La culpa de que nos gobiernen los corruptos también es tuya

Un experto en corrupción confirma que el PP y Rajoy sobreviven y sobrevivirían a cualquier escándalo en España. Y volverán a ganar.

|
24 abril 2017, 9:19am

"Iré encantado a responder a lo que tengan a bien preguntar, es un acto de pura normalidad", dijo Mariano Rajoy sobre su citación en el caso de la Gürtel. Y se quedó tan ancho. Parece que declarar ante un juez por la corrupción masiva en el PP es lo más natural del mundo para nuestro presidente, y así nos van las cosas, vaya.

Siempre que salen a flote nuevos escándalos de fraude y corrupción política, la reacción de la ciudadanía va de la incredulidad al enfado, del enfado a la conformidad y de la conformidad al olvido. Con la costumbre, los españoles nos hemos vuelto indiferentes ante un fenómeno que lleva varios años entre las principales preocupaciones de los ciudadanos según los barómetros del CIS. ¿Si estamos tan preocupados, por qué seguimos votando a los corruptos?

Para intentar responder a estas y otras preguntas sobre la aparente impunidad de la corrupción en España, hablamos con Manuel Villoria, catedrático de Ciencias Políticas en la Universidad Rey Juan Carlos, miembro de la ONG Transparencia Internacional y referente en el campo de la investigación sobre el fenómeno de la corrupción en nuestro país.

VICE: ¿Es "un acto de pura normalidad" que el presidente de un país declare por la corrupción masiva en su partido?
Manuel: Obviamente no es muy normal, lo que sí debería ser normal es que un presidente sea tratado prácticamente como cualquier otro ciudadano cuando puede ser un testigo útil para un procedimiento penal. Otra cosa es la responsabilidad política, una norma no escrita que en otros países implica la dimisión cuando existen dudas de la honorabilidad de los políticos, sin la necesidad de que haya una acusación o condena formalizada.

Si Rajoy se presentara a unas elecciones mañana, ¿las ganaría?
Los datos nos dicen que sí, y la situación es óptima para él ya que la principal alternativa, el PSOE, está en medio de una crisis interna. Por otra parte, Ciudadanos y Podemos no han conseguido todavía consolidar su mensaje

Rajoy citado a declarar, Ignacio González en la cárcel, el PP en todas las portadas por corrupción... ¿por qué seguimos confiando en ellos?
La ciudadanía no confía en ellos, pero confía todavía menos en otros, ese es el problema. La corrupción es una variable que no es la más determinante a la hora de votar. El voto es más emocional, está más vinculado a la pertenencia a una comunidad, una conexión ideológica. Hay unos datos de Murcia que son reveladores: en 2014, ocho de cada diez ciudadanos consideraban que cuando un político es acusado de corrupción debería dimitir; hoy, en abril de 2017, se ha hecho la misma encuesta y la cifra ha bajado hasta cinco de cada diez ciudadanos.

"Si un partido en Suecia tuviera solo el 1% de todos los casos de corrupción que tiene el PP, ese partido ya habría salido del gobierno."

Entonces, ¿los españoles somos tolerantes con la corrupción?
Formalmente no, cuando se le pregunta, la gente es extraordinariamente escandinava, pero en la práctica seguimos siendo una sociedad donde el nivel de cultura de la legalidad es muy bajo.

¿La corrupción penaliza electoralmente en nuestro país?
No lo que debería penalizar, pero cuenta. Nadie se podría explicar el bajón del PP en las elecciones autonómicas y locales del 2015, ni el descenso en las generales, sin el elemento de la corrupción. Evidentemente, no es el único factor y también depende de las alternativas de gobierno.

¿La percepción es que las alternativas también están o pueden corromperse?
Si la única variable para el voto fuera la corrupción y la honestidad, las alternativas sería las más votadas. Los posibles casos de corrupción en Podemos y Ciudadanos son muy pequeños, porque no han gobernado y llevan poco tiempo en el escenario, pero la desconfianza de la ciudadanía hacia el sistema político hace que se piense que podrían ser igual que el resto una vez en el gobierno.

Corrupcion-pp-espana-sociedad-legal

Imagen vía Wikimedia Commons

Muchos hablan de impunidad política y penal, ¿pero es más importante la impunidad social?
Los gobernantes, en una democracia, cambian su comportamiento cuando ven que siguiendo por cierto camino van a perder las elecciones. Ocurre en todos los países, y lo que es evidente es que si un partido en Suecia tuviera solo el 1% de todos los casos de corrupción que tiene el PP, ese partido ya habría salido del gobierno.

No es solo cosa de los partidos, también hay empresarios, jueces, la familia real, ciudadanos anónimos… ¿qué se puede hacer para solucionar algo tan extendido como la corrupción?
La clave sería un gran pacto nacional donde todos los partidos y la sociedad civil firmen un compromiso serio contra la corrupción, un poco como los pactos de la Moncloa con requisitos e indicadores bien definidos. Tendría que ser muy estricto, claro, para que todo no quedara en papel mojado. A día de hoy cada partido usa la corrupción del otro para ganar posiciones y luego cada uno propone medidas anticorrupción para ganar todavía más posiciones, pero así no vamos a ninguna parte. Es un juego perverso: cuanta más corrupción, más mierda para todos.

"Sufrimos de un cortoplacismo suicida. No se puede poner en manos de gente deshonesta el gobierno de un país y pretender que a medio o largo plazo funcione"

Antes has hablado de la poca cultura de la legalidad de los españoles, ¿por qué somos así?
Nuestra relación con las leyes es social, no moral. Hay muchos países donde la población siente que debe cumplir las normas por deber moral y si no la cumplen se sienten culpables. En España, la ley no genera un problema de conciencia y solo la cumplimos si vemos que hay riesgo a que nos pillen.

¿Crees que si los ciudadanos fuésemos políticos también robarían?
Las personas tienden a evitar ejercicios de conciencia que les dañen, pero si fueran rigurosos es evidente que muchos harían eso y más. No creo que el desarrollo moral de nuestra población sea mucho mayor al de nuestros políticos.

Mucha gente no lo entiende, ¿pero tú entiendes que 8 millones de españoles votaran a un PP salpicado por tantos escándalos?
Lo entiendo. El problema es el razonamiento que hay detrás: primero, no me importa tanto que sean ladrones si la economía crece y yo tengo trabajo; segundo, estos son ladrones, pero los otros son igual de ladrones o terriblemente incompetentes. Entre la comparación y el mensaje que la economía funciona han sostenido el apoyo de una parte de la sociedad que de por sí es conservadora y tiene unos lazos emocionales muy vinculados con el partido, como la religión católica.

"Si siguen creciendo en votos seguirán negando la existencia de la corrupción y trabajarán para que la lucha anticorrupción no funcione"

A pesar de la impunidad, se promete una mejora de la lucha anticorrupción casi a diario. Tú que llevas décadas estudiando el fenómeno, ¿dirías que ha habido avances?
Hoy hay menos corrupción que antes, entre otras cosas porque hay menos dinero a repartir, y si no hay dinero no hay corrupción. Ahora es también algo más difícil, hay más control, y muchos políticos incluso se paralizan en la toma de decisiones porque no saben por dónde pueden venir los tiros. Aunque haya menos corrupción, el problema es que no paran de salir a flote los de épocas anteriores a la crisis.

Lo que sí he detectado últimamente es que ha habido una vuelta atrás peligrosa, un 'ya nos da lo mismo lo que digáis en esta materia' por parte del gobierno. Si siguen creciendo en votos van a seguir negando la existencia de la corrupción y cumpliendo todos los requisitos institucionales para que la lucha anticorrupción no funcione como debería y quede en papel mojado.

El panorama no parece muy esperanzador...
El hecho que haya gente en la cárcel, haya debate y la gente se indigne ya es un avance. El reto es generar las reglas e instituciones para que esto no vuelva a ocurrir.

¿Qué puede cambiar el ciudadano para contribuir a este cambio?
El voto. No se puede poner en manos de gente deshonesta el gobierno de un país y pretender que a medio o largo plazo funcione. Sufrimos de un cortoplacismo suicida, y la corrupción debería tener un mayor peso a la hora de considerar el voto.

Sigue al autor de esta entrevista en Twitter: @GuilleAlvarez41

Más VICE
Canales de VICE