Comida

Todo parece indicar que la comida cruda ayuda al rendimiento sexual

El poder de los alimentos sin fuego mejoraría las performances sexuales. Ya hay parejas crudiveganas super felices. ¿Qué hay de cierto en la mejoría de las erecciones con la alimentación raw?
14.3.19
Fotos de los entrevistados

Artículo publicado por VICE Argentina

Un tomate, unas semillas, algún que otro polvo natural, al centro y adentro: mientras la ciencia los mira con prudencia calma, los que andan en esto dicen, comentan y repiquetean que el crudiveganismo devuelve la energía, cambia el humor, otorga más elongación, provee agilidad mental, afina la atención y embellece el cuerpo. Pero una de las bondades que más comúnmente le suman y endilgan a la alimentación raw (y posiblemente sea la que más nos importe a todos) es la de mejorar las performances sexuales: lograr erecciones más firmes, generar fluidos con mejor sabor, obtener más destreza y mucha más elasticidad. Entretanto, sobrevuela una pregunta: ¿qué tendrá de especial comer alimentos crudos y por qué eso podría volvernos mejores amantes sexuales?

Publicidad

Relacionados: ¿Cuántos shawarmas puede soportar un estómago humano en 20 minutos?


La comida raw, o alimentación viva, es una manera de alimentarse manteniendo los compuestos químicos de los alimentos. Se la conoce también como cocina sin fuego y, en rigor, es un estilo de alimentación en el que se conservan al máximo los nutrientes que, cocinados al fuego, ven deteriorados sus cualidades. ¿Qué comen los crudiveganos? Frutas, verduras, frutos secos, semillas y granos germinados. Y parece que esos alimentos mejorarían la actividad sexual. “Por ejemplo, la maca, una raíz peruana, funciona como energizante natural y lo llaman El Viagra de los Cholos. También son buenos el ginseng y los golden berries. Si hacés una limpieza, una especie de ayuno con ananá, vas a sentir grandes cambios”, asegura Máximo Cabrera, gastronómico referente en la cocina raw.

“Si consideramos a la sexualidad plena como un componente muy importante de la salud integral, podemos afirmar que los estilos alimentarios saludables contribuyen a una mejor performance sexual. Lo hacen desde el lugar de la salud, ya que las alimentaciones vegetarianas y veganas adecuadamente planificadas pueden disminuir la obesidad, la diabetes, la hipertensión, el colesterol, las enfermedades cardiovasculares y la cantidad de remedios que se toman para todas ellas”, explica Margarita González, médica clínica y especialista en nutrición con posgrado de nutrición vegetariana en la Universidad de Buenos Aires.

Publicidad

El fin del crudiveganismo es alcalinizar el cuerpo y cada célula eliminando de la dieta todo tipo de alimentos y bebidas que acidifiquen. Por lo tanto, aquí algo importante, los fluidos corporales cambian de sabor. “Hay una dieta basada en la cebolla, que te hace oler a cebolla. Eso puede ser traspolable a todos los fluidos. Si vos comés frutas, papaya, ananá y pepino durante 4 o 5 días, claramente eso va a afectar en tus fluidos”, aclara Máximo Cabrera. Es esta, entonces, una cuestión biológica. Así las cosas, con respecto a la alimentación viva, cruda y sin fuegos, Cabrera advierte que “cambia toda tu performance cuando comés raw. No es una alimentación para sostener toda la vida: puede durar meses o un par de años, pero es importante tener una buena nutrición”.

Hay parejas que se pasaron a este tipo de alimentación y ya están viviendo las “bondades” de sus consecuencias y devenires (sexuales). “Nosotros elegimos hacer el cambio del vegetarianismo y el veganismo ocasional hacia el crudiveganismo por cuestiones de salud principalmente. Y con el pasar de las semanas nuestra energía, en términos generales, se acrecentó muchísimo y ahí nos dimos cuenta de que la energía sexual también”, cuentan Angie Monasterio (de 34 años) y Nicolás Massia (de 26), pareja vegetariana que comparte tips y recetas del palo en @lavidaenraw, su Instagram. “Habrá sido en cuestión de uno o dos meses. Todo pasó muy rápido”, entusiasman la encendida parejita.

Publicidad
1552485677916-Angie

Angie

Según Carlos Andrade, urólogo y médico de planta del Hospital Central de San Isidro y médico asociado del Hospital Italiano, “no hay ningún estudio científico que avale que la comida cruda mejora las erecciones”. ¡Ouch! No obstante, sigue: “Lo que sí está comprobado es que para pacientes obesos (con perímetro abdominal grande o diabéticos tipo 2) han bajado haciendo dietas controladas, altas en proteínas, bajas en grasas, ricas en verduras, demostraron que obviamente mejoraron su estado pro inflamatorio y, por ende, les mejoraron sus erecciones”.

Hay estudios que apuntan a que los pacientes que consumen más de dos veces verduras por día tienden a mejorar la función sexual con respecto a la erección. “El hecho de que el tipo coma algo crudo no quiere decir que por eso mejoró. Por ahí el paciente se siente bien, baja de peso, empieza a sentirse más liviano y eso le mejora la calidad de vida. Por ende, su estado emocional y su función sexual. Por el hecho de comer comida raw no quiere decir que eso esté comprobado científicamente que de mejores erecciones”, revuelve Andrade, el hombre de la ciencia, el disidente.


Relacionados: "Porque la comida es para los judíos la continuación de una memoria", hicimos el mejor recorrido de Buenos Aires


A la sazón, así como el urólogo Andrade no asegura una ligazón directa entre la alimentación crudivegana y las performances sexuales, la experta en nutrición vegetariana, Margarita González, aboga en la misma vía ya que “en la actualidad, no tenemos estudios científicos válidos que confirmen el efecto beneficioso de determinados alimentos sobre el rendimiento sexual, entendiéndose como tal el grado de satisfacción de una persona con su sexualidad. El concepto de performance sexual es influido por el bienestar corporal y también por costumbres culturales, interpretaciones personales, características de las relaciones de pareja y cambios del entorno y de la priorización según la edad”.

Publicidad
1552485790249-Lucas

Lucas

En el caso de Angie y Nicolás, la joven pareja que cambió su alimentación, sostienen que el sexo, con este estilo de vida, suele ser de muchísima mejor calidad. Aunque, aclaran: “Por supuesto que todo va a depender del grado de toxicidad de la persona y en base a eso el tiempo que tarde en limpiar el organismo y sobre todo las glándulas adrenales que son las que se ocupan de darnos energía y las culpables de la fatiga crónica que sufre la mayoría debido a que dichas glándulas están atrofiadas en su funcionamiento por la cantidad de toxinas y conservantes y sintéticos que se ingieren en una dieta estándar. Lo primero que se puede percibir con este cambio de alimentación es el aumento de energía vital que uno tiene. Eso por supuesto se traslada al sexo”. Oh, sí.


Relacionados: Cerveza artesanal: ¿Moda pasajera o costumbre que se queda?


También hay historias en las que la alimentación raw les cambió su vida entera. Tal es el caso de Roberto De La Fuente Reyes (@rawspecialist, en Instagram), un naturopata de 44 años, que asesora a personas a hacer planes de transición para mejorar sus dietas. En un momento, Roberto sufrió un derrame cerebral muy complicado y tuvo que tomar unas pastillas anticonvulsivas por cuatro años. Con aquellos fármacos, su lívido sexual se le fue al piso: “Las pastillas deterioraron mi tiroides y además mi lívido empezó a decaer mucho”, asoma. “Me di cuenta de la mejora sexual seis meses después del comienzo de esta nueva dieta, cuando todo comenzó a mejorar notablemente”. Hoy en día, asegura, sus erecciones son más fuertes que antes y, felizmente, su tiroides está controlada.

Publicidad
1552485271733-roberto-de-la-fuente

Roberto De La Fuente

Esos cambios en las vibraciones del cuerpo también resuenan en nuevas búsquedas y horizontes. Como, por ejemplo, el caso de Lucas, un músico de 25 años quien se vinculó al crudiveganismo hace seis meses y que, prácticamente enseguida, comenzó a tener un viaje más introspectivo y espiritual. “Noté que lo que dejaba de tener no era deseo sexual sino ese instinto más carnal y agresivo”, apura. Esta alimentación, a la sazón, le desplazó su espíritu animal pero le hizo ganar en fluidez, mesura y comodidad. “Sentí muchísima más vitalidad en el acto sexual y logré erecciones sin ningún problema”, desliza.

Hace 10 meses que Lucía Delgado Marín es crudivegana. Lucía tiene 39, trabaja en recursos humanos y a los tres meses de dieta ya se rescató que su vida sexual estaba cambiando, mejorando, que se estaba divirtiendo más. “Al mejorar el rendimiento físico, también mejoró la salud sexual, tengo más flexibilidad y más duración”, se sincera. “Antes me cansaba y me acalambraba, ahora no: desde ese lado mejoró mi salud sexual y tengo la lívido equilibrada”. Comenta Lucía que anda con más energía, con más aire y con un buen ritmo cardíaco. Y que, de pronto, aquello le dio confianza en sí misma: “Eso hace que el sexo se disfrute más y los cambios son sumamente notable”.

1552485346685-Lucia-Delgado-Marin

Lucía Delgado Marín

Cabrera, quien hace más de 20 años cambió sus hábitos alimenticios, se encuentra exultante con respecto a la alimentación cruda: “En general, te mejora la vida. Sobre todo si lo haces por períodos de limpieza, es una de las mejores conductas alimentarias que hay. Es muy energizante, desintoxica y claramente eso cambia tu química y, junto con eso, tu rendimiento físico, mental y alguna manera emocional también”. Básicamente hacía falta parar un poco de masticar y deglutir sin plantearse qué es lo que efectivamente estábamos comiendo, qué efecto tiene esa comida en nuestro organismo e, incluso, cuál es el impacto en el ecosistema y en la ecología. Hacía falta limpiar un poco: por eso, digamos, el raw food se transformó en esa tendencia. Una tendencia que sube y se expande como músculos tensos de las zonas genitales.

“Veníamos de una alimentación con un exceso de los industrializados. Haber dejado la alimentación a la industria fue un gran desacierto. Y volver a productos simples, así como están, comés la energía condensada”, continúa Cabrera. Entonces, ¿y el sexo? Bueno, ahí vamos, eso lo responden Angie y Nicolás, que la viven en carne propia y dejan en claro que tienen muy buenas performances: “La alimentación cruda y consciente definitivamente mejoró muchísimo nuestro vínculo y, obvio, también, nuestra calidad sexual como pareja”. Probar para creer.

Sigue a Hernán en Twitter