Sexo

Cómo practicar sexo en público sin que te pillen

El exhibicionismo es un fetiche común. Por si eres de las personas que quiere practicar sexo en público, es importante que tengas en cuenta que habrá gente que no quiera verlo.
Stocksy_txp4483684e34C200_Small_2129995
Photo by Viktor Solomin via Stocksy.

Todos tenemos fetiches extraños y maravillosos. Mientras sean entre adultos y consentidos, no hay nada de qué avergonzarse. Pero hay algunos fetiches sexuales que suponen retos logísticos mayores que otros. Por ejemplo, el exhibicionismo.

Hay gente para la que la emoción de que les vean o de saber que alguien puede pillarles en cualquier momento supone un extra de excitación para el sexo. Pero practicar sexo en público plantea unos cuantos de problemas bastante sustanciales. Primero, dependiendo de dónde vivas, casi seguro que es ilegal, como en España, donde el delito de exhibicionismo puede castigarse con una pena de prisión de entre seis meses y un año.

Publicidad

MIRA:


Segundo, incluso si la policía no te pilla, es posible que un espectador te grabe sin tu permiso y lo suba a las redes sociales, condenándote a toda una vida de mala reputación que puede hacer incluso que te despidan. Por último, entran en juego los problemas de consideración: hacer que gente, involuntariamente, sea testigo de tu actividad sexual va en contra de la norma que dice que todo el mundo debe sentirse bien y estar de acuerdo con lo que está pasando.

Practicar sexo en público, lo que se conoce como exhibicionismo, no es un fetiche tan extraño, pero es más difícil de llevar a la práctica de forma ética que otros. Ser descubierto no solo puede afectar negativamente a tu vida, a tu carrera y a tus antecedentes, sino que también puede resultar traumático para los que te pillen in fraganti. Entonces, ¿cómo satisfacer tus gustos sexuales fuera del dormitorio de forma segura (y excitante)? Vamos a… echar un vistazo.

Pero, a ver, ¿qué es el exhibicionismo?

“A menudo se relaciona el exhibicionismo con abrirse la gabardina y no llevar nada o con mandar fotos íntimas que no te han pedido”, explica el doctor Aoife Drury, terapeuta psicosexual y de parejas. “Por eso tiene mala reputación. Pero el exhibicionismo también engloba a aquellos que disfrutan practicando sexo en público, compartiendo imágenes íntimas de forma consensuada con adultos o yendo a playas nudistas. Es un término bastante amplio”.

Es importante que no te avergüences de tus deseos. “El exhibicionismo en sí mismo no tiene nada inmoral”, confirma la psicóloga Lori Beth Bisbey. “Solo sería inmoral si lo practicaras delante de gente que no ha dado su consentimiento, como por ejemplo, delante de familias, niños o público general”. Sin embargo, si practicas sexo en un lugar apropiado, como un club sexual, “no hay problema”, dice la doctora Bisbey.

Publicidad

¿Cómo puedo practicar el exhibicionismo de forma responsable?

“Aunque el exhibicionismo puede percibirse como algo controvertido, al igual que con la mayoría de los fetiches, se puede expresar de forma sana o insana”, dice Drury, “Puedes integrar esta parafilia en tu vida sexual de forma saludable en condiciones seguras y consensuadas”. La doctora pone de relieve lo importante que es desconectar de cualquier resquicio de sentimiento de vergüenza sobre estar desnudo en público para poder disfrutar cien por cien del exhibicionismo. “De niños nos enseñan que mostrar piel de más está mal y a la mayoría nos dicen que nos tapemos”, explica. “Si juntamos esto con la mala educación sexual y los estigmas, los que tienen un fetiche pueden sentir vergüenza, especialmente si es uno tan amplio y mal entendido como el exhibicionismo”.

Entonces, ¿cuál es la mejor manera de practicar el exhibicionismo de forma responsable? Los clubes sexuales son la opción más obvia. “Primero comprueba el club con cuidado”, aconseja Bisbey. Recomienda ir a verlo antes para asegurarse de que es un sitio respetable. Si te convence y quieres darle una oportunidad, deja claros tus límites. “¿Quieres conocer a alguien nuevo y acostarte con él allí?”, pregunta. “Si es así, deja claro que buscas sexo seguro y qué estás dispuesto a hacer y qué no”. Tómate tu tiempo, especialmente si has ido allí solo, sin tu pareja o un amigo. “Ver a otros la primera vez que vas a un club es una buena forma de sentirte más cómodo. O puedes ir una noche entresemana, que está más tranquilo”.

Publicidad

¿Cómo puedo practicar sexo en público de forma segura?

Si los clubes sexuales no van contigo, piensa con cuidado dónde vas a practicar sexo. “No lo hagas en un sitio público donde puedan verte niños o familias, porque lo más seguro es que te detengan”, explica Bisbey. Si te apetece ponerte cariñoso en un restaurante o en un bar, ten un plan de fuga: una ventana por la que puedas escapar o una puerta trasera por la que puedas salir si los empleados empiezan a llamar a la puerta. Ten en cuenta tu entorno: no saber qué pasa a tu alrededor ni es buena idea ni es seguro.

Si quieres practicar sexo en plena naturaleza, ¡cuidado! “Si estás en el bosque, ten cuidado con las plantas urticantes o venenosas y con no quemarte o congelarte”, apunta Bisbey. Por último: si te apetece practicar sexo en la oficina, no lo hagas. “No te acuestes con nadie en el trabajo a no ser que estés dispuesto a que te despidan”.

Lo que nunca hay que olvidar es que, aunque tú quieras asumir riesgos, eso no quiere decir que tengas que arriesgar el bienestar de la gente que pueda cruzarse contigo.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.