Actualidad

Este tipo escapó de la cárcel para ir por botana y alcohol

Los guardias atraparon al recluso metiéndose a escondidas con Fritos, whisky y una fiesta casera.
29.1.18
Fotos vía el departamento de policía de Jefferson County

La comida de la cárcel es horrible. Una vez, un recluso describió las albóndigas como una especie de "marmota atravesada por una trituradora", y la cafetería no parece mejorar, ni siquiera en los días festivos como Acción de Gracias. Los presos se tienen que poner muy creativos en el economato o empezar una red de contrabando de verduras si quieren comer algo que se le parezca a lo gourmet. Esta semana, al parecer un recluso estaba tan harto de la falta de comida decente que decidió escaparse nada más para comer algo.

Según el Dallas Morning News, el recluso Joshua Hansen, salió sin problema de una penitenciaría de Beaumont, Texas, sólo para que lo arrestaran al tratar de meterse a escondidas a su celda con un montón de botana.


Relacionados: "Maté estando ebrio": testimonios desde una cárcel de máxima seguridad


Según los informes, Hansen realizó su gran escape el miércoles en la noche, escabulléndose por la parte de atrás de la cárcel y se fue hacia unas tierras de cultivo cercanas. Pero al parecer a Hansen no le interesaba ser libre. Él sólo quería una comida casera.

Las autoridades arrestaron a Hansen cuando intentaba meterse a escondidas a su celda cubriéndose con una maleta de gimnasio. Cuando lo revisaron, encontraron dulces, papas fritas, cigarros, botellas de whisky y brandy, y "una gran cantidad de comida casera", según la Oficina del Sheriff del Condado de Jefferson.

Según el Beaumont Enterprise, los agentes policiales ya estaban enterados de que los reclusos en libertad condicional para trabajar muchas veces se escapan para comer botana y otros productos de contrabando. El departamento de policía y un equipo de agentes de Estados Unidos iniciaron una operación de vigilancia el miércoles por la noche, primero vieron que un vehículo dejó caer la maleta llena de golosinas en una propiedad privada cercana, y luego atraparon a Hansen mientras salía para recogerlo.

No está claro quién dejó ahí la maleta ni quién cocinó el pollo rostizado, pero actualmente se está llevando a cabo una investigación, dice el departamento de policía.


Relacionados: Las ventajas de ser un reo adinerado en una cárcel mexicana


Mientras tanto, Hansen ya volvió a estar bajo custodia y se le acusa de fuga y posesión de mariguana, probablemente se sigue lamentando no haberse comido esa bolsa de Fritos cuando tuvo la oportunidad.