Publicidad
Porno

El basurero español que se ha hecho famoso dibujando porno

Pavel recoge la basura de Madrid por las mañanas y crea arte erótico por las tardes.

por Alba Carreres
25 Octubre 2018, 4:00am

Todas las imágenes cortesía de Pavel

En España, los K de Insta no te dan de comer si eres artista. Muchos son camareros, fruteros o basureros que se resignan a poder vivir de su pasión porque no hay mecenas que sustenten sus obras. Puede que los más afortunados logren hacerse un hueco en alguna sala y exponer su talento al mundo, pero pocos considerarán pagar a otra persona por algo que pueden conseguir gratis.

Y es que seguir adelante con su arte sin ninguna aspiración económica es el modus operandi más habitual para estos artistas alejados de la élite cultural, pero que aun así desean acabar triunfando. Por eso, como Superman, hay personas que viven de día como tímidos reporteros y por la noche sacan a la luz su alter ego.

Eso es lo que le pasa a Pavel, un madrileño de 46 años que de día conduce el camión de la basura por la zona sur de la ciudad y, cuando regresa a casa, alimenta sus redes sociales con dibujos picantes a base de horas de trabajo y creatividad. Hablamos con el basurero artista del placer para que nos explique cómo es su día a día.

chica lamiendo pie ilustración erótica

VICE: Hola, Pavel, ¿quién se esconde detrás del perfil eroticardrawing?
Pavel: Solo soy un hombre que da rienda suelta a su imaginación calenturienta mostrando a los demás cómo ve el erotismo y el deseo convirtiéndolos en dibujo. A veces me inspiro en cosas que he hecho o que he visto, otras veces algunos de mis seguidores me envían fotos suyas y me piden que les dibuje. Ahora cobro por ello.

Explícanos cómo es un día tuyo.
Me levanto por la mañana a las seis menos cuarto, me aseo y me voy a trabajar hasta las dos y media de la tarde. No tengo una ruta fija, pero suelo ir por varios barrios del sur de Madrid. Yo voy al volante del camión de la basura y llevo a dos compañeros enganchados a la parte trasera del camión. Recogemos los residuos del contenedor naranja, el de rechazo, y acabo el turno en un vertedero donde reciclan todo lo reciclable. Antes de volver a casa a comer me ducho en el trabajo. Vivo relativamente cerca del curro, por lo que llego a casa temprano, después como y por la tarde me siento en el sofá y empiezo a dibujar.

basurero dibujos porno
Pavel dibujando en su casa

¿En tu trabajo lo saben?
Todo el mundo sabe que hago dibujos eróticos, pero lo mismo te dibujo una cosa que puede parecer pornográfica y otra que no. Creo que hay un tabú de moralidad que hay que romper porque aquí quien más y quien menos se masturba y practica sexo.

"Solo soy un hombre que da rienda suelta a su imaginación calenturienta"

¿De dónde te viene eso del dibujo erótico?
Desde chiquitito que he dibujado, pero nunca he estudiado nada relacionado con el diseño ni las artes. Lo único que he hecho es dibujar, dibujar y dibujar. Al principio era más para mis amistades pero poco a poco fui subiendo de tono y mi forma de dibujar se volvió más picante. Fui colgando mis dibujos en Instagram y gustaron bastante. Ahora tengo bastantes seguidores.

dibujos porno

¿Crees que realmente hay gente que se excita mirando tus dibujos?
Sí. Me lo han dicho tanto hombres como mujeres. Hay parejas que prueban lo que dibujo; les inspira, les pone cachondos. Me gusta cuando me escriben y me dicen que les ha molado tanto que incluso con su pareja han jugado a recrear los personajes de mis dibujos. Esto me encanta, me parece precioso motivar a la gente a experimentar cosas nuevas.

Veo que algunos de estos dibujos tienen connotaciones feministas y tratas el placer desde un punto de vista femenino.
A mí se me ha tachado de feminista y de machista según el dibujo que he colgado y dependiendo de los ojos que los hayan mirado. Realmente no lo entiendo y ahora ya me resbalan las críticas. Tengo dibujos lésbicos, gais, de BDSM... y entiendo la sexualidad de una forma muy abierta. Simplemente dibujo lo que siento y pienso que el placer de las mujeres es muy importante en el sexo. Hay personas que por mi forma de dibujar y por los textos que escribo se creen que soy una mujer, aunque de vez en cuando haya colgado alguna foto mía en el perfil.

¿Qué es lo que más te cuesta a la hora de tener una cuenta de dibujos eróticos?
Me cuesta mucho trabajo que no me censuren los dibujos de mi Instagram y me los borren. La foto que tengo de perfil, en la que sale la mano de una mujer masturbándose me la han borrado muchísimas veces, en cambio otras de sexo oral o en la que se ven pechos, penes o vaginas abiertas siguen colgadas como si nada. No sé cómo funciona Instagram a la hora de borrar las fotos, porque realmente me han quitado dibujos en los que no se ve absolutamente nada. Ahora me autocensuro para que no me borren la cuenta.

¿Qué sacas al tener esta cuenta?
Un gasto de tiempo que te cagas, movidas en casa porque debería centrarme más en la familia… sacar no saco nada. He intentado muchas veces que me funcionase a nivel económico, pero aunque veas que me siguen casi 60.000 personas, dispuestas a pagar por mis dibujos hay más bien pocas. Algún dibujo personalizado sí he vendido, sobre todo en el extranjero. Allí se valora mucho más este tipo de arte que aquí en España. También acepto donaciones de PayPal, pero eso no funciona mucho… Una vez una chica me ingresó diez euros y eso es todo lo que he recibido por esa vía.

chica masturbándose en el bidé ilustración erótica

¿Qué supone para ti compaginar tu trabajo y tu hobby de esta forma?
Tengo mi trabajo estable, por lo que yo realmente tengo claro que dibujo por placer, aunque supone también mucho trabajo. El hecho de tener tantos followers en cierto modo te obliga a actualizar casi a diario colgando nuevo contenido para mantener la cuenta. Me gustaría sacarle un rédito económico porque conducir el camión de la basura me encanta, pero pintar y dibujar también. Como de lo segundo es muy pero que muy difícil vivir, por eso creo que estoy bien como estoy.

¿Por qué crees que en España a este tipo de contenido no se le da tanto valor?
Quizás porque no hay tanto poder adquisitivo, aparte que se valora mucho menos el esfuerzo de los artistas y del arte en general. Estamos acostumbrado a lo gratuito. Continuamente, tanto hombres como mujeres me piden dibujos gratis.

"Me gustaría sacarle un rédito económico porque conducir el camión de la basura me encanta, pero pintar y dibujar también"

¿Qué es lo más raro que te han pedido?
Que les ponga la cara de una chica haciendo algo en otro cuerpo totalmente distinto. Me lo piden constantemente. Esas cosas no las hago porque por medio de las redes sociales no sé con quién estoy hablando ni qué interés tiene al hacer esto. Aunque sean dibujos, creo que también hay una parte de intimidad que hay que respetar. Hay muchas chicas que me piden que les dibuje en determinadas situaciones, me envían una foto y me piden que no les ponga la cara.

basurero porno

¿Nos puedes contar alguna anécdota que te haya pasado por llevar la cuenta que llevas?
Ha habido gente que se me ha acercado preguntándome cosas sobre sexología. Me han llegado a preguntar: “Mi chico me toca pero no llego al orgasmo. ¿Qué puedo hacer?” o bien “Me gustaría saber cómo poder dar más placer a mi pareja”. Yo soy dibujante, no sexólogo. Intento contestar todos los mensajes que me llegan, más que nada porque si esas personas han pensado en mí, qué menos que responderles, pero en este tipo de preguntas no soy el más indicado para contestar.

¿Te has planteado alguna vez dibujar alguna de tus escenas tórridas en la parte trasera de un camión de la basura?
No, por Dios. Eso sería poco erótico.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.

Tagged:
sexo
arte
sexualidad
Cultura
dibujo
erotismo
dibujos eróticos