Publicidad
Drogas

28 niños rubios hasta arriba de LSD: la historia de la secta más famosa de Australia

Los niños iban completamente conjuntados, con el pelo teñido de rubio y cortado de la misma forma; un truco útil para convencerles de que eran todos hermanos.

por Maddison Connaughton; traducido por Mario Abad
13 Agosto 2019, 3:30am

En 1961, Anne Hamilton-Byrne, profesora de yoga, se presentó sin previo aviso en casa del doctor Raynor Johnson, prestigioso psicólogo del Queens College de Melbourne. Ninguno de los dos se conocía de antes, pero en el tiempo que tardaron en tomarse un té, Anne logró convencer a Raynor de que poseía la capacidad de predecir el futuro. Durante las siguientes tres décadas, la mujer persuadió a muchas otras personas de la misma forma y llegó a crear una secta religiosa cuyos miembros la consideraban la reencarnación femenina de Jesús.

La secta, que según algunos llegó a reunir a 500 personas, pasó luego a llamarse La Familia y constituye el tema principal del libro homónimo escrito por la cineasta Rosie Jones y el periodista Chris Johnston. Ambos siguieron la historia durante años, Rosie por el documental que estaba dirigiendo, The Family, y Chris por sus investigaciones para la revista The Age, con las que intentaba averiguar la fortuna que Anne llegó a acumular aprovechándose de sus seguidores. Hoy, a los 96 años y sin haber sido enjuiciada por sus presuntos delitos, Anne vive en una residencia de ancianos, si bien la demencia le impide responder a la incógnita que se cierne sobre esta historia con más insistencia que cualquier otra: ¿por qué? ¿Por qué fue tan cruel con esas personas que prácticamente la adoraban? ¿Por qué secuestró al menos a 28 niños, les dio LSD y los crió como si fueran suyos?

En el documental de Rosie, algunos de estos niños hablan abiertamente sobre los abusos sufridos. La mayoría de ellos habían sido adoptados con documentos falsos, robados de hospitales poco después de nacer; se estima que una cuarta parte de los miembros de la familia eran enfermeros o empleados en el sector médico-hospitalario. Al igual que ellos, otros miembros de la secta habían tenido una profesión antes de conocer a Anne: había abogados, médicos y políticos, todos ellos presentados a la familia por Raynor Johnson. Otros habían sido reclutados en Newhaven, una clínica psiquiátrica de Kew propiedad de una integrante de la secta, Marion Villimek. Por indicaciones de Anne, muchos le habían entregado dinero, propiedades y familia, incluidos los niños que la mujer había criado como suyos.

1487556441383-img-170202032418
Los niños de la Familia. Foto cedida por Big Stories Co.

Aislados del mundo exterior, los niños de la Familia crecieron bajo la estricta supervisión de otras integrantes de la secta, a las que llamaban “las tías”, y a menudo eran golpeados o castigados sin comer durante días. Cuando estaba en el extranjero, Anne solía llamar a casa para escuchar las lecciones de vida que las tías daban a los niños. La manipulación psicológica fue especialmente fuerte. Una de las fotos más famosas del caso muestra a los niños vestidos con ropa conjuntada y el pelo teñido de rubio y cortado de la misma forma, un truco útil para convencerlos de que eran todos hermanos. Hoy adultos, los supervivientes cuentan que les inculcaron los principios de la Familia, cuando tenían unos 14 años, mediante sesiones en las que los encerraban en una habitación a oscuras durante días y los obligaban a tomar grandes dosis de LSD.

El uso de LSD era, precisamente, uno de los elementos distintivos de esta secta, además de un sistema de creencias basado en la filosofía new age, los vínculos con figuras influyentes de Melbourne, los rumores (desmentidos) de que Julian Assange era un acólito y el hecho de que estuviera liderada por una mujer. Pero al leer el libro y ver el documental, la imagen que viene a la mente es la de un sufrimiento inmenso y atroz. Los “hijos” de Anne Hamilton todavía llevan las cicatrices de ese pasado e intentan reconstruir su historia, buscando a sus padres biológicos y luchando contra las familias que les impusieron.

The Family está publicado por Scribe Publishing. Puedes encontrar más información sobre el documental del mismo nombre aquí .

Sigue a Maddison en Twitter.

Este artículo se publicó originalmente en VICE IT.