guerras y conflictos

Filipinas lucha por saber a cuántos civiles ha matado el Estado Islámico en los últimos días

El conflicto conocido como "La batalla de Marawi", en el sur del país asiático, ha llegado a su día 36 y las autoridades aún no conocen el verdadero saldo de fallecidos. Se estima que 246.000 personas han huido de la zona por miedo a morir.
Imagen por Francis Malasig/EPA
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

En Filipinas, el gobierno del presidente Rodrigo Duterte tiene una certeza y una duda: la primera, que un gran número de sus ciudadanos han sido asesinados por militantes de Estado Islámico; la segunda, que no saben a cuánto asciende realmente la cifra de muertos.

Este miércoles, la agencia de noticias Reuters publicó que militares filipinos reconocieron que la invasión de yihadistas en la ciudad de Marawi, al sur del país, ha dejado, al menos, 27 muertos en las últimas cinco semanas. Y que no han podido tomar control del área, por lo que las víctimas podrían seguir acumulándose con el paso de los días.

Publicidad

El Estado Islámico reivindica el atentado terrorista en un complejo turístico en Filipinas. Leer más aquí.

"El número que tenemos ahora es de 27 muertos. Pero puede crecer significativamente una vez que podamos validar toda la información", señaló a Reuters el vocero de la milicia filipina, Restituto Padilla, quien dijo que los habitantes que pudieron escapar del fuego han dicho que hay un "alto número" de ejecuciones.

Entre las "atrocidades" que los simpatizantes del Estado Islámico cometerían contra los filipinos —además de torturarlos y matarlos— están la de forzarlos a tomar las armas y unirse al grupo terrorista o usar a las mujeres como esclavas sexuales.

Empleados del gobierno filipino preparan ataúdes para un funeral masivo en honor a las víctimas de la ciudad de Marawi. (Imagen por Merlyn Manos/EPA)

En la región, a este conflicto se le ha llamado "La batalla de Marawi", la cual ha llegado este miércoles a su día 36 de intensas balaceras y explosiones en el corazón de la ciudad, la única urbe densamente habitada por musulmanes en un país de mayoría cristiana.

Según la versión oficial, la batalla inició cuando el ejército y la policía sitiaron la ciudad para capturar a Isnilon Totoni, líder yihadista y de gran peso en la estructura del Estado Islámico. El operativo desató una batalla campal que aún no concluye entre fuerzas del orden y guerreros extremistas.

Desde entonces, el polémico presidente Rodrigo Duterte declaró la ley marcial en la ciudad y ha insistido en que su gobierno está preparado para llevar una "larga lucha armada" para "aplastar" al Estado Islámico y recuperar Marawi; sin embargo, los sobrevivientes de la batalla han dicho que el ejército es tan violento con los pobladores como los extremistas.

Así protege Duterte a militares filipinos: 'si violan a tres mujeres, diré que lo hice yo'. Leer más aquí.

Las estimaciones del gobierno calculan que unas 246.000 personas han sido desplazadas por el conflicto armado y que 71 policías y soldados han muerto en combate, así como 299 militantes de Estado Islámico.

Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsEs