FYI.

This story is over 5 years old.

8 perlas de sabiduría de Hayao Miyazaki

Celebra el 74 aniversario de la leyenda de la animación con estas inspiradoras citas sobre su proceso creativo.
12.1.15

Nicky, la aprendiz de bruja, 1989, vía

El fundador de Studio Ghibli, Hayao Miyazaki, ha dirigido y animado algunas de las historias más innovadoras y preciadas de las últimas tres décadas. Clásicos como El viaje de Chihiro La princesa Mononoke han dado pie a remezclas en 8 bit y montajes de vídeo con todo detalle, y durante la producción de su última (y puede que definitiva) película, El viento se levanta, tuvimos la oportunidad de ver de cerca el asombroso proceso creativo del "Walt Disney japonés". Sus películas combinan temas épicos con una sutil intimidad, la capacidad de asombro infantil con la conciencia adulta de lo malvado y técnicas clásicas de animación con personajes e historias absolutamente únicos. Miyazaki cumplió 74 años el pasado 5 de enero, y para celebrar sus casi tres cuartos de siglo sobre el planeta hemos reunido unos cuantos detalles que Miyazaki ha compartido sobre su siempre distintivo proceso creativo.

El castillo ambulante, 2004, vía

+ “Mi proceso [creativo] consiste en pensar, pensar y pensar; pensar en mis historias durante mucho tiempo”, dijo con un guiño a través de un traductor, “si tú tienes un modo mejor de hacerlo, por favor, dime cuál es”. [vía](http:// http://www.7x7.com/arts/hayao-miyazaki-contemplates-dreams-environment-and-elegant-simplicity-ponyo )

El viaje de Chihiro, 2001, vía

+ “Intento pescar mis propios sueños dejando caer un sedal en mi subconsciente, pero no se dejan pescar muy bien. Cuando me quedo atrapado con una idea, tengo que adentrarme en la profundidad de mi subconsciente, traspasando la superficie de mi mente que ya no parece útil para encontrar algún modo interesante de resolver el drama de mis películas. Pero para mí es muy difícil llegar hasta allí, es una lucha constante”.

Nausicaa del valle del viento, 1984, vía

+ "Observo a los niños y trato de ver las cosas como las ven ellos. Si logro hacerlo, puedo crear un atractivo universal. Observando a los niños conseguimos fuerza y ánimos. Creo que es una bendición ser capaz de hacer eso y de hacer películas en este mundo duro y caótico".

El viento se levanta, 2013, vía

+ "Ver películas, una vez acabadas, no es otra cosa que lamentarte continuamente de lo que has hecho. Cuando miramos una película que hemos hecho, todo lo que vemos son los fallos; ni siquiera somos capaces de verlas de una forma natural. Nunca me apetece volver a ver mis propias películas, así que, a menos que empiece a trabajar en una nueva, nunca quedaré libre del curso de la anterior. Lo digo en serio, a menos que empiece a trabajar en la próxima película, la anterior será una carga para mí durante los próximos dos o tres años", de su libro, Turning Pointvía.

Ponyo en el acantilado, 2008, vía

+ "He aprendido a aceptar el hecho de que puedo resultar útil únicamente dentro de un área de mi entorno inmediato, digamos dentro de un radio de 30 metros o 100 metros como máximo, por decirlo de algún modo, tengo que aceptar mis propias limitaciones".

La princesa Mononoke, 1997, vía

+ "Hablando por mi propia experiencia, diría que no deberías dejar que tu estudio crezca demasiado, puesto que así necesitas hacer menos películas, creo que mi productor estará de acuerdo con esto. Hacer demasiadas películas te pone en una situación estresante, intenta mantener tu modestia".

vía

+ "Cuando cumplí los 40, ya había creado lo que quería crear cuando era un crío. De algún modo, ya había cumplido lo que siempre quise hacer. Después de eso, el mayor reto para mí era encontrar un buen tema para convertirlo en película. Era como caminar por una habitación oscura, sin saber a dónde ir".

Mi vecino Totoro, 1988, vía

+ "En mis películas para niños, quería expresar antes que nada los temas: 'El mundo es profundo, diverso y bello' y 'Vosotros los niños sois afortunados de haber nacido en este mundo… A pesar de que el mundo se encuentra rodeado de multitud de problemas que parecen intratables, como la explosión demográfica y los trastornos medioambientales, haciendo difícil abrigar la esperanza, sigue siendo un lugar maravilloso para vivir'. Esto es algo más fácil de decir que de llevar a la práctica. Los adultos, más que los niños, son los que ven sus esperanzas frustradas, así que hacer películas también es un modo de luchar conmigo mismo".

Hayao Miyazaki trabajando en EL VIENTO SE LEVANTA (© 2013 dwango)

Artículos relacionados:

El estudio Ghibli no cierra sus puertas, al menos de momento

“Y vivieron infelices y comieron perdices”, los héroes de Disney se enfrentan a los horrores de la vida real

Estos retratos en la naturaleza tienen algo de Lewis Carroll y Miyazaki