Actualidad

Los estándares de belleza de Victoria's Secret no evolucionan

En los últimos años, Victoria's Secret ha sido criticada por defender estándares de belleza anticuados. ¿Cuánto tiempo tiene que pasar para que cambien?
20.11.18
Modelos de Victoria's Secret en el escenario durante el desfile de modas
Foto de Timur Emek/FilmMagic

Artículo publicado originalmente por Broadly Estados Unidos.

Apenas una semana después de la grabación del desfile de modas de Victoria's Secret en 2018, el director ejecutivo Jan Singer renunció a su papel en L Brands Inc., la empresa matriz de Victoria's Secret, informa el Wall Street Journal.

Singer se unió al minorista en 2016 de Spanx para supervisar su división de lencería y trató de cambiar la imagen de la marca para atraer a clientes más jóvenes a través de nuevos productos, como ropa y lencería. Según el Journal, la renuncia de Singer es resultado de la disminución de las ventas de la compañía. Mientras que Victoria's Secret está clasificada como una de las marcas favoritas entre las mujeres millenial, la tienda de lencería ha estado teniendo problemas para vender incluso productos con descuento.

Publicidad

Fundada en 1977 por Roy Raymond en Palo Alto, California, la compañía comenzó inicialmente con 80,000 dólares en préstamos y el sueño de crear lencería victoriana inspirada en el boudoir. Raymond comenzó el negocio en un momento en que las opciones de tiendas por departamento para ropa de dormir y ropa interior eran principalmente modestas, conservadoras y carecían de sensualidad.

Victoria's Secret rápidamente tuvo éxito al ofrecer una línea atractiva que finalmente fue comprada por Leslie Wexler, propietaria de The Limited, por 1 millón de dólares en 1982. Casi cuatro décadas más tarde, después de haber atravesado por períodos de ventas altas y bajas, la compañía, que literalmente trató de definir la conveniencia en el pasado, ahora está siendo desafiada por consumidores más jóvenes para evolucionar en un mercado cada vez más consciente de la diversidad.

A medida que la industria de la moda avanza hacia una mejor inclusión y representación de las tallas femeninas, los espectáculos de pasarela y la marca en general de Victoria's Secret han sido fuertemente criticados por su falta de diversidad corporal en sus modelos. Actualmente, la marca vende prendas de talla XL y en sostenes su última talla es 40DDD; la marca de Rihanna "Savage x Fenty", por ejemplo, llega hasta la talla 44DD.

Marcas como Savage x Fenty, ThirdLove, Aerie y Chromat (que en particular tiene a Beyoncé como cliente) se han convertido en competidores de ropa íntima, con una diversa gama de tallas y modelos que varían en género y tipo de cuerpo. En septiembre del año pasado, Rihanna fue elogiada por tener un desfile de lencería que incluyó modelos trans, de talla grande e incluso embarazadas, algo que Victoria's Secret nunca ha hecho.

Publicidad

A pesar del cambio en la industria, Victoria's Secret ha mantenido su marca que promueve a las mujeres delgadas, de pelo largo, de género cis y con características europeas. Esta mirada de marketing se confirmó la semana pasada luego de los controvertidos comentarios del jefe de marketing de L Brands, Ed Razek, en una entrevista de la revista Vogue. Razek defendió la decisión de la marca de no incluir modelos de talla grande o transgénero, lo que provocó críticas de la comunidad LGBTQ y estrellas de talla grande.

“¿Pensamos en la diversidad? Sí. ¿La marca piensa en la diversidad? Sí. ¿Ofrecemos tallas más grandes? Sí”, le dijo el ejecutivo a Vogue.

En la entrevista, Razek se refirió a las mujeres transgénero como "transexuales", un adjetivo desactualizado y despectivo para describir a una persona trans: "¿Debería tener transexuales en el show? No. No, no creo que debamos. ¿Bueno, por qué no? Porque el show es una fantasía. Es un especial de entretenimiento de 42 minutos". Razek se disculpó más tarde por sus comentarios "insensibles "en Twitter, y dijo: "Para estar claros, por supuesto que tendríamos una modelo transgénero en el show".

Ya sea que se trate de diversidad o estilo, como señala Forbes como una posible razón para el declive de las ventas, Victoria's Secret está perdiendo su brillo. La compañía sigue siendo la marca número uno de lencería en los EE. UU., Pero la participación de Victoria's Secret en el mercado se redujo a 28,8 por ciento en los últimos cinco años hasta 2017, en comparación con la ganancia de 0,4 por ciento, a 2,3 por ciento, que Aerie publicó en el mismo periodo, según Euromonitor.

No hay duda de que la definición de belleza ha evolucionado desde el apogeo de Victoria's Secret. Y con la demanda de una marca sexy, pero inclusiva, en un nivel alto, uno tiene que preguntarse si Victoria's Secret continuará en la misma dirección en la que aparentemente está o va a atraer a los consumidores que exigen mucho más.