coño insumiso sevilla 2019
Feminismo

Así fue la procesión de los coños insumisos de Sevilla

5 años después, la procesión del coño insumiso de Sevilla tiene más sentido que nunca.
2.5.19

Ayer se cumplieron cinco años del primero de mayo en el que un grupo de mujeres trabajadoras se manifestaron en favor de los derechos laborales de las mujeres y otras reivindicaciones como el derecho al aborto. Para manifestarse, sacaron en procesión una vagina emulando al palio de una virgen al que llamaron "el Santo Coño Insumiso".

El colectivo fue denunciado por la Asociación de Abogados Cristianos. La causa se archivó pero la insistencia del colectivo de letrados la volvió a reabrir. Son tres las mujeres imputadas a espera de que se celebre el juicio el próximo octubre. Les piden 3000 euros cada una o año y medio en la cárcel. Sin embargo el mayor peso no es ese, sino el estigma social de la imputación arrastrado durante 5 años que, sumado a la condición de estas mujeres de migrantes, estudiantes y activistas, ha supuesto un auténtico vuelco a sus vidas. Por ello ayer, 1 de mayo de 2019, se congregaron en Sevilla distintos coños insumisos de Madrid, Málaga y Extremadura en apoyo a las compañeras encausadas.

Publicidad
procesión coño insumiso sevilla 2019

Son las 11:40 y el coño insumiso de Sevilla está apoyado en el suelo de la plaza del Niño de Vallecas. Frente a él, la parroquia del barrio está abierta; entre la oscuridad, al otro lado de la puerta, se puede adivinar la figura del párroco que observa el objeto desde la distancia con una sorprendente pasividad. A un lado de la plaza, los comunistas afilan sus banderas. Al lado opuesto, los anarquistas hacen lo mismo.

procesión coño insumiso sevilla 2019

Entre ambos grupos, el resto de personas que asisten a la manifestación sin adscribirse a ninguna ideología determinada, o al menos hoy no quieren identificarse con ninguna. En medio de la gente, el coño, que no pasa desapercibido, recibe flashes y comentarios de todos los que andan cerca. Una chica se acerca, tiene amarrada a la espalda una vagina que le saca tres cabezas. “Así parece una mochila y no un paso”, comenta.

procesión coño insumiso sevilla 2019

A medida que comienza la manifestación, más coños insumisos de todas formas y texturas hacen acto de presencia. Uno pequeño de croché que se alza sobre las manos de las compañeras extremeñas. Grandes y rosas, morenos y peludos, conceptuales. Un total de seis coños insumisos distintos pero con el mismo objetivo.

procesión coño insumiso sevilla 2019

A pesar de lo que podía esperarse, apenas una semana y media después de la Semana Santa en Sevilla, el ambiente durante el recorrido no se crispó. Al contrario, la mayoría de la gente ajena a la manifestación que se encontraba por la calle miraba la procesión con asombro y humor. Madres que desde las terrazas señalaban a sus hijos los coños, ciudadanos incrédulos ante tanta "poca vergüenza" y hasta dos señoras que con toda su sevillanía se atrevieron a decir que la procesión era "preciosísima".

Publicidad

MIRA:


Desde algunos edificios sí que podía percibirse la mirada de desaprobación y escándalo de las vecinas. “En esos balcones también hay maricones, en esas ventanas también hay lesbianas, en esos portales también hay bisexuales” gritaba la comitiva como respuesta a las miradas juzgadoras. Una forma de decir que los tiempos de esconderse y mermarse han pasado y el movimiento feminista es imparable.

procesión coño insumiso sevilla 2019

Los distintos coños insumisos no están vinculados a ningún partido político, a pesar de lo que han podido decir periodistas como Alfonso Rojo en Periodista Digital, que titulaba la noticia sobre el coño pionero en Málaga en 2016 del siguiente modo: “Feminazis podemitas vestidas de terroristas etarras lanzaron la procesión del ‘coño insumiso'”. Estas acciones nacen de la propia autogestión y creación autónoma de los grupos de mujeres.

procesión coño insumiso sevilla 2019

Las procesiones de coños insumisos surgieron con las reivindicaciones contra las políticas antiabortistas de Gallardón en 2013. Sin embargo estos símbolos trascendieron esa coyuntura y avanzaron en paralelo a las reivindicaciones del movimiento feminista, cobrando en cada momento nuevos significados. Los coños insumisos no pertenecen a un grupo estanco de mujeres, ellas van y vienen, pero a lo largo de estos seis años los coños insumisos se han mantenido gracias a que muchas mujeres han decidido tomar el relevo.

Se acaba la manifestación. Los cuerpos están rojos por las largas horas caminando bajo el sol, las gargantas rotas por los cánticos. La satisfacción de quien cree en lo que está haciendo está presente en todos. Es hora de descansar pero no de parar: aún queda por lo menos una fecha clave, el próximo 3 de octubre, cuando se juzgue a las encausadas del Coño Insumiso. Pero ellas están tranquilas, al movimiento feminista le queda aún mucha creatividad y mucha fuerza política que hacer valer, aunque parece mentira que en 2019 se siga teniendo que usar en defensa propia.