ciudad residencial, con urbanizaciones privadas, hace que Pozuelo sea concebido como un sitio seguro según la gente con la que hablo. "Por eso nos dejan salir desde muy pequeños. Yo empecé a llegar a casa a las doce de la noche con 14 años", cuenta Elena.

"Ser joven aquí no es tan distinto a ser joven en Villaverde, o en Carabanchel. Al final, si yo echo un currículum en una empresa, por ejemplo, van a elegir al que mejor preparado esté, no al que venga de un barrio o una localidad más rica", dice Pedro. "Creo que mis preocupaciones son las mismas que las de un joven de otro tipo de barrio o pueblo", añade. "Mi familia, amigos, el deporte, la universidad..."

Vistas de Madrid desde Pozuelo de Alarcón

Habrá que ir a "otro tipo de barrios o pueblos" a preguntarle a sus jóvenes si esas son sus preocupaciones para poder contrastarlo.