Todas las fotos por la autora 

Sitios de Madrid en los que comer por dos euros o menos

La guía definitiva de la comida infrabarata en la capital.

|
nov. 29 2017, 3:30am

Todas las fotos por la autora 

Desde que Pol Rodellar hizo su guía para comer en Barcelona por menos de dos pavos, no ha pasado semana en la que algún colega no me haya mandado una review de uno de los locales que incluía. Y eso me hace pensar que somos una generación pobre. Algo que, por otra parte, hacía tiempo que sospechaba.

En algún momento de nuestras vidas, nos inculcaron que la pobreza daba más vergüenza que rabia, y que teníamos que tragar con ella, no combatirla y disimularla, eso también. Nunca tendré una casa o un coche propio porque prefiero gastarme la pasta en tostadas de aguacate.


LEE:


Convivimos con teléfonos de ochocientos pavos y zapatillas de doscientos. Pagar quince por una ensalada ecológica nos parece normal. Pero el día 15 de cada mes llega siempre demasiado pronto. Y entonces maldecimos el teléfono de ochocientos pavos y nos damos cuenta de que las zapatillas de 200 sirven para petarlo muy fuerte en Instagram pero no se comen, y nos vemos obligados a consultar la guía de la comida infrabarata de (gracias) Pol Rodellar. Porque tampoco queremos renunciar a comer fuera de casa y/o necesitamos llenar el buche antes de bebernos unas cervezas un viernes por la noche.


MIRA:


Inspirada por la utilidad pública de esta guía culinaria súper low cost, me vi forzada a replicarla en Madrid. Respeté, por supuesto, las reglas de su creador genuino: nada de franquicias, nada de alimentos dulces o comprados en el súper y nada de garitos take away en los que comer en la calle sea una opción estética más que un imperativo.

La premisa era, pues, comer fuera de casa algo mínimamente manufacturado y por dos euros o menos. Y, después de descartar los barrios más periféricos (porque Barcelona tiene 180 estaciones de metro pero en Madrid hay 289 y tampoco es plan pasarse hora y media en transporte público para comerse un bocata), este es el resultado. Esta es la guía de la comida infrabarata en la capital del reino.

El paraíso del Jamón

¿Dónde? En la calle San Bernardo, 8.

El Paraíso del Jamón es uno de esos locales a los que, si vas recién duchado, te piensas dos veces entrar: la probabilidad de que salgas con olor a bar de otros tiempos, a restaurante con paillos y servilletas por el suelo y en el que llaman por su nombre a la mayoría de los clientes es del 100%. Pero, en el centro de Madrid, esa autenticidad (y esa fina capa de grasa en la barra) son un plus.

No solo el olor y el aspecto del lugar parecen congelados en el tiempo: también sus precios. Además de menús del día y platos combinados muy asequibles gracias a los cuales tienen una clientela que Almodóvar ficharía como extra sin pensarlo, en El Paraíso del Jamón ofrecen bocatas a 1,70 euros. Poco más de 280 pesetas, señores.

Los hay de lacón, de chorizo, de salami y, por su puesto, de jamón. Y, aunque ciertamente la cantidad de embutido entre rebanada y rebanada no es comparable a la que te echaba tu abuela cuando merendabas en su casa, estos bocatas son una apuesta segura para los presupuestos más exiguos.

Don Oso

¿Dónde? En la calle Donoso Cortés, 90.

Si perteneces a esa rara avis de madrileños con abuelos y padres madrileños, si eres 'gato, gato', muy probablemente tus progenitores te hayan engendrado después de una cita en el Don Oso.

Fundada en el año 73, esta hamburguesería con sede en la calle Donoso Cortés es un clásico en la vida precaria estudiantil de Moncloa para varias generaciones. Además del original, tienen dos locales más: uno en la calle de la Cruz, 26 y el otra en el 55 de Meléndez Valdés. Y en todos ellos ofrecen una delicia apta incluso para las economías más jodidas: su hamburguesa de 1,90 euros.

Evidentemente no es como la de la imagen: este negocio familiar que se ha expandido, según me cuenta orgulloso el dependiente cuando le pregunto si son una cadena, también maneja el marketing que da gusto. En la hamburguesa de 1,90 del Don Oso no hay ni rastro de ese bacon reluciente del cartel que la anuncia, y su grosor no es todo lo inabarcable que hace ver la foto.

Esta es la hamburguesa real de Don Oso. Puedes volver a la anterior, y comparar

Pero, siendo justos, no está nada mal. La burguer de un euro del McDonalds tendría que tomar nota de su deliciosa carne, de su pan tostado y crujiente en la justa medida y, sobre todo, de su ausencia de olor a McDonalds ¿Alguna vez os habéis preguntado por qué la carne, las patatas e incluso el helado del McDonalds huelen igual? Pues eso.

Royal Kebab

¿Dónde? En Paseo de las Delicias, 119.

Tener un Kebab y llamarlo Royal es como regentar un bar de tapas y llamarlo Los Amigos o El extremeño. Pero ese no es el asunto que hoy nos ocupa. El tema de hoy es que uno de los cientos de Kebabs Royal de nuestro país, situado en el número 119 del madrileño Paseo de las Delicias, tiene shawarmas a dos euros. A euro noventa y cinco, para ser exactos.

La oferta sólo es válida para llevar —quizá por aquello de no hacer gasto de la pila de servilletas que, normalmente, acompaña al consumo de un kebab—, pero puedes hacer como yo y emplear el pollete de fuera a modo de terraza y disponerte a disfrutar de tu calórico manjar. Por el mismo precio tienes también la opción de escoger un vaso de alitas o de carne de shawarma con patatas, y por 45 céntimos menos una generosa pieza de pollo Broaster, también con patatas y salsa. Dios bendiga Legazpi.

Takos Al Pastor

¿Dónde? En la calle de la Abada, 2.

La clase obrera es experta en esperar y los que pertenecemos a ella nos vemos obligados desde nuestro nacimiento a cultivar la paciencia. Esperamos a que llegue nuestro turno en la lista de espera de la Seguridad Social, esperamos al metro y al autobús, esperamos poder irnos de vacaciones el año que viene y esperamos las colas del Black Friday porque necesitamos un abrigo y pillarlo por diez euros menos —aunque por hora y media más— no nos parece agradable pero sí necesario.

Estos son mis dos tacos elegidos. Sí, a euro cada unidad. Bien, no?

Llegué a esta conclusión durante los 50 minutos de cola que tuve que hacer para pagar dos euros y meterme entre pecho y espalda dos tacos. Fue en Takos Al Pastor, una de las paradas obligatorias en la ruta de la comida infrabarata por Madrid y la razón por la cual, en la esquina de abajo de la Plaza del Carmen hay siempre una aglomeración de peña que da lugar a conjeturas de todo tipo por parte de los viandantes.

Hay tacos de cerdo, pollo, champiñones o nopales por el módico precio de un euro cada unidad, para consumir en el local. La espera merece la pena solo si vas en buena compañía y te aseguras de que no te sobrevengan pensamientos relacionados con la desigualdad y la justicia social. De lo contrario se te amargará el bocado: caerás en la cuenta que el tiempo también es un valor de cambio. Repararás en que unos pocos privilegiados disfrutan de una vida sin colas. Poco se habla de ello.

El Palentino

¿Dónde? En la calle Pez, 12.

En El Palentino se ha vivido la dictadura, se ha recibido la democracia, se ha sufrido la heroína y se ha comprobado cómo la gentrificación puede provocar que uno se acueste en un barrio y amanezca en otro. Situado en la calle Pez, este local estrecho y alargado es uno de los más célebres de Madrid. Una tasca como Dios manda.

Se habla mucho de sus más de 100 años de historia, de su capacidad para seducir a los jóvenes sin decepcionar a los mayores o de que es un túnel espacio temporal, pero no se incide lo suficiente en sus precios, insólitos para el barrio en el que se encuentra: Malasaña. Pepitos de ternera a 2,50, bocatas a 2 euros y copas por debajo de los 8 hacen de esta taberna un lugar de referencia para tiesos.

Si eres de los que prefieren invertir el presupuesto del fin de semana en cerveza en lugar de en comida ya conocerás sus bocatas de beicon —escribir bacon en referencia a este local sería una infamia— : bocadillos de los de toda la vida, con sabor a plancha que no está precisamente recién lavada y que te hacen olvidar para siempre los baos y los bagels de aguacate que venden en las calles colindantes a precio de caviar ruso.

Bar Padrao

¿Dónde? En Travesía Parada, 4.

Si has salido de casa con una sudadera en la que pone ACAB tienes que saber dos cosas. La primera es que, desde que entró en vigor la Ley mordaza, lucirla es sinónimo de jugársela. La segunda que el Padrao no es tu sitio. El luminoso de la entrada, en el que un logo que versiona el escudo de la Policía acompaña al nombre del bar, te hará ya presagiarlo: dentro te encontrarás, casi con total seguridad, con uno o varios policías comiendo, tomándose una caña o llevando a cabo cualquier otra actividad que implique al sistema digestivo.

Porque el Padrao, nadie sabe por qué extraña razón —y a mí me dio muchísimo respeto preguntárselo al camarero corpulento y rapado que me sirvió— es un bar de policías. Indagando en internet he ido a parar a un foro policial en el que afirman que "a los del uniforme les tratan bien". Pero a mí, que no fui con uniforme, también me trataron bien.

Esto es una tapa de paella con la que puedo comer y cenar

Es famoso por sus montados (del tamaño de media barra grande de pan) a 3 euros, pero como mi presupuesto era de 2, opté por pedir una botella de agua y poner mi mejor sonrisa a ver si me obsequiaban con una de esas tapas enormes que, según cuenta la leyenda, acompañan cada consumición.

Y sucedió: el camarero me agasajó con un plato de paella del que podría comer una familia del Opus. Cuando me lo hube terminado, no fuera a ocurrir que me lo retirara a medias, le pregunté por un cartel que presidía la barra y rezaba: "La consumición no incluye tapa". "Hace dos semanas, un vegetariano se quejó porque le pusimos bocadillo de chorizo de tapa. Era la tapa del día, así que no se la cambiamos, y para evitar historias hemos colgado ese cartel", me aclaró el camarero.

Si eres vegetariano o poco amante de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, aléjate de este local. Pero si no es así, o si tu cuenta tirita y te vendes barato (mi botella de agua con plato de paella incluído costó 1,50), no lo dudes.

Más VICE
Canales de VICE