Creators

Los esqueletos de este pintor son una dulce caricia mortuoria

Un artista que parece vivir en la tierra del día de muertos.

Pareciera que el artista estadounidense Charlie Immer vive en una tierra que bifurca las brechas culturales y une a la perfección el Halloween anglosajón con el latino-mexicano Día de muertos.

Calaveras y esqueletos asesinos se divierten con los sesos de sus pobres víctimas mientras celebran su época preferida del año: finales de octubre e inicios de noviembre. Lienzos que parecen ilustraciones inundan el mundo con disecciones oscuras de la anatomía humana y animal, incluso en ciertas ocasiones, la propia de los vegetales y frutas, resultando en un divertido universo donde la violencia impera y los reyes son los muertos.

Publicidad

"Mis conceptos vienen de mi fascinación con la anatomía y mi amor a los dulces y juguetes", comentó Immer. "Me divierto muchísimo creando la sangre y huesos de mis personajes. El contraste de los cuerpos suaves y los complejos sistemas debajo que se derraman son muy atractivos para mí. Conforme pinto también asigno sabores a mis personajes como arándano y manzana verde".

Irónica diversión con la violencia y la muerte propiamente describen los aspectos de ambas festividades que, en muchos casos, ya se encuentran irremediablemente entrelazadas. Puedes ver más imágenes abajo.

Si quieres conocer más obras de Charlie Immer, visita su sitio.

Relacionados:

Ofrendas animadas, video mapping y temazcales psicodélicos en la CDMX

El Bestiario de John Kenn Mortensen en notas adhesivas

La hechicera australiana del maquillaje: Dain Yoon