Publicidad
Infierno Laboral

El infierno laboral: trabaja gratis haciendo menús

Y si vendes alguno, te llevas 2 euros.

por Alejandra Fuentes
12 Abril 2019, 4:00am

Ilustración Teresa Cano

'El Infierno Laboral' es una sección de VICE España en la que denunciamos ofertas de trabajo más aberrantes del mercado de trabajo en España. Si te has encontrado con algún abuso en forma de oferta, escríbenos a esredaccion@vice.com.

¿Cuál es el trabajo?
Es un trabajo en una cafetería. Buscan a un cocinero o a una cocinera que trabaje a comisión, sin sueldo: 2 euros por cada menú vendido por la cafetería y elaborado por el infeliz trabajador. Todo en negro. Dicen que se han llegado a servir de 10 a 20 menús al día, entre 20 y 40 euros como mucho por una jornada de trabajo completa. Si con este trabajo no te forras, no sé con cuál lo harás.

¿Dónde?
En Valladolid, en la zona centro, a tan solo 4 minutos del Museo Casa de Cervantes, para que puedas dar un agradable paseo antes de entrar a “trabajar” y así pensar en los nuevos menús que vas a ofrecer a los comensales.

¿Cómo se puede vivir con este curro?
Muy sencillo. Con este trabajo poco dinero te va a quedar para comprarte algo que echarte a la boca, así que la mejor forma de sobrevivir es rebañando los platos del restaurante. De esta forma podrás ahorrar y además ganarás tiempo porque no tendrás que fregar los platos.

Como todos los días, me levanto y miro los nuevos trabajos de mierda que nos deja este amargo sistema laboral. La verdad es que no todos siguen un mismo patrón, con unas características fijas y concretas en las que poder englobar este tipo de "ofertas laborales", siempre sorprenden y siempre me reafirman en la idea de que vivimos en una realidad muy triste.

Un mensaje directo me salta mientras voy leyendo. Me escribe una mujer y me manda un pantallazo con una oferta en la que se puede leer "Se busca cocinero o cocinera para trabajar por cuenta ajena o comisión en nuevo proyecto (NO SUELDO, se avisa para que no molesten) interesados llamar".


MIRA:


Cuando leo la joyita que me manda me dispongo a indagar un poco más, pero veo que ella sigue escribiendo y a los pocos segundos me dice: “Tengo su teléfono, por si quieres llamar”. Efectivamente, el “empresario” había dejado su número en el anuncio, así que marco y llamo, esto es lo que pasó a continuación:

“Buenos días, llamo por el anuncio que he visto en el portal milanuncios.com en el que dice que buscáis un cocinero”, comienzo, “estoy muy interesada y me gustaría que me comentase un poco más. ¿A qué se refiere con lo de trabajar por cuenta ajena o comisión?”.

Me responde el dueño del local, una cafetería de Valladolid bastante conocida por lo que he podido encontrar en Google. Me comenta exactamente en qué consiste la oferta punto por punto, no sin antes dejarme claro que todo iría en negro, ya que no se pueden “permitir el lujo de coger un cocinero y pagarle unos seguros sociales y un nosequé y nosecuántos”.

La oferta es la siguiente: buscan a una persona que vaya todos los días a hacer menús. ¿Quién paga la comida de los menús? Pues tiene toda la pinta de que la paga el cocinero o cocinera. Esta persona tiene que ir a la cafetería todas las mañanas, de lunes a viernes, para la realización de dichos menús y a cambio de sus horas de trabajo percibirá el 20 por ciento de lo que cueste cada menú. Tal y como dice el empresario, el cocinero o cocinera percibirá 2 euros por cada menú que venda, ya que estos se cobrarán a unos 10 euros. Ya de por sí la cosa chirría, pero en mi inocencia y desconocimiento pienso que, tal vez, se vendan 100 menús al día y que por lo tanto el trabajo no es tan mierda como parece aunque no te den de alta en la Seguridad Social, así que indago un poco más y pregunto cuántos menús salen al día.

“Hace unos años tuve a una señora durante dos años conmigo”, me comenta el empresario con convencimiento, “ella iba a comisión y daba 10, incluso 20 menús todos los días (...) en verano lo intentó otra señora y en la primera semana dio 15 menús en toda la semana. Aunque tampoco te puedo decir porque puede que no des ninguno, o solo 1 al día. Eso nunca se sabe”.

Bien, me pongo a calcular y me doy cuenta de que en el mejor de los casos estaría ganando entre 20 y 40 euros al día y, en el peor, estaría perdiendo mi tiempo y mi dinero.

Lo más terrible de todo es que el empresario me habla de “la señora de este verano” como si fuese una maravilla, un chollo de trabajo, cuando esa señora ganó 30 euros en una semana. ¡Treinta euros en una semana! Bien, el tipo me está intentando vender que cobrar 6 euros al día es muy digno.

Tras cuatro minutos y medio de exposición del “trabajo” comienza lo que parece una justificación en toda regla: “Yo sé que es difícil coger a alguien y decirle que al principio haga 4 horas cada día y no cobre nada, pero es lo que hay y nosotros no nos podemos arriesgar (...) No están las cosas como para… pero si lo piensas … pero nuestra idea es que del esfuerzo de las otras personas si tú se lo pones cómodo es como regalarlo, ¿me entiendes?”. Pues no, no te entiendo. ¿Regalar el qué? Si aquí la única persona que está regalando su tiempo es la que se vaya a la cafetería a trabajar por 0 euros, pero bueno.

Sigue a Alejandra en @jobsmierda.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.