americas

La comunidad LGTB asiste a cursos de tiro en EEUU después de la masacre de Orlando

Pink Pistols, un grupo gay pro armas, creció de 1.500 miembros a más de 7.000, una semana después del ataque al bar Pulse. Mientras que algunos aseguran que necesitan pistolas para su protección, otros afirman que sólo se generará mayor violencia.
25.7.16
Imagen por Jim Urquhart/Reuters

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

En una parte del bosque que está a unos 144 kilómetros al este de Manhattan, Joe Fasanella carga un cuchillo y una pistola atadas al frente de su chaleco a prueba de balas. El es ex policía, marino y ahora instructor de tiro. Está rodeado por un grupo de soldados fuertemente armados, por miembros del equipo de Armas y Tácticas Especiales (SWAT, por sus siglas en inglés), por oficiales de la policía de Nueva York y por un miembro de la comunidad LGBT, Alma Molina, de 27 años de edad, enrolada en el ejército.

Ha pasado más de un mes desde que Omar Mateen abrió fuego en Pulse, un club nocturno de ambiente gay en Orlando, y mató a 49 personas. Al tratarse de armas, la masacre ha encendido dos tipos de opiniones. La primera busca leyes que hagan más difícil a la gente obtener armas, como el rifle tipo AR-15 que utilizó Mateen. La segunda, que aplica al caso de Fasanella, tiene que ver con que las personas LGBT consideren usar un arma como método de protección.

La empresa de Fasanella, llamada Condition Gray, ofrece entrenamientos para policías, miembros del ejército y público en general; y por primera vez, la compañía está dando la bienvenida a la comunidad LGBT. Molina, la primera mujer abiertamente gay que Fasanella ha contratado, dijo que su primer pensamiento después del ataque en Pulse fue que pudo haber sucedido en cualquier lado, incluso Nueva York.

"Pudo haber sucedido en Escualita", dijo refiriéndose a un club lésbico cerca de Times Square, que al igual que Pulse, alguna vez atrajo multitudes latinas.

Reacciones de la comunidad LGTB estadounidense tras la matanza de Orlando. Leer más aquí.

El impulso para promover la portación de armas entre la comunidad LGBT comenzó en los años 2000, cuando se formó el grupo Pink Pistols, cuyo lema es "Elige a alguien de tu calibre", con presencia en 40 ciudades a lo largo de Estados Unidos. El grupo, que organiza sesiones de entrenamiento y alberga foros en línea a favor de que las personas LGBT porten armas, afirma que su número de miembros creció de 1.500 a más de 7.000 una semana después del ataque a Pulse.

Erin Palette, miembro de Pink Pistols, creó un mapa interactivo de los instructores "amigables con los gays". El mapa de Palette conocido como "Operación Espada Ardiente", está marcado con instructores en todo el país. Uno de esos instructores es Fasanella. VICE News acudió a uno de sus cursos en los que se utilizan armas tipo Glock 17. 9 mm, la misma que uso Mateen en Orlando.

La clase dirigida a soldados y oficiales de policía no estaba segura de recibir civiles. Sin embargo, los miembros de la comunidad LGTB son tratados como camaradas. Después de un entrenamiento regular, Fasanella dedicó un ejercicio específicamente diseñado para enseñar a los asistentes cómo eliminar a un tirador durante un ataque masivo. Se formaron parejas de tiro, y practicaron cómo tomar turnos disparando.

"Tienes que ser agresivo", aconsejó Fasanella durante el entrenamiento. "Tienes que darles en la cara y terminar todo".

Aunque Fasanella está a favor de las armas, no cree que la solución a la violencia sea dar armas a toda la comunidad LGBT. Dijo que la propiedad de un arma es "la manera americana; todos tenemos derecho a ella", y enfatizó que lo que quiere es que cualquiera que tenga una, tenga el entrenamiento apropiado.

Asistentes al curso de tiro de Joe Fasanella practican con armas. (Imagen por Ruby Samuels/VICE News)

Por otro lado, está la asociación Gays Contra las Armas (GAG, por sus siglas en inglés), una organización activista que se formó después de los tiroteos de Orlando. El grupo acaparó rápidamente los titulares alrededor del mundo cuando realizó una puesta en escena, en la que 49 personas se colocaron en el suelo simulando ser cadáveres, durante el Desfile del Orgullo en Nueva York.

"Conozco al menos tres personas que perdieron a alguien en Pulse", dijo el cofundador de GAG, Brian Worth. "Esa fue mi llamada para hacer algo. Estaba pensando '¡Vaya!, nos están cazando'".

Worth creció entre cazadores y portadores de armas en su ciudad natal, Dallas, pero afirmó que su cercanía con las armas de fuego sólo ha reforzado su creencia de que regulaciones más estrictas son necesarias. Respecto al rifle semiautomático Sig Sauer MCX que fue usado en Orlando, Worth dijo: "no veo ninguna razón para usar un rifle de asalto para otra cosa que no sea cazar gente. No se usa para cazar animales, y si lo hacen es sólo para inmovilizarlos".

'Tienes que darles en la cara y terminar todo'.

"Más armas en la calle no quiere decir que la gente estará segura", dijo. "Mi respuesta es simple: el guardia de seguridad de Pulse tenía un arma y ahora está muerto. Es todo lo que tengo que decir al respecto".

Fasanella piensa diferente. Señaló que el guarda de seguridad, un policía fuera de servicio, intercambió fuego con Mateen. Minutos después, llegaron los refuerzos a la escena y entraron rápidamente al club, obligando a que Mateen se retirara al baño con los rehenes, donde fue finalmente abatido tres horas después.

"Lo único que impidió que el número de muertos fuera mayor, es el arma del guardia que estaba en el club", dijo Fasanella.

Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsES