Publicidad
Porno

La precariedad en el porno español (II): contratos de mierda

"Actores y actrices de cuclillas en un lavamanos lavándose los genitales".

por Amarna Miller
08 Agosto 2017, 4:15am

Amarna Miller retratada por Leire Baztarrica

Los trabajadores y trabajadoras sexuales estamos desprotegidos. La gran mayoría de países carecen de regulaciones específicas que permitan denunciar las condiciones laborales precarias y España no es una excepción. No hay convenios colectivos, no estamos sindicados y no existen organizaciones ni asociaciones a las que recurrir en caso de abuso.

La suma de condiciones desfavorables -carencia de protección por un lado, e imposibilidad para alzar la voz por el otro- se convierte en el caldo de cultivo ideal para que muchas personas indeseables se aprovechen de nuestra situación y por eso escribo sobre la realidad del porno español, sin caer en paternalismos ni sesgos basados en juicios morales.

"Los directores dan por hecho que no nos tienen que dar de alta en la seguridad social." Me dice Lucía Fernandez, actriz asturiana que lleva 10 meses trabajando en el porno. "Cuando me dan una nómina me siento hasta realizada como ciudadana", sonríe.

"Yo no les doy de alta ni me lo piden", responde Robin Reid, director de escenas pornográficas desde hace siete años. "Sé que hay algunos actores/actrices que son autónomos pero la mayoría prefieren cobrar en B".

"Los directores dan por hecho que no nos tienen que dar de alta en la seguridad social. Cuando me dan una nómina me siento hasta realizada como ciudadana" Lucía Fernández

"Lo de pagar en efectivo el día de rodaje me parece patético y sin sentido, es pura tradición y viene de un antiguo sentimiento de recelo y desconfianza", apunta David el Moreno, actor y director porno desde hace 10 años. "Esta cultura de pagar en el momento es la consecuencia de entender el rodaje de una escena porno como algo más cercano a la prostitución que al cine."

Irina Vega. Foto por Cristina Del Barco

Irina Vega, actriz y directora cree que los contratos no son abusivos "pero no es normal que algunas productoras se nieguen a darte una copia". ¿Porqué lo firmaste? me sale preguntar. "Cuando llevas toda la mañana grabando y te dan el contrato al final del día, sabiendo que si no firmas no cobras… ¡Yo qué voy a leer!", dice Lucía Fernandez, que añade el agravante del idioma. "Y eso cuando me dan los contratos en español. Si me los dan en inglés no tengo claro lo que estoy firmando. No me parece justo que tengan derecho a cambiar nuestro nombre, nuestra raza, nuestra edad…Ni siquiera sabemos el título de la escena en la que estamos participando ¿Qué pasa si deciden ponerle un título racista? ¿O machista? Mi imagen está ahí vinculada, y yo no puedo hacer nada. Además, pueden revender tu trabajo a terceros a perpetuidad sin ni siquiera avisarte, y sin cobrar nada. Vendes tu alma al diablo".

No me parece justo que tengan derecho a cambiar nuestro nombre, nuestra raza, nuestra edad…Ni siquiera sabemos el título de la escena en la que estamos participando

"El contrato hay que leerlo y si no te parece bien, pues no lo firmas y no ruedas", dice Robin desde su perspectiva como director. "La productora te está pagando y está invirtiendo o arriesgando su dinero. Hay que entender que quieran blindarse a toda costa. Los contratos suelen decir mas o menos lo mismo: el performer da su consentimiento para rodar una escena que se publicará en internet y demás plataformas. Además la escena puede revenderse a terceros y no se puede eliminar de internet.

El mismo director que recrimina que alguna vez yo misma me haya quejado de ello. "Si te parece mal que puedan tener el derecho a publicar una escena cambiándote el nombre y la edad no haberlo firmado. ¿De veras te importa que haya unas pocas escenas en tu carrera en las que no salga tu nombre? ¿Cuantas escenas puede haber que no pongan tu nombre? ¿Una de cada 30? ¿Una de cada 20? ¿De veras crees que esto te afecta? En este caso debemos ponernos un poco del lado de la empresa que es la que te está pagando. No creo que la mayoría de actrices se enfaden porque en una escena de tanto en tanto les pongan otro nombre."

Rodajes y condiciones de higiene precarias

¿Tienes alguna anécdota relacionada con rodajes precarios que hayas visto o en los que hayas participado? "He grabado en condiciones de mucho frío, sin calefacción", me dice Irina "y que encima te exijan buena cara porque eres la modelo y tienes que poder aguantar lo que te pidan".

Silvia Rubi fotografiada por Raul Bateman

"La actriz y directora de porno feminista Anneke también lamenta que "me han llegado a ofrecer dormir en casa del director porque no me pagaban un hotel. Trabajando de estilista en el porno mainstream he vivido situaciones incómodas y en una ocasión decidí parar un rodaje al ver que la actriz lo estaba pasando mal. El actor le estaba haciendo daño y pese a que ella lloraba, nadie dijo nada. El director lo justificó diciendo que la escena estaba quedando muy bien y el actor se enfadó porque la chica lloraba y 'le cortaba el rollo'. Ella nos empezó a explicar anécdotas terribles de abusos en rodajes, pero lo decía con una tranquilidad y con el maltrato tan normalizado que no pude más que irme al baño a llorar. También he tenido que ir a buscar agua y comida, pagándolo de mi cuenta, porque no había catering en el set. En otra ocasión era la primera escena de una chica muy joven. Hubo un par de problemas por su inexperiencia y el actor respondió con insultos y violentándose contra ella. Tuvimos que parar el rodaje y no volver a trabajar con ese hombre. Muchas chicas que vienen a través de agentes o agencias, ni siquiera saben qué van a rodar o con quien. Es muy penoso."

En una ocasión decidí parar un rodaje al ver que la actriz lo estaba pasando mal. El actor le estaba haciendo daño y pese a que ella lloraba, nadie dijo nada. El director lo justificó diciendo que la escena estaba quedando muy bien y el actor se enfadó porque la chica lloraba y 'le cortaba el rollo' Anneke

"Actores y actrices de cuclillas en un lavamanos lavándose los genitales", añade Lucía. "Condiciones de higiene deplorables".

"Como director, mis rodajes no son precarios", apunta Robin. "Siempre hay baños y duchas en las localizaciones. Puede pasar que un rodaje tenga que ser todo en exteriores, en un bosque o en una fabrica abandonada, y entonces obviamente no hay duchas y hay que remediarlo comprando garrafas de agua para que se limpien. El frío es muy relativo. Si es extremo o los actores no quieren pues no se hace y se aplaza para otro día."

Y si como performer te encuentras con semejante panorama ¿Qué opciones tienes? "Creo que lo máximo que puedes hacer es irte del set, obviamente sin cobrar nada", me dice Anneke.
"Yo desconozco el protocolo de acción en caso de que me sucediese algo durante un rodaje". Pablo Ferrari, actor y director porno confirma esta duda ,"si tienes un problema no sabes a donde ir ni a quien acudir".

Anneke Necro posando para Raul Bateman

"Cuando empecé la verdad es que intentaba no llamar la atención de forma negativa por miedo al rechazo dentro de la industria", me dice Silvia. "Pero hoy en día no me callo, me parece importante que nos deshagamos de ese miedo porque realmente las personas primerizas en la industria son más propensas a sufrir abusos de poder por parte de ciertas productoras."

Cuando pregunto si se sienten protegidos como trabajadores la respuesta de los actores y actrices es un "no" unánime. "¡Pero si ni siquiera hay leyes que reconozcan nuestro trabajo como un oficio!", apunta Anneke. "En la industria del sexo nadie está protegido ante los abusos. ¿Cómo vamos a reclamar y denunciar no hay un marco legal que nos proteja? No hay un convenio ni nada que estipule qué es un abuso y qué no. ¿Qué haría la policía o las competencias legales si tratas de denunciar que en un rodaje de porno te han violado? ¿Cómo puedo demostrar que ha existido una mala praxis o un abuso si no hay nada que estipule que es legal y qué no?".

¿Qué haría la policía o las competencias legales si tratas de denunciar que en un rodaje de porno te han violado? ¿Cómo puedo demostrar que ha existido una mala praxis o un abuso si no hay nada que estipule que es legal y qué no?"

¿Qué tiene que cambiar en el porno Español? "¡Todo! Pero no solamente en territorio español", dice Anneke. "El concepto del porno en si mismo, y la manera en la que se consume y se produce debería cambiar. El porno debería de usarse como un mecanismo transformador para avanzar hacia una sociedad más justa y libre. Creo en el gran poder que existe en la sexualidad y que podría revolucionar el mundo tal y como lo conocemos."

Sylvan.G. Foto por Frolic

Un mejor porno

Idealmente ¿Qué tipo de situación te gustaría encontrarte cuando llegas a un rodaje? "Me gustaría que se me mostraran las pruebas de ETS de mis compañeros nada más llegar al set y obviamente mostrar las mías, tener agua y la seguridad de que si en algún momento algo no sale bien o no me siento cómoda puedo parar la escena para hablar con el equipo sin que eso suponga una penalización económica o una bronca con el director", comenta Anneke Necro.

"Para mi un rodaje ideal sería aquel del que solamente tuviese que preocuparme de mi parte en la escena", me dice Silvia. "Para que esto se pudiese llevar a cabo nos tendrían que haber dado el guion antes y habría comida y agua. Además, se respetarían las decisiones de los performers sobre el uso del preservativo. Y sobre todo el rodaje no tendría un ambiente hostil, homófobo, denigrante, racista o misógino. Por supuesto tendría que estar dada de alta en la Seguridad Social".

El rodaje no tendría que tener un ambiente hostil, homófobo, denigrante, racista o misógino Silvia Rubí

"A mi me hubiera gustado que cuando empecé alguien me aconsejase sobre los modos de proceder, follar en un set no es lo mismo que follar en tu casa", dice Lucía Fernández. "Además, me encantaría que se me reconociese como trabajadora. Que se me pregunte por mis gustos y las cosas que no admito. Establecer un salario mínimo. Que la compañía se hiciese cargo del pago de mis pruebas de enfermedades de transmisión sexual. También estaría bien que se reconociesen como enfermedad laboral."

"Yo creo que lo primero que necesitamos es crear conciencia. La gente tiene que entender que esto es un trabajo serio y digno", termina Pablo Ferrari. " Los medios de comunicación deberían ser más responsables. El porno únicamente sale a la palestra para mostrar su cara más sórdida. No estaría mal que también se enseñasen las cosas positivas, hacer mas entrevistas, mostrar la vida real de los actrices, actores, directores... Yo amo y siento pasión por este sector, y me gustaría que mucha gente fuese partícipe de mi visión. Crear ilusiones, crear fantasías y poder filmarlas es toda una satisfacción. No estamos haciendo nada malo".