SEMANA MARIGUANA

Cocina canábica para darte un colocón o curar un dolorón

Cocinar con marihuana es sencillo si se aprende a obtener los cannabinoides adecuados. Aquí consejos para quien está en busca de un viajesón o de combatir un dolorón.

por Staff de Munchies
20 Abril 2017, 2:00pm

Cocinar con marihuana es sencillo, sólo aprende a obtener de la planta los cannabinoides adecuados para el efecto deseado. Cada quien sabe qué busca, ya sea un viajesón, relajarse un poco o combatir algún dolor.

El primer fin de semana de mayo tuvo lugar el "Foro de Cultura Cannábica" en la Ciudad de México, donde se reunieron legisladores, activistas, productores y distribuidores de marihuana de otros países. Entre los invitados, Rosalba González y Hugo Aranza, de CannabiTon, ofrecieron una charla sobre cocina canábica y sus alcances; consejos básicos y útiles del uso de la marihuana dentro de la cocina.

En MUNCHIES ya hemos compartido recetas para hacer mantequilla y aceite de cáñamo, pero faltaba este gran consejo: "envuelve la hierba en un paño atado con hilaza e introduce el paquete dentro de la olla donde estás preparando la mezcla, así al finalizar, evitas colarla", dijo Rosalba González.

Rosalba es celíaca, es decir su cuerpo no digiere el gluten (conjunto de proteínas presentes en algunos cereales), hace años sufre de problemas digestivos y en la búsqueda de una mejor calidad de vida comenzó a investigar sobre las propiedades de la marihuana comestible. "El poder de la cannabis me ha cambiado la vida por completo. Consumirla me ayuda a controlar los síntomas de mi enfermedad". Rosalba hace leche de marihuana y la consume en licuados, mantequilla o cannaoil para freír sus huevos del desayuno, o comer cualquier antojo durante el día. No hay límites. "Puedes hacer harina con marihuana y luego hornear algo o agregarla al agua hirviendo como lo harías para cualquier infusión o té". (En el caso de la infusión, el agua debe hervir a 100 y debe permanecer en el fuego de 90 a 120 minutos).

LEER MÁS: La guía ilustrada de MUNCHIES para comer marihuana

Tener marihuana en la alacena, lista para utilizarla como un condimento más es posible, sólo hay que seguir dos pasos previos: eliminar el exceso de clorofila y descarboxilarla. Hugo Aranza, explica que, "el sabor fuerte de la marihuana proviene de la clorofila. Hay dos formas de atenuarlo. Puedes colocar la marihuana en agua fría de 2 a 12 horas y vas cambiando el agua cada cierto tiempo –como haces con el bacalao en el navidad–, o la pasas por agua hirviendo rápidamente", para evitar fusionarla.

El proceso de descarboxilación es muy sencillo y es necesario para que la cannabis tenga efectos psicoactivos, si te saltas este paso la marihuana no desprende el THC, ni sus otros cannabinoides. En palabras burdas: no te pone.

Si el objetivo es consumir marihuana con fines medicinales es necesario que el horno no supere los 110 ºC, así es menos psicotrópica y más medicinal.

Se recomienda moler la marihuana para lograr una descarboxilación uniforme. Puedes utilizar cogollos o ramas, su intensidad dependerá de la parte que utilices, y colocarla en un molde metálico o charola para hornear.

Calienta el horno a 120 °C. Extiende la marihuana en el molde y cúbrelo con papel de aluminio. Hornea la cannabis revisando siempre que la temperatura no supere los 120 ºC porque se puede quemar. Déjala en el horno durante 35 o 45 minutos. Retírala y enfríala. Listo, la hierba está descarboxilada, ponla en un recipiente hermético y acomódala al lado de las sal y la pimienta. En un lugar fresco y oscuro durará hasta por 2 meses.

Si el objetivo es consumir marihuana con fines medicinales es necesario que el horno no supere los 110 ºC, así es menos psicotrópica y más medicinal. Otra forma de obtener sus beneficios curativos y tenerla disponible para utilizarla en distintas recetas, es la tintura, que puede servir, por ejemplo, como analgésico, para disminuir los efectos de la quimioterapia o tratar dolores agudos.

LEER MÁS: El recetario MUNCHIES de comida con marihuana

La Reina Victoria consumía tintura canábica para calmar sus dolores menstruales. La índica puede palear los espasmos y dolores musculares, mientras que la sativa disminuye el dolor. Hay muchas diversidades y todas varían en sus beneficios y la intensidad de sus efectos, así que antes de autorecetarte acude a un especialista en el tema o comunícaselo a tu doctor de confianza.

Para preparar la tintura se necesita un recipiente grande. Colocan ¾ partes de marihuana y cubre con un litro de alcohol (etanol), dejando espacio en para que la mezcla respire. Tapa y mantenla cerrada al menos por 4 semanas, en un lugar oscuro y fresco. Bate la mezcla de vez en cuando, si puedes todos los días. Después de ese tiempo, destápala y déjala una semana más en reposo, se puede cubrir con una tela para dejar salir el alcohol y evitar que algún bicho decida entrar a nadar. También te puedes saltar este paso, y colarla inmediatamente con un filtro para café o una coladera muy fina. Finalmente consérvala en un gotero. Agrega unas gotas (vete con cuidado) de tintura a lo que desees, puede ser cualquier bebida (no alcohólica) o comida.

Según Hugo, es enorme el uso comestible de la marihuana, solo "se debe tener precaución porque te puedes dar un volón. Conocí a una persona que se comió cinco pastelitos con cannabis y no despertó en tres días". Y agrega: "Si de todas formas quieren darse un buen colocón, cocinen a más de 190 ºC, pero menos de 220 ºC, para no perder el THC".


Este artículo se publicó originalmente en mayo del 2016.