Publicidad
deportes

Deportistas y menstruación: así afecta la regla a su rendimiento

Con todos los avances que la ciencia ha hecho en el deporte, existen muy pocos estudios sobre cómo el ciclo menstrual afecta al rendimiento de las deportistas. Hablamos con varias deportistas de élite para conocer sus experiencias.

por Vanja Lakic
17 Agosto 2016, 6:35am

Ilustración de Caitlin Kelly

Este artículo se publicó originalmente en VICE Sports

Era una tarde de 2015 en San Cristóbal y Nieves y Priscilla Frederick peleaba contra la gravedad, su peor oponente. La originaria de Queens, de 27 años, sin embargo, se sintió pesada, antes de su salto, nauseabunda y con el estómago hinchado. Estaba en el segundo día de su periodo.

Horas antes, Frederick había tomado 800 miligramos de ibuprofeno para los dolores de regla, pero todavía sentía molestias cuando se acercó a la zona de inicio y cerró los ojos. Antes de cada salto, a Frederick le gusta tomarse un momento para visualizarlo: sus zancadas rápidas se convierten en saltos cortos justo antes de que su columna se extienda y su brazo derecho y su rodilla formen un arco elegante sobre la barra. Pero ese día quedó decepcionada con su ejecución y terminó en tercer lugar, detrás de dos deportistas de Santa Lucía.

"Debería haber ganado la competición", comenta. "No fue algo mental, porque yo me había entrenado para poder ganar y para ser una competidora buena. Pero sin duda [la menstruación] afectó a mi peso, mi enfoque y mi velocidad".

Un estudio reciente puso de manifiesto que el 41,7 por ciento de las mujeres que hacen ejercicio creen que su ciclo menstrual tiene un impacto negativo en su rendimiento

Frederick ha sufrido síntomas menstruales severos a lo largo de su carrera deportiva. Con 1.77 metros de estatura, es una de las atletas de menor estatura en una disciplina liderada por mujeres europeas altísimas, pero compensa lo que le falta de altura con masa muscular y velocidad. Lo malo es que cualquier peso extra —aunque se trate de unos pocos gramos debido a la retención de líquidos durante la regla— puede suponer la diferencia entre superar la altura de la barra o llevársela por delante.

Frederick ha representado a Antigua y Barbuda —el país de su padre— en los Juegos Olímpicos de Río. No le vendrá la regla durante las fechas en las que tiene que competir —18 y 20 de agosto—, pero sí estará en la fase premenstrual. ¿Cómo puede afectar esto a su rendimiento en el evento deportivo más importante del mundo? La verdad es que es difícil saberlo.

Hace pocos días, la nadadora china Fu Yuanhui rompió el tabú de la regla en los Juegos Olímpicos de Río y declaró, después de quedar cuarta en la competición de 4x100, que el día anterior le había venido la menstruación y no se encontraba del todo bien.

Priscilla Frederick en los Juegos Panamericanos de 2015. Fotografía por John David Mercer-USA TODAY Sports

La ignorancia y los conceptos erróneos que rodean a la salud menstrual y reproductiva han sido un factor constante en los deportes femeninos durante más de un siglo. En la época victoriana se creía que hacer ejercicio intenso podía afectar al útero y por ende a la fertilidad. Este argumento se ha usado para desalentar a las mujeres de participar en actividades físicas al mismo nivel que los hombres. Las investigaciones modernas no han encontrado relación entre el ejercicio intenso y los cambios uterinos, pero el mito ha tardado en desaparecer: en 2010, Franco Kasper, Presidente de la Federación Internacional de Esquí, dijo que el útero puede explotar al aterrizar en un salto de esquí. Las mujeres pudieron competir en la disciplina Olímpica por primera vez en Sochi 2014, 90 años después que los hombres.

Hoy en día todavía existen incógnitas sobre cómo puede afectar el ciclo menstrual al rendimiento de las deportistas, aunque de manera distinta. A pesar de los avances que ha hecho la ciencia en el deporte, todavía hay mucho que no sabemos sobre el periodo menstrual y el estigma que lo rodea sigue existiendo en los vestuarios y departamentos de deportes. La responsabilidad de reducir los síntomas recae en las propias deportistas, quienes tienen que buscar soluciones sin que esto afecte a la intensidad de sus entrenamientos o a su rendimiento.

Un estudio reciente realizado por investigadores médicos del Reino Unido y los Estados Unidos puso de manifiesto que el 41,7 por ciento de las mujeres que hacen ejercicio creen que su ciclo menstrual tiene un impacto negativo en su rendimiento. El déficit de hierro causado por el sangrado y el aumento de la temperatura corporal justo antes del periodo son algunos de los factores que según los expertos afectan a las deportistas, pero debido a la falta de investigación al respecto, estos hechos siguen siendo mera especulación. ¿Y por qué se ha investigado tan poco sobre el tema? Las mujeres no están lo suficientemente representadas en los ensayos clínicos —problema que destacaron los investigadores el mes pasado en un artículo publicado en el British Journal of Sports Medicine.

Poco se está haciendo para dar solución al problema, en parte porque es más caro hacer estudios sobre hormonas femeninas

Georgie Bruinvels, una de los investigadoras, dice que poco se está haciendo para dar solución al problema, en parte porque es más caro hacer estudios sobre hormonas femeninas, las cuales fluctúan diariamente de manera más significativa que las hormonas masculinas. Pero Bruinvels se siente motivada por la atención que recibió el estudio y espera que dé pie a que otros investiguen sobre el tema. Actualmente, Bruinvels lidera un estudio en el que están estudiando a 35 deportistas con diferentes grados de deficiencia de hierro para analizar las posibles conexiones entre un sangrado menstrual abundante y su rendimiento. Quiere extender su investigación a otros aspectos que pueden verse afectados debido al ciclo menstrual, como la inmunidad, la fuerza muscular y la susceptibilidad a sufrir lesiones.

La falta de avances en medicina se extiende también a las opciones que existen para aliviar los síntomas menstruales. La píldora anticonceptiva, que muchas mujeres toman para reducir los dolores menstruales y regular sus ciclos, fue inventada hace más de cincuenta años, pero su efecto en el rendimiento de las atletas sigue siendo incierto y existen un sinfín de estudios y opiniones que se contradicen.

Un estudio de 2002 liderado por la Dr. Constance Lebrun, profesora en la Universidad de Alberta, descubrió que tomar anticonceptivos orales hizo disminuir la capacidad aeróbica de las deportistas de alto rendimiento, aunque el ensayó se realizó con un grupo pequeño de mujeres y teniendo en cuenta un solo tipo de pastilla anticonceptiva. Lebrun admitió que algunas pastillas más nuevas contienen dosis hormonales más bajas, las cuales pueden afectar menos a las deportistas, aunque es necesario realizar más estudios al respecto.

Foto por Monik Markus / CC BY 2.0

Otros estudios llevados a cabo por el Centre for Menstrual Cycle and Ovulation Research (CeMCOR) de la Universidad de Columbia Británica, descubrieron que la píldora no afecta al rendimiento, ni a la fuerza muscular, ni a otros aspectos del deporte. Sin embargo, la doctora Jerilynn Prior, fundadora y directora del CeMCOR, cree que las atletas deberían evitar los anticonceptivos hormonales combinados (o CHC) como la píldora o el anillo, ya que contienen tanto progesterona sintética como estrógeno sintético.

"Creo que las deportistas que utilizan CHC como tratamiento o anticonceptivo están siendo imprudentes", dijo la Dr. Prior a Women's Reproductive Health Journal citando el estudio del CeMCOR que sugiere que ese tipo de sustancias interfieren con las funciones menstruales importantes para la fertilidad, salud ósea y funciones cardiovasculares. Prior recomienda que las deportistas usen progesterona oral para regular sus ciclos.

Los expertos en salud alternativa también se muestran escépticos ante la píldora anticonceptiva. La doctora Eden Fromberg, tocoginecóloga holística con sede en Manhattan, se muestra preocupada porque las hormonas sintéticas puedan afectar al tejido esencial para los reflejos rápidos, la agilidad y la recuperación, citando un estudio de 2008.

La doctora Fromberg recomienda a sus pacientes realizar ejercicios enfocados a los reflejos musculares, los cuales, según ella, están conectados a los síntomas menstruales. En el caso de ser necesarias, Frombergse se muestra a favor de las hormonas bioidénticas, ya que según ellas provocan menos efectos secundarios que las sintéticas. (Aunque cabe destacar que un estudio de 2011 realizado por la Escuela de Medicina de Harvard sugiere que no existen pruebas de que las hormonas bioidénticas sean más seguras).

Frederick competirá en Río el próximo mes. Fotografía por John David Mercer-USA TODAY Sports

Pero volvamos a Frederick. La atleta sabía que iría a los Juegos Olímpicos a principios de 2016, aunque buscó ayuda médica para los síntomas menstruales por primera vez en junio. Antes de eso, su menstruación nunca había sido tema de discusión con su entrenador, quien también es su novio.

"A veces lloro o estoy súper sensible, y cuando subo de peso enloquezco, y él no sabe cómo ayudarme", dice.

Su médico le sugirió tomar la pastilla Yaz o Yasmin, las cuales contienen drospirenona, un diurético que ayuda a reducir la hinchazón. Preocupada por los efectos que la pastilla podría tener en su rendimiento, Frederick decidió no hacer caso a la prescripción. En lugar de eso, sigue una dieta alta en proteínas y vegetales para ayudar a reducir los fluidos corporales.

"No quise añadir nada a mi régimen estando tan cerca de los Juegos", explica. "He entrenado durante mucho tiempo y nunca he tomado la píldora, así que no sabía qué me podía pasar si lo hacía".

Frederick y su entrenador también acordaron empezar a medir sus ciclos menstruales. Ella marca los días del mes en los que experimenta los peores síntomas para ayudar a su entrenador a ajustar el programa de entrenamiento. Así se mantiene alerta de los cambios que sufre su cuerpo.

Mis entrenadores siempre han sido hombres, así que eso [la menstruación] es algo de lo que no se habla

Aunque Frederick controla su periodo a la antigua, existen apps para móvil que ayudan a las mujeres a llevar un registro de sus ciclos menstruales. Una de ellas es Clue, que utilizan más de 2.5 millones de mujeres. Clue calcula los días de ovulación, los días fértiles y el síndrome premenstrual. Las usuarias pueden registrar observaciones en categorías que incluyen emociones, dolor, energía, condición de la piel, sueño y apetito para poder entender mejor los patrones que sigue su cuerpo durante el ciclo menstrual, aunque eso no siempre sea una fuente precisa sobre el ciclo de ovulación.

Al tratase de un deporte individual, Frederick puede ajustar su programa de entrenamiento a su ciclo. En cambio, las deportistas en deportes de equipo tienen menos flexibilidad. Por ejemplo, el equipo de remo de Estados Unidos no tiene en cuenta los ciclos menstruales de las deportistas. "No cambiamos el entrenamiento según los ciclos menstruales", dice Katherine Ackermann, doctora del equipo. "Son ellas las que tienen que cambiar sus periodos o la manera en la que tratan con su periodo durante el entrenamiento".

Ackermann le ha aconsejado a las atletas con ciclos menstruales regulares y densidad ósea sana usar CHC si se quejan sobre periodos frecuentes o dolorosos. Para las atletas con irregularidades menstruales recomienda tomar la píldora si se requiere una actuación impecable —como en eventos de la magnitud de los Juegos Olímpico— y dejar de tomarla después para fomentar la producción de hormonas naturales y así asegurar que el cuerpo tenga suficiente energía.

"No cambiamos el entrenamiento por sus periodos", dice la doctora del equipo de remo de EE. UU. Foto vía EPA

En una cultura que rechaza la sangre menstrual, las deportistas a menudo no hablan sobre sus síntomas. Cuando la tenista británica Heather Watson perdió en la primera ronda del Abierto de Australia y citó "cosas de chicas" como la razón de su malestar, náuseas y poca energía ese día, causó un gran revuelo entre el público ya que no sabían si sentir empatía por ella, alabar su valentía por hablar de ello o o tomarse sus declaraciones como una excusa. Sin embargo, han sido muy pocas las iniciativas para estudiar los síntomas que sintió Watson ese día y el impacto que pudo tener su menstruación en la pista de tenis.

"Nunca nadie me ha preguntado si me sentía bien por estar tener la regla", cuenta Ashley Battle, jugadora de la WNBA. "Es un tema tabú. Es personal, probablemente nadie quiere que la persona de al lado sepa que tiene la regla".

La menstruación nunca ha sido un factor que afectara al rendimiento de Battle, pero como sangra abundantemente necesita cambiarse el tampón en varias ocasiones durante un partido. Battle, que ha jugado en los Storm de Seattle, el Liberty de Nueva York y los Silver Stars de San Antonio, explica que esos equipos esperan que sus jugadoras "aguanten" los síntomas menstruales durante los partidos y los entrenamientos.

"Es como cualquier cosa cuando no te sientes bien", dijo. "Tienes que olvidarte de ello, enfocarte en el resultado y luego descansar y tomarte el tiempo necesario para recuperarte".

La presión de tener que agachar la cabeza y superar cualquier incomodidad o malestar puede amplificarse cuando los miembros del equipo de entrenamiento no tienen la regla.

"Mis entrenadores siempre han sido hombres, así que eso [la menstruación] es algo de lo que no se habla", dice Chloe Sutton, nadadora olímpica. Sutton tomaba la píldora anticonceptiva para controlar su ciclo e ibuprofeno para calmar el dolor abdominal, pero dice que su menstruación nunca fue un problema durante el entrenamiento y las competiciones. "Si te soy sincera, nunca fue algo que afectara a mi rendimiento. Simplemente intentaba no pensar en ello".

Esperan que sus jugadoras "aguanten" los síntomas menstruales durante los partidos y los entrenamientos

La regla tampoco es tema de debate con Anthony Nguyen, entrenador asistente del equipo de tenis femenino de la Universidad Purdue. En ocasiones las atletas usan frases en clave como "está en esos día del mes" para explicar la razón por la que alguna compañera no se siente bien. "Supongo que tiene que ver con el hecho de que somos hombres y ellas mujeres", dice Nguyen.

Las jugadoras de Nguyen tienen becas completas y aunque dice que se espera de ellas que se enfoquen solamente en la tarea en cuestión independientemente de su situación, entiende que que no son robots así que las anima a hablar de los problemas que se presenten.

"En realidad no sé si tener la regla les dificulta entrenar", dice Nguyen. "Supongo que podríamos comparar el tener la regla con tener problemas con su pareja o sus padres. Si quieren que les moleste o les preocupe, pueden hacerlo, pero si quieren ser fuertes y entrenar a pesar de ello, supongo que pueden hacerlo".

La mitad de la población mundial nunca sabrá lo que significa vivir teniendo la regla, su estigma y sus síntomas. Algunas deportistas han batido récords mundiales teniendo la regla y aquellas que no lo han logrado probablemente no usarán su menstruación como excusa. Pero la ausencia de debate sobre el tema no favorece a las deportistas.

Frederick participará en sus primeros Juegos Olímpicos con el pelo lila, un top patrocinado por Asics y shorts con los colores de la bandera de Antigua y Barbuda. Planea utilizar sus vacaciones —que comienza en septiembre— para analizar cómo reacciona su cuerpo a la píldora anticonceptiva que su doctor le prescribió y así evaluar si la ayudaría a entrenar.

"Es algo que necesito tener bajo control", dijo. "Este es mi trabajo y no puede haber excusas cuando se trata de mi rendimiento".