FYI.

This story is over 5 years old.

MIT

Conviértete en pirata certificado por el MIT

Un programa extracurricular del MIT te permite convertirte en pirata certificado.
31.8.15
The pirate flag of Jack Rackham (1682 - 1720), via Wikimedia Commons

Históricamente, parece que los piratas se identifican por parches, patas de palo y garfios. Sus barcos ondean banderas como la de Jolly Roger mientras merodeadores amenazantes ganan notoriedad en sanguinarias batallas sobre el mar. La imagen del pirata borracho, libidinoso con ropa desgastada y vocabulario de quinta, se ha vuelto una parte de la cultura popular, apareciendo en todo desde películas, libros, pinturas, videojuegos, montañas rusas, disfraces de Halloween y más. Parece ser que hemos olvidado la razón principal por la que los piratas se convirtieron en infames personas. Claro que hablaban gracioso y probablemente tenían mal aliento, pero para ganarse un lugar en la mente de las personas a través de generaciones, necesitaron habilidades. Asumiendo que los piratas tenían una condición física favorable así como otras habilidades, el Departamento de Atletismo, Educación Física y Recreación (DAPER) del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) Tiene un programa pirata que ayuda a los estudiantes a cumplir sus requerimientos en términos de educación física.

Publicidad

Por las apariencias, la escuela parece repleta de bucaneros. Al principio, parece incomprensible que el MIT tenga un requerimiento de educación física, pero con tanto poder mental en el campus, sería poco sensible no tenerlo. Y resulta que para la arquería, la navegación, el esgrima y el tiro se requiere un nivel de concentración y una habilidad encontrada en los estudiantes de ciencia e ingeniería, así que hay un interés mutuo en que el programa perdure. De hecho el MIT expidió más de 60 certificados pirata el año pasado, de acuerdo a Phil Hess, Director de Comunicación, Promoción y Marketing de DAPER

BritishSailors.jpg

British sailors boarding an Algerine pirate ship by John Fairburn (1793–1832), via Wikimedia Commons

Originario de Rockville, Maryland, Jacob Hurwitz asistió al MIT del 2010 al 2014 y es el primero en haber obtenido de manera oficial su certificado pirata de la afamada universidad politécnica. Dice que la leyenda del programa pirata ersatz estuvo rondando por el campus, con referencias online que apuntan al 2006— pocos años después que DAPER comenzara a expedir documentos oficiales sobre piratería antigua.

“Sobre lo que puedo decir, la acreditación pirata probablemente comenzó como una broma de los estudiantes. El MIT requiere que sus estudiantes completen cuatro disciplinas antes de graduarse. El mito era que si tomabas arquería, navegación, tiro y esgrima, te convertías en un pirata certificado,” explica Hurwitz. “Definitivamente no había nada oficial.”

Dadas las opciones, Hurwitz pensó que la arquería, la navegación, el tiro y el esgrima sonaban como las más divertidas. Mientras estaba sumergido en el todavía-no-oficial programa pirata durante su último año, Hurwitz recibió una encuesta via email por parte de DAPER donde se buscaba conocer la cantidad de alumnos interesados en el certificado pirata oficial. En un principio Hurwitz dijo que eso estaba encabezado por Meredith Volker. DAPER comenzó a expedir certificados piratas y Hurwitz fue el primero en completar el curso.

Publicidad
JacobHurwitzPirate1.jpg

Jacob Hurwitz holding his pirate certificate. Photo by Alex Cole

“Supongo que no debía de sorprenderme que el MIT me lo extendiera, sin embargo cada clase requería de habilidades prácticas y mentales en adición a las físicas necesarias para el deporte,” Hurwitz dijo. “Por ejemplo, recuerdo que el profesor de tiro nos hablaba sobre cómo concentrarnos y enfocarnos, era algo más importante que la puntería.”

Hace un par de años, Anna una amiga de Hurwitz del MIT, escribió un post titulado “Lecciones de clases de tiro,” donde describe como su instructor afirma que el disparar involucra un 90% de mente y un 10% de técnica. Ahora erudita de Fulbright quien está persiguiendo su doctorado en astronomía en CalTech, Anna aprendió lecciones muy importantes en su clase, que al parecer formaron parte en la fundación de su filosofía académica.

Hurwitz, por su parte no parece muy identificado con estos nefastos del mar, más allá del 19 de Septiembre, El Día Internacional de Hablar como Pirata. Actualmente vive en San Francisco y trabaja solidamente como ingeniero en software, así que no esperes que brinque al barco pronto. De hecho cuando recibió la certificación pirata, Hurwitz debió firmar una carta donde prometía no usar su certificación como excusa para realizar actos piratas en la vida real.

PirateCertificate.jpg

Courtesy Jacob Hurwitz

Para saber más sobre como convertirte en pirata por el MIT ve aquí.

Relacionado:

Muebles de cartón plegables

Bellos universos en un videojuego

Videojuego sobre amor y tecnología