Reino Unido

Reino Unido ignoró a los colectivos musulmanes para elaborar su web contra la radicalización

Una petición de VICE News ante la Ley de Libertad de Información descubrió que el departamento de Educación de Gran Bretaña consultó a 29 organizaciones para elaborar su página web, titulada “Educación contra el Odio”, pero ni una sola musulmana.
7.4.16
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El departamento de Educación del Reino Unido no ha consultado a una sola organización musulmana en el desarrollo de su web insignia, una página que pretende educar a la población contra la radicalización y el extremismo. Así lo ha descubierto un equipo de periodistas de investigación de VICE News.

La Ley de Libertad de Información (FOI) ha respondido a la petición de VICE News con un documento en el que se detalla cuales fueron las 29 organizaciones consultadas para desarrollar la página web. Entre estas se contarían departamentos gubernamentales, organizaciones religiosas de distintas confesiones, varias asociaciones de profesores y organizaciones benéficas. El departamento de Educación se puso en contacto con todos ellos para elaborar conjuntamente el contenido de su web, a la que se ha bautizado como "Educación contra el odio" — y prescindió de representante alguno de la masiva comunidad musulmana británica.

Publicidad

La página web pretende difundir una serie de consejos para padres, profesores y directores de instituciones escolares para proteger a los niños de la radicalización. La campaña fue lanzada en enero de este año por el colegio Bethnal Green Academy, situado en el este de Londres — una escuela de educación secundaria que ha visto como cuatro de sus estudiantes viajaba rumbo a Siria para unirse a las tropas de Estado Islámico (EI). La solicitud presentada por VICE News ante la FOI, ha descubierto que habrían invertido nada menos que 65.000 euros en la promoción de la misma, impulsada por un portal de prevención antiterrorista del ejecutivo de David Cameron, al que se conoce como Prevent.

La web de "Educación contra el odio" se había diseñado para proteger a los niños de "la llamada de las ideologías perturbadas", y suministra un listado de señales de advertencia que indicarían en qué momento existe un riesgo de radicalización. Las señales irían desde "la posesión o el acceso a cualquier forma de literatura extremista", a "estar en contacto con reclutadores de radicales", pasando por mostrarse "excesivamente combativos o agresivos" y "pasar demasiado tiempo online". La página postula abiertamente que el mayor desafío de hoy en la lucha contra la radicalización lo plantea el "aumento del extremismo islamista".

Y, pese a todo, cuando VICE News preguntó al departamento de Educación sobre qué compañías habían sido consultadas para desarrollar la página web, el listado que se facilitó finalmente no incluía a ni una sola organización vinculada a la activa y abundante comunidad musulmana británica. Después de que VICE News descubriera tamaña exclusión, el departamento de Educación se ha justificado diciendo que habría mostrado la página web a representantes de la Asociación de Escuelas Musulmanas. Solo que solo lo habría hecho cuando la página ya estaba finalizada, poco antes de ser presentada. Lo más preocupante del caso es que VICE News ha consultado al presidente de la Asociación y este ha asegurado que nadie le consultó nada.

Por qué abandoné el Islam y cómo ahora ayudo a otros a hacer lo mismo. Leer más aquí.

El Consejo Británico Musulmán (MCB por sus siglas en inglés), un cuerpo que agrupa bajo su protección a más de 500 organizaciones, mezquitas, fundaciones benéficas y escuelas, ha expresado que le parece preocupante que no haya participado ningún representante de la comunidad musulmana en ningún momento del proceso "especialmente habida cuenta de que un considerable número de niños que han sido derivados a los equipos de Prevent [un cuerpo formado por policías y funcionarios locales] desde las escuelas, serían musulmanes. "Si lo que se deseaba era frenar la radicalización lo fundamental hubiese sido comprometer e incluir a todas las comunidades con la causa", ha expresado el portavoz de MCB.

Por su parte el doctor Rizwaan Sabir, profesor de la Universidad John Moores, en Liverpool y docente especialista en antiterrorismo e insurgencia, ha opinado que la parece que la consulta sobre la página web se haya hecho en una "habitación de eco".

Publicidad

"Las organizaciones consultadas parecen abrumadoramente comprometidas con las instituciones del gobierno, con las organizaciones benéficas y con las organizaciones sin ánimo de lucro que han aceptado los términos en que el gobierno ha definido su noción de 'radicalización' y de 'extremismo'. Estas estarían ahora volcadas en mejorar el sistema educacional contemplado por el plan Prevent, especialmente en las escuelas", ha comentado.

La falta de discusión con familia alguna que haya pasado por el trago de ver a alguno de sus miembros viajar a Irak o a Siria "constituye una negligencia suficiente como para plantearse el valor de la iniciativa en su totalidad", ha añadido.

El plan Prevent fue impulsado por el gobierno después de los atentados suicidas en los transportes de Londres perpetrados en julio de 2005, en los que perdieron la vida 52 personas. La intención del plan no era otra que disuadir a los ciudadanos británicos de caer en las garras del terrorismo, tanto en Reino Unido como en el extranjero. La campaña ha sido abiertamente criticada desde su concepción.

Se la ha tachado de contraproducente, discriminatoria y de ineficaz — una opinión que cobra todavía más fuerza a medida que trascienden los casos en que la policía ha decidido intervenir y entrevistarse con los presuntos niños en riesgo. Hasta la fecha hay constancia de intervenciones de lo más grotescas, como una en la que se habría interrogado a niños por llevar a la escuela parches que con la inscripción "Palestina Libre", o por interrogar a un pequeño que dijo que vivía en una casa adosada ("terraced house" en inglés), y de quién se creyó que afirmaba vivir en una casa terrorista ("terrorist house").

Musulmanes homosexuales descubren un auténtico santuario en una mezquita de Sudáfrica. Leer más aquí.

Según contempla la ley, las escuelas tienen la obligación "de prevenir a sus alumnos de ser abducidos por las insaciables células de terrorismo" — una obligación también conocida como la obligación Prevent. Por su parte, la web "Educación contra el odio" incluye una serie de recomendaciones para los maestros y los directores de las escuelas, cuya observación debería de ayudar a cumplir con el deber Prevent.

Cientos de académicos, activistas y de representantes de los sindicatos del profesorado y del alumnado del Reino Unido, escribieron una carta abierta al gobierno británico el año pasado en la que advertían que el plan Prevent, más que prevenir nada era un foco de difusión de actitudes islamofóbicas y que su contenido caería como un jarro de agua fría entre quienes abogan por la libertad de expresión y la disidencia política. "Prevent subraya una división del mundo errática e inadecuada, una división articulada en torno al 'nosotros' y al 'ellos'. Es un programa que divide a las comunidades y que demuestra una peligrosa falta de confianza en los musulmanes… Es una herramienta que cuestiona nuestra seguridad, que nos hace más vulnerables", escribieron.

Publicidad

El mes pasado el Sindicato Nacional de Maestros (NUT en sus siglas inglesas) — otra organización calamitosamente excluida del listado de organismos consultados por elaborar la web "Educación contra el odio" — hizo un llamamiento para que el plan Prevent fuera derogado en todos los colegios, y advirtió que su mera existencia no solo imposibilitaba que existiese un debate abierto, sino que creaba "sospecha y confusión". Por su parte, el analista independiente del gobierno que se dedica a evaluar las leyes terroristas, David Anderson, también ha hecho un llamamiento recientemente en el que apela a revisar el plan, habida cuenta de su "falta de transparencia… y por instigar la rumorología y la desconfianza, además de propagar los prejuicios raciales".

La investigación conducida por VICE News demuestra que el departamento de Educación consultó a varias organizaciones religiosas sobre el contenido de su futura página web — un listado que incluye a la Iglesia de Inglaterra, y al Servicio de Educación Nacional, que representa a alrededor de 2.000 escuelas y academias en Inglaterra en materia de políticas de educación nacional —; sin embargo en los documentos que se ha facilitado a VICE News no hay rastro alguno de una miserable consulta a ningún representante de la comunidad musulmana del Reino Unido.

Lo más cerca que ha estado el departamento de Educación de consultar a la comunidad musulmana sobre el contenido de su campaña contra la radicalización, según se deduce de la respuesta de la FOI, habría sido la consulta que le hizo a una organización interconfesional — la Fundación Interconfesional Maimonides, una organización que se jacta de promover el diálogo entre las mayores religiones del planeta.

Publicidad

El listado no contiene a "una sola organización que tenga nada que ver con la comunidad musulmana", cuenta Tansnime Akunjee, abogado de las familias de las tres niñas de la Bethnal Green Academy que terminaron escapando rumbo a Siria para unirse a la lucha radical yihadista. Akunjee también ha subrayado que ninguno de sus clientes ha sido consultado por el departamento de educación.

"A pesar de que las familias de las cuatro niñas implicadas han buscado el apoyo y el consejo de la mezquita del este de Londres, nuestro gobierno ha preferido, una vez más, consultar a cuantas organizaciones le ha apetecido y se ha vuelto a olvidar de aquellos que tienen un conocimiento relevante, creíble y actual del problema", sentencia.

Hablamos con las mujeres predicadoras de Marruecos que luchan contra Estado Islámico. Leer más aquí.

La secretaria del organismo que se dedica a supervisar el comportamiento del departamento de Educación, la congresista británica Lucy Powell, ha señalado a VICE News que no incluir a ninguna organización musulmana en su lista de consultas es un error garrafal por parte de Morgan.

"En lugar de abordar el asunto con fortaleza y tomar medidas que puedan devolver a las comunidades y a los vecinos la esperanza de poder atajar el problema, su departamento ha sido incapaz de consultar a una sola organización musulmana", comenta. "Cuando se trata de iniciativas como esta es fundamental que las comunidades afectadas se sientan apoyadas y vigorizadas, que se sientan capaces de contener la radicalización".

Publicidad

Otros que también habrían sido consultados por el departamento de Educación sobre el contenido de la web han sido los grupos focales de maestros y profesores, una red de coordinadores locales del plan Prevent, y también el grupo antiterrorista del departamento de Educación, que según la respuesta que ha facilitado la FOI "suministra consejo, experiencia e inteligencia", para asegurarse de la eficacia de las políticas y las comunicaciones.

En respuesta a las revelaciones descubiertas por VICE News sobre la sonada negligencia del departamento de Educación, un portavoz del organismo del ejecutivo ha reivindicado que a algunos representantes musulmanes sí se les habría mostrado el diseño final de la página web, antes de que esta fuera colgada online. Según el mismo portavoz, entre tales organizaciones estaría la Asociación de Escuelas Musulmanas (AMSUK en sus siglas inglesas). "Un número significativo de individuos, organizaciones y colectivos que representan a una amplia variedad de confesiones religiosas y de creencias fueron consultados antes de que la página web fuera lanzada. Entre tales colectivos se contarían directores de colegios que representan a las escuelas de religión musulmana y representantes de la AMSUK, ante quienes llevamos a cabo una pequeña demostración", ha señalado.

Sin embargo, las pesquisas de VICE News demuestran lo contrario. Cuando nuestro equipo se ha dirigido al presidente de la AMSUK — que no aparece en listado de los organismos consultados por el departamento de Educación — este nos ha asegurado que jamás se produjo diálogo alguno. La organización nunca fue contactada por ningún emisario del departamento, ni se le hizo ninguna consulta sobre la página web, comenta Ashfaque Chowdhury, más allá de recibir una invitación para el lanzamiento de Educación Contra Odio.

Publicidad

Según las revelaciones que la FOI ha puesto en disposición de VICE News, actualmente el presupuesto de la campaña Educación contra Odio rebasa los 155.000 euros, de los cuales alrededor más 25.000 se habrían invertido en su desarrollo y más de 65.000 en su promoción.

El día antes de que se lanzara la web Educación contra el Odio, el primer ministro de Reino Unido, David Cameron, anunció que destinaría un fondo de más de 35 millones de euros para que las mujeres musulmanas aprendan inglés. Cameron apareció hace unos días tras los micrófonos del programa de radio de la BBC 4, Today. El líder conservador señaló entonces, con su proverbial precariedad retórica, que "si uno no es capaz de hablar en inglés, entonces no será capaz de integrarse. Y en ese caso, puede que le resulte todo un desafío entender qué es lo que es su identidad. Y entonces, cuando no sepa lo que es su identidad, es posible que se sienta más vulnerable a seguir el mensaje extremista de Daesh (acrónimo árabe para Estado Islámico)".

Akunjee, el abogado que representa a las familias de la niñas que se fueron de Londres para sumarse a Estado Islámico, comenta que: "debe subrayarse igualmente que la página web solo está disponible en lengua inglesa. Algo que parece ir directamente en contra del espíritu expresado por David Cameron, quién opinó abiertamente que el factor más determinante para explicar el porqué de la fuga de jóvenes británicas a Siria e Irak para unirse a ISIS, es que hay un 22 por ciento de mujeres musulmanas que no hablan inglés".

"Parece evidente que el gobierno considera que el contenido de la página web no tiene ningún valor para el 22 por ciento de mujeres musulmanas al que se refería el líder conservador. Después de haberle echado un vistazo a la web yo mismo, me atrevería a decir que su contenido será de muy poquita ayuda para el 100 por cien de la gente de todas partes que la consulte".

Sigue a Jenna Corderoy y Ben Bryant en Twitter: @jennacorderoy @benbryant

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs