ciencia

Cientos de personas han muerto en este espeluznante lago del Himalaya y nadie sabe por qué

Un nuevo estudio ha revelado que, a lo largo de más de un milenio, cientos de personas murieron misteriosamente en un escalofriante lugar del Himalaya al que han bautizado como “Lago de los esqueletos”.
MA
traducido por Mario Abad
22.8.19
​El Lago Roopkund (izquierda) y huesos en el lugar (derecha). Imagen: Schwiki/Himadri Sinha Roy
El Lago Roopkund (izquierda) y huesos en el lugar (derecha). Imagen: Schwiki/Himadri Sinha Roy

La cadena montañosa más alta del mundo alberga un pequeño lago glacial en el que cientos de personas han perdido la vida de forma inexplicable a lo largo de más de 1000 años.

Durante décadas, el lago Roopkund, también llamado “Lago de los esqueletos” por estar repleto de huesos humanos, ha desconcertado a todo el que lo visita. Situado en los Himalayas indios, a 5000 metros sobre el nivel del mar, el lago fue descubierto durante la década de 1940 por un guarda forestal, si bien era conocido por los antiguos viajeros que transitaban la zona, muchos de los cuales perdieron la vida allí.

Publicidad

Nadie sabe cómo murieron aquellas personas en ese lugar remoto. Hasta ahora, la teoría más plausible es que hacia el 800 d. C. se desató una violenta tormenta de granizo que acabó a la vez con la vida de todos los viajeros, lo cual explicaría las fracturas de compresión sin cicatrizar que mostraban algunos de los huesos. Si bien algunas de las muertes podrían atribuirse a una granizada mortal, una serie de nuevos hallazgos sugiere que las personas del lago murieron víctimas de distintos acontecimientos ocurridos a lo largo de los siglos.

En un estudio publicado el martes en Nature Communications, un equipo de investigadores liderados por Éadaoin Harney, estudiante de doctorado en Biología Evolutiva en la Universidad de Harvard, analizó el ADN de 38 de los esqueletos del lago. El análisis reveló que un gran número de poblaciones muy diversas sufrieron incidentes mortales en el lago, uno de los cuales se produjo en el siglo XIX.

“Hemos descubierto que los esqueletos de Roopkund pertenecen a tres grupos genéticamente distintos que acabaron allí como resultado de acontecimientos distintos separados en el tiempo por un periodo aproximado de 1000 años”, señaló el equipo de Harney en el estudio. “Estos hallazgos refutan las teorías anteriores que postulaban que los esqueletos del lago Roopkund son el resultado de un único evento catastrófico”.

El grupo de esqueletos más antiguos identificados por los científicos, al que bautizaron como Roopkund_A, se componía de 23 hombres y mujeres de diversa ascendencia del Sureste Asiático. Aunque ya se sabía que esta población murió hace unos 1200 años, la datación por radiocarbono permitió concluir que sus muertes no se debieron a una única tormenta salvaje, como se había supuesto inicialmente.

Publicidad

Algunos de los individuos de Roopkund_A datan de entre el 675 y el 769 d. C., y otros pertenecían a un periodo entre el 894 y el 985 d. C. Este lapso de tiempo indica que, “probablemente, ni siquiera estos individuos murieron de forma simultánea”, concluyen los investigadores.

Aún más sorprendente resulta el descubrimiento de una segunda población, Roopkund_B, cuyos individuos murieron hace solo unos siglos, hacia el 1800. Este grupo está compuesto por 14 hombres y mujeres originarios del Mediterráneo oriental y muy similares genéticamente a la población de la actual Creta, la mayor de las islas griegas. El tercer grupo de población, Roopkund_C, lo compone un solo individuo originario de Asia oriental que murió a la vez que los individuos de Roopkund_B.

“Nuestro estudio ofusca el misterio de Roopkund de muchas formas”, dijo en un email Niraj Rai, una de las autoras del estudio y jefa del Laboratorio de ADN Ancestral del Instituto de Paleociencias de Birbal Sahni, en India. Pese a ello, el estudio también permitió a los investigadores descartar “las especulaciones más habituales respecto al origen de los individuos de Roopkund”, añadió Rai.

Desde la década de 1950, por ejemplo, existe una teoría que defiende que los esqueletos pertenecen a los muertos que dejó a su paso durante su huida el ejército del general Zorawar Singh Kahluria, quien acabó asesinado durante un intento de invasión del Tíbet en 1841. Esta hipótesis queda en entredicho tras el descubrimiento reciente de los restos de varias mujeres, que difícilmente pudieron haber formado parte de la expedición militar.

Publicidad

La teoría de la tormenta de granizo sigue siendo una causa de muerte plausible para algunas de las víctimas. Rai anunció que su equipo desarrollará un nuevo estudio con el que esperan examinar los cráneos fracturados.

A pesar de todo, seguimos sin saber cómo acabaron estos grupos en un lugar tan inaccesible como este. El lago Roopkund se encuentra en la ruta Nanda Devi Raj Jat, una peregrinación hindú cuya antigüedad podría remontarse 1200 años. Por ahora, es la explicación más aceptada para, al menos, varios de los individuos de Roopkund_A, según los investigadores.

Para los restos de las otros grupos, sin embargo, la explicación es mucho más compleja. El estudio concluye que los individuos del Mediterráneo, entre los cuales no parecía haber vínculos familiares, probablemente nacieron bajo el gobierno del Imperio otomano.

“Atendiendo a su dieta basada predominantemente en alimentos de la tierra, podríamos deducir que vivían en una zona del interior, viajaron al Himalaya y murieron allí”, señalan. “Si estaban de peregrinación o acudieron al lago Roopkund por otras razones es un misterio”.

“Misterio” parece ser la palabra más utilizada para describir todo lo relacionado con el lago Roopkund. A pesar de haberse convertido un destino frecuentado por investigadores y turistas, los secretos de aquellos que nunca lograron salir de allí siguen siendo una incógnita.

Este artículo apareció originalmente en VICE Estados Unidos.