FYI.

This story is over 5 years old.

Hablamos con el general Gilbert Diendere, líder del golpe de estado en Burkina Faso

El general Gilbert Diendere dice que sigue estando al frente del país del África Occidental, a pesar de que las tropas leales al gobierno se dispongan a tomar el poder de la capital y a liberar al presidente y al primer ministro.
Imagen vía Wikimedia Commons / Master Sgt. Jeremiah Erickson, U.S. Air Force

Las tropas leales al gobierno de Burkina Faso han liberado al presidente y al primer ministro — sin embargo, el líder del golpe aseguró ayer que todavía está en el cargo. Lo hizo poco después de que venciera el ultimátum que le plantearon las fuerzas leales al gobierno: "o os vais antes de las 10 de la mañana o os atacaremos".

El general Gilbert Diendere — líder del Regimiento de Seguridad Presidencial (RSP), unas tropas de élite cuya misión consistía en proteger al antiguo presidente Blaise Compaore — declaró ayer martes en rueda de prensa que está preparado para sentarse a negociar. Diendere se manifestó así después de que las tropas de los fieles al gobierno avanzaran rumbo a la capital. Sin embargo, antes de tomar ninguna decisión, estaba a la espera del resultado de la cumbre de líderes regionales del África Occidental que se estaba celebrando en Nigeria, comentó.

Publicidad

El domingo, los negociadores reunidos en el África Occidental anunciaron su propuesta de compromiso. Según esta, las elecciones previstas para el 11 de octubre quedarían trasladadas hasta el 22 de noviembre y en ella se permitiría que concurrieran las tropas leales a Compaore. Sin embargo varios partidarios del gobierno y muchos ciudadanos de a pie han denunciado la señalada propuesta, puesto que consideran que se trata de una forma de absolver a los líderes del golpe.

El golpe ha provocado el descarrilamiento de la transición política por la que avanzaba Burkina Faso. El país africano se estaba preparando para la celebración de las elecciones del 11 de octubre, orquestadas para restaurar la democracia, casi un año después de que un alzamiento popular derrocara a Compaore. El ex presidente llevaba gobernando 27 años en la nación del interior del África Occidental.

"No estoy haciendo tiempo. Estoy dentro del límite que me ha sido concedido", declaró Diendere ante los periodistas. "Sigo siendo el presidente del Consejo Democrático Nacional (junta)".

Algunas personas se aventuraron y salieron a las calles de Ouagadougou, poco después de que se cumpliera el plazo de las 10 de la mañana. La fuerzas de la guardia presidencial leales a Diendere protegieron el palacio presidencial, pero las tropas contrarias al golpe mantuvieron el control de los enclaves estratégicos.

Las tropas lealistas proclamaron estar preparándose para atacar la base militar de Camp Naba Koom, cerca del palacio del gobierno, defendido por la tropas de la guardia presidencial que orquestaron el golpe.

Publicidad

Diender, ex jefe de los servicios secretos y su guarda presidencial se sublevaron el miércoles. Entonces irrumpieron en una reunión del gabinete de gobierno y detuvieron al presidente y a otros ministros.

VICE News habló por teléfono con el líder del golpe a última hora del lunes, mientras este esperaba la llegada de las tropas del ejército leales al gobierno.

VICE News: ¿Cuándo supo que las Fuerzas Armadas avanzaban por las calles de Ougadougou, con la intención de desarmarle?
General Gilbert Diendere: Habíamos llegado a un acuerdo preliminar durante las negociaciones [el domingo]. Iba a ser debatido el lunes por la mañana en Abuja, durante una cumbre especial de los jefes de la Comunidad Económica de los Estados del África Occidental (CEDEAO). Estábamos esperando a que se celebrara la cumbre cuando nos enteramos de que algunas facciones del país se estaban preparando para el ataque.

¿Le sorprendió la reacción de las Fuerzas Armadas Nacionales?
¿Si me sorprendió? La verdad es que no. A pesar de todo ya nos dimos cuenta, mientras intentábamos alcanzar un acuerdo, de que ya no había ningún motivo para seguir probando nada. Solo queríamos ceñirnos al acuerdo.

Sin embargo, el acuerdo no parecía satisfacer a la gente de Burkina Faso. Los críticos han denunciado especialmente que se haya garantizado la amnistía de los responsables del golpe.
Sí, pero se trata de un acuerdo preliminar que todavía puede ser discutido. Nosotros no tenemos ningún problema, no estamos casados con nada.

Publicidad

¿Se siente abrumado por lo sucedido?
Lo pasado, pasado está. Más allá de estar o no abrumado, lo que estoy haciendo es tomar cartas en el asunto.

¿Tiene algún control sobre los elementos del Regimiento de Seguridad Presidencial (RSP) a quienes las Fuerzas Armadas les han pedido que abandonen las armas?
Yo no soy el comandante de la RSP. La RSP dispone de su propio comandante, quien, a su vez, rinde cuentas ante el jefe del Estado mayor. Yo, como antiguo miembro de la RSP, sigo estando cerca de ella. Pero no puedo afirmar que tengo el control de todo el mundo.

¿Se desvincula entonces de aquellos que forman la RSP?
No. No me puedo desvincular. He estado allí una buena temporada y soy el creador el regimiento. Así que no me puedo desvincular.

¿Qué será lo siguiente? ¿Permitirá que el ejército se rinda?
No, todavía no. La gente se equivoca cuando dice que el RSP no es parte del ejército. El RSP es una unidad que pertenece completamente a las Fuerzas Armadas Nacionales. Hemos empezado a negociar con los líderes de aquellas unidades que proceden de cualquier otro lugar. Creemos que seremos capaces de alcanzar un acuerdo el martes por la mañana.

¿Se plantea la huida?
¿Huir? No. No hemos llegado a ese extremo. Huir no sería un resultado esperanzador. Tenemos que encontrar una solución que garantice la paz y la estabilidad en el país. Imagínese que me fuera: todos aquellos a los que deje atrás se sentirán capaces de hacer lo que quieran. Y eso no sería bueno para el país.

Publicidad

¿Fue usted quién orquestó el golpe?
Soy responsable de lo que pasó. Nadie me obligó a asumir la responsabilidad. Nadie me ha arrastrado ni nadie me ha puesto una soga alrededor del cuello. Soy un hombre responsable y asumo esa responsabilidad.

¿Qué rol asumió el partido político Congreso por la Democracia y el Progreso (CDP, la formación leal al derrocado presidente Compaore)?
EL CDP no tiene nada que ver con lo que sucedió. Tengo vínculos personales con algunos de los miembros del CDP. El líder del partido y yo somos de las misma zona, aunque ese no es un motivo suficiente para que asocie lo que ha sucedido al CDP. El CDP no sabía lo que estaba haciendo.

Se rumorea que 500 tropas de las 1.300 que forman el RSP han desertado…
Nadie ha desertado del RSP. La gente del RSP es gente que no se rinde, que se queda junta. No puedo decir que no haya una o dos personas que se opongan. Pero, como puedes ver, nadie está protestando. Hay una solidaridad fuera de toda duda.

¿Qué hará en las próximas horas?
Estamos monitorizando la situación. Estamos discutiendo con los líderes de todas las unidades. Las negociaciones están yendo bien, ya hemos tenido la primera ronda. Todo el mundo está haciendo todo lo que puede para evitar que se derrame sangre en vano. Porque si se producen enfrentamientos, entonces correrá la sangre. Y eso no será bueno para Burkina Faso.

¿Así que podrían llegar a producirse enfrentamientos?
Sí. Es lo peor que podría pasar. Deberíamos de evitarlo. No es lo que queremos. Sería una pena.

¿Teme por su vida?
Estoy profundamente comprometido con mi causa. No creo que temer por mi vida sea parte de ello. Soy por encima de todo y antes que nada, un soldado. Y todo soldado daría su vida por su tierra, antes que nada.

Entrevista realizada por Pierre Mareczko. Síguelo en Twitter aquí: @MareczkoP

Reuters ha contribuido a esta información.