Tecnologia

Se agota el tiempo para salvar la neutralidad de la red en Europa

La presión de las grandes compañías de las telecomunicaciones a los legisladores europeos puede provocar que los usuarios de internet sean desprovistos de su derecho a la neutralidad de red y deban pagar desmesurados impuestos por el consumo.
20.7.16
Imagen vía Flickr

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Este artículo fue publicado originalmente en Motherboard.

A Europa se le agota el tiempo para proteger la neutralidad de red.

Un mes después de que un tribunal federal estadounidense promulgara una serie de poderosas leyes para proteger la neutralidad de red — bajo el principio de que todo contenido publicado en internet debería de ser accesible de manera equitativa— la batalla sobre cómo proteger la naturaleza abierta y libre de internet se libra ahora en Europa.

Una coalición formada por ilustres defensores de internet, entre quienes se cuenta Sir Tim Berners-Lee, el inventor de la red global, ha lanzado una campaña desesperada para urgir a las autoridades europeas a que planten cara a la industria de las telecomunicaciones y fortalezca la política de neutralidad de red en la Unión antes de que el periodo de consulta pública regulatoria del grupo, que finalizó ayer lunes.

'Asegurar la neutralidad es fundamental para garantizar una internet abierta que se convierta en la conductora del crecimiento económico y del progreso social'.

"La neutralidad de red de cientos de millones de europeos está al alcance de nuestras manos", ha escrito Berners-Lee en una carta abierta a los reguladores europeos. La carta también ha sido suscrita por el profesor de derecho de Harvard Lawrence Leessig y por la profesora de derecho de la universidad de Stanford Barbara van Schewik. Todos ellos son eminentes expertos en política tecnológica y llevan implicados desde hace mucho tiempo en esta cruzada.

"Asegurar la neutralidad es fundamental para garantizar que la internet abierta se convierta en la conductora del crecimiento económico y del progreso social", ha redactado el trío. "Pero el público necesita decirle ahora a los reguladores que fortalezca las garantías y que no sucumba las tácticas manipuladoras de los suministradores de las telecomunicaciones".

Este otoño pasado la Unión Europea adoptó una ley a la que se conoce como la Normativa Reguladora de las telecomunicaciones en el Mercado Único. Según los defensores de la internet abierta, la regulación en cuestión estaría plagada de vacíos legales y de artimañas que dan rienda suelta a la existencia de prácticas que son contrarias a la neutralidad de red.

Sin ir más lejos, la normativa permitiría la existencia de los llamados "servicios especializados", que podrían desembocar en los llamadas "carriles rápidos" que permitirían que las grandes corporaciones instalaran la práctica de pagar por jugar, una estrategia para enriquecerse obscenamente, tal y como cuentan los partidarios de la apertura y de la neutralidad.

Tales carriles rápidos son lo contrario a la neutralidad puesto que imponen unas normas desiguales diseñadas de manera execrable para favorecer a todos aquellos que se puedan permitir pagar un servicio priorizado — y, en consecuencia, discriminatorio para todos los que no se lo puedan permitir.

Imagen vía Flickr/Backbone Campaign

"Los reguladores necesitan corregir este vacío legal, algo que lograrán si clarifican que 'la excepción de los servicios especializados' no podrá ser usada para crear los carriles rápidos para el contenido habitual de internet", han escrito Berners-Lee, Lessig y van Schewik. "En un mundo en el que algunas páginas web pueden pagar a las telecomunicaciones para que estas formen parte del 'carril rápido', cualquiera que no pueda pagar el coste adicional — como las startups, los pequeños negocios, blogueros, artistas, activistas y los europeos de a pie — serán condenados a navegar por el carril lento".

La normativa actual de la Unión Europea también deja la puerta abierta para la aplicación de la llamada "tarifa cero", gracias a la cual las corporaciones reguladoras de las telecomunicaciones eximen a determinados servicios de un límite de circulación de datos. Se trata de una trampa que genera un incentivo económico para que los consumidores privilegien el uso de determinados servicios respecto a otros estableciendo así, de manera efectiva, la clase de contexto discriminatorio que las políticas de neutralidad en la red están diseñadas para prevenir.

"Al igual que sucede con los carriles rápidos, la tarifa cero permite que las corporaciones distingan al usuario ganador del usuario loser, algo que consuman diseñando algunas aplicaciones de manera más atractiva que otras", escriben Berners-Lee, Lessig y van Schewik. "Las nuevas directrices necesitan que se trace un prohibición absoluta a este tipo de prácticas lesivas como la tasa cero por todo el continente".

'Al igual que sucede en Estados Unidos, muchas de las grandes corporaciones tecnológicas europeas se oponen vigorosamente a las protecciones de neutralidad de red'.

La ley europea entró en vigor el pasado mes de abril y a lo largo del último mes el Cuerpo de Reguladores Europeos de las Comunicaciones Electrónicas (BEREC en sus siglas inglesas) ha estado persiguiendo el asesoramiento público para redactar el borrador de las directrices que determinarán la manera en que la ley se mejore. Berners-Lee y sus colegas están alentando a todos los partidarios de internet para que contacten a los legisladores de la Unión Europea y exijan que se impulsen normativas más fuertes para garantizar las protecciones de neutralidad.

Al igual que sucede en Estados Unidos, muchas de las grandes corporaciones tecnológicas europeas se oponen vigorosamente a las protecciones de neutralidad en la red. De hecho, algunas han organizado grupos de presión para convencer a los legisladores europeos de que luchen por debilitar las lagunas legales ya existentes.

La semana pasada pasa de una docena de las principales y más ricas corporaciones europeas amenazaron con no invertir en la nueva generación de redes 5G a no ser que los legisladores europeos rebajen la naturaleza de las nuevas directrices de neutralidad propuestas.

Imagen por Wikimmedia Commons.

"La industria de las telecomunicaciones advierte que las actuales directrices de neutralidad en la red auspiciadas por BEREC han sembrado la incertidumbre de manera preocupante sobre hasta qué punto es necesario invertir en las tecnologías 5G", han redactado los gigantes en su manifiesto. Compañías como BT Group, Deutsche Telekom u Orange, entre otras súper corporaciones serían algunas de las que han amenazado con su desaire. "Lo más probable es que nuestras inversiones se demoren, a no ser que los legisladores asuman una postura más positiva en cuestiones de innovación y sean consecuentes con ella"

Los partidarios de la internet abierta defienden que la neutralidad de la red es fundamental para crear un ambiente online que fomente la innovación y el crecimiento económico. De tal manera, no es de extrañar que muchas sociedades de capitales de riesgo y de emprendedores al frente de startups estén manifiestamente a favor de que se implanten protecciones bien robustas para garantizar la neutralidad de red.

Factory Berlin, un vivero de startups enclavado en el corazón de Berlín ha sido una de las organizaciones más activas a la hora de organizar a los emprendedores europeos para que se sumen a la campaña de neutralidad proeuropea. La formación se quedó extremadamente preocupada tras comprobar que el presidente de la gigantesca Deutsche Telekom, Timotheus Höttges propusiera impulsar un sistema de "repartición de beneficios" en la que las startups paguen un porcentaje doble si quieren recibir "una buena calidad de transmisión garantizada".

'Los partidarios de la internet abierta temen que la campaña de presión de la industria de las telecomunicaciones esté ganando peso entre los legisladores'.

"Nosotros creemos que los datos y el acceso a los datos nunca deberían de estar influidos por el capital invertido; es decir, por una inversión que determine quién accede a qué contenidos", han escrito los directores de Factory Berlín a través de un comunicado. Según ellos la propuesta de Höttges sería comparable a que tu compañía eléctrica te exigiera que repartieras tus beneficios con ella — por el mero hecho de que la electricidad que te venden es increíblemente benéfica para el multiprocesador de tu computadora. Un robo a mano armada, vaya".

Los partidarios del acceso abierto a internet temen que la campaña de presión que están orquestando los miembros de la industria de las telecomunicaciones europeas esté empezando a ganar adeptos entre los legisladores. La semana pasada, Günther Oettinger, el Comisionado Europeo para Economía Digital y Sociedad, quien se encarga de gestionar el proceso de neutralidad de la red, publicó el manifiesto redactado por las corporaciones en la página web de la Comisión Europea y aprovechó para ensalzarlo vía Twitter.

"Nosotros — los usuarios ordinarios de internet — no contamos con nadie que nos haga campañas de presión con millones de dólares— han redactado Berners-Lee, Lessig y van Schewick. "Pero nos encontramos a diario con millones de personas — los europeos de a pie, las startups independientes, inversores, pequeños negocios, activistas, blogueros, ONG, artistas independientes — que han experimentado el poder de la internet abierta de primera mano y que desean protegerlo".

Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsES