FYI.

This story is over 5 years old.

Sano regresa a Cómeme para recordar a 'Los Muchachos'

El DJ y productor paisa conjuga los elementos propios del trópico con el entorno industrial característico de su ciudad natal en su más reciente EP.

Luego de formar parte del debut de Rionegro, uno de los proyectos más finos e innovadores cocinados en el corazón de las montañas sudacas, Sano regresa a Cómeme con su tercer trabajo en solitario.

Tras estrenarse en 2012 con Chupa, para luego lanzar Sano, su primer largo a finales de 2013, el DJ y productor de Medellín reaparece una vez más en el laboratorio de Matías Aguayo con Los Muchachos, un EP compuesto por dos cortes en los que el paisa conjuga los elementos propios del trópico con el entorno industrial característico de su ciudad natal, en el que además se incluye un remix a cargo de Detlef Weinrich, miembro de la banda experimental alemana Kreidler, quien con su aka Tolouse Low Trax le imprime al track una atmósfera mucho más envolvente y sedante.

Publicidad

Una historia de adolescencia en pleno Valle de Aburrá, de CDs quemados en fiestas ilegales, de flyers hechos a mano, de probar sustancias locas y de hacer el track del año sin salir de casa. A todo eso suena Los Muchachos, y para conocer a fondo la verdadera semblanza detrás del mismo, hablamos con Sano acerca de este downtempo mecánico emanado de la espesura selvática.

Luego de formar parte del debut de Rionegro, uno de los proyectos más finos e innovadores cocinados en el corazón de las montañas sudacas, Sano regresa a Cómeme con su tercer trabajo en solitario.

Tras estrenarse en 2012 con Chupa, para luego lanzar Sano, su primer largo a finales de 2013, el DJ y productor de Medellín reaparece una vez más en el laboratorio de Matías Aguayo con Los Muchachos, un EP compuesto por dos cortes en los que el paisa conjuga los elementos propios del trópico con el entorno industrial característico de su ciudad natal, en el que además se incluye un remix a cargo de Detlef Weinrich, miembro de la banda experimental alemana Kreidler, quien con su aka Tolouse Low Trax le imprime al track una atmósfera mucho más envolvente y sedante.

Una historia de adolescencia en pleno Valle de Aburrá, de CDs quemados en fiestas ilegales, de flyers hechos a mano, de probar sustancias locas y de hacer el track del año sin salir de casa. A todo eso suena Los Muchachos, y para conocer a fondo la verdadera semblanza detrás del mismo, hablamos con Sano acerca de este downtempo mecánico emanado de la espesura selvática.


¿Cuál es la pregunta que explora Sano con Los Muchachos?

"Los Muchachos" es la primera canción que grabé en Barcelona. Cuando dejas tu ciudad atrás y llegas a una nueva, caminas calles que no conoces, escuchas idiomas nuevos, te pierdes y pasas un montón de horas solo mientras conoces gente, hay un punto donde te dices: "¡Jueputa! ¿Y ahora qué?". Creo que justo en esas lo grabé.

Queremos saber quiénes son esos 'Muchachos' de los que hablas en el EP. Cuéntanos la historia, ¿tiene algo que ver Medello?

Tiene todo que ver con Medallo. Es un tema dedicado "a todos los muchachos en Medellín", como se lee impreso en el vinilo, y me refiero a todo ese parche de la música, a mis amigos. El tema trae algo de nostalgia y un sentimiento adolescente súper profundo. Suena como el demo de una banda de amigos imaginarios tocando en el garaje de la casa.

Sónicamente hablando, ¿qué maquinaria utilizaste para la elaboración de este trabajo y con qué intención?

Trabajé con las uñas. Ahora que lo pienso, es curiosa la producción de este EP, pues fue grabado en las condiciones más rudimentarias que he trabajado y fue terminado en el estudio más profesional que se pueden imaginar. Cuando llegué a Barcelona viví un par de meses en un lugar muy pequeño, ahí grabé "Los Muchachos". Usé un sampler Casio SK5 y mi voz para todo el tema, lo pasé por un pedal Electro Harmonix que me trajo Vélez de la USA. Todo fue tocado "a pulso", improvisado y grabado sobre la marcha. Los ritmos los programé en la compu. El tema se quedó así hasta el final, las versiones editadas y pulidas perdieron todo el sabor de la grabación original.

"La Grúa" es otro accidente. Me encontré con un amiguito de la primaria veinte años después, justo el primer día que llegué a Barcelona. El man ahora produce hip hop y un día nos pusimos a grabar juntos. Él programó unas secuencias de conga en la Maschine y yo iba con los beats en una batería MFB. Íbamos grabando el bassline con un sinte Yamaha mientras sonaba un preset muy famoso llamado 'Lately Bass' (lo usaron Depeche Mode, Madonna y cientos de houseros en su tiempo), cuando un ruido impresionante hizo que todo se sacudiera y retumbara. Era una grúa de construcción gigante que acababan de instalar justo al lado y estaban poniendo a funcionar. Nos asustamos mucho pero pensamos que era buena idea grabarlo. Sacamos el micro por la ventana y esperamos al siguiente grito de las ocho toneladas de acero rechinando.

Daniel Maloso en Monterrey, México, hizo la mezcla y pre-master del disco en su estudio. Consola SSL, compresores Lydkraft y quién sabe qué juguetes más. Trabajar con él es un placer, ya hicimos mi anterior disco con Cómeme juntos y logra que mi sonido de baja calidad gane mucha potencia. Finalmente Frederic Stader en Berlín hizo el mastering en sus estudios de Music Matters Mastering, que entre muchos otros grandes sellos también trabaja con Discos Nutabe en Medellín.

¿Qué viene de nuevo para Sano, hablando de fechas y próximos lanzamientos? ¿Nuevo material de Rionegro quizá?

¡Rionegro! Ojalá. Fue un lujo tener tanto tiempo y recursos para hacer un disco como ese. Espero que el universo conspire de nuevo y nos reúna en alguna otra parte. Por mi lado estoy estudiando mucho el piano, la clave y la salsa para el día que nos reencontremos estar bien afilado. En el estudio siempre estoy muy productivo, ahora tengo un nuevo proyecto que habita un lugar imaginario parecido al de Rionegro.

El próximo mes de octubre se publica otro EP titulado Hasta Abajo - Latino Body Music Vol. 1, un 10" que sale en el sello Public Possession de Munich. Una casa de diseño, música y buen humor que he conocido por medio de Hugo Capablanca. Este disco tiene música más vacilona, un híbrido entre acid, disco, dembow y house que van a encontrar muy familiar en Colombia.

¡Los viajes que no paren! Pronto estaré en Munich y Roma. Luego quiero ir a Suramérica y visitar a los muchachos. ¿Donde es la fiesta?

***

Sigue de cerca al muchacho Sano por acá.

¿Cuál es la pregunta que explora Sano con Los Muchachos?

"Los Muchachos" es la primera canción que grabé en Barcelona. Cuando dejas tu ciudad atrás y llegas a una nueva, caminas calles que no conoces, escuchas idiomas nuevos, te pierdes y pasas un montón de horas solo mientras conoces gente, hay un punto donde te dices: "¡Jueputa! ¿Y ahora qué?". Creo que justo en esas lo grabé.

Queremos saber quiénes son esos 'Muchachos' de los que hablas en el EP. Cuéntanos la historia, ¿tiene algo que ver Medello?

Tiene todo que ver con Medallo. Es un tema dedicado "a todos los muchachos en Medellín", como se lee impreso en el vinilo, y me refiero a todo ese parche de la música, a mis amigos. El tema trae algo de nostalgia y un sentimiento adolescente súper profundo. Suena como el demo de una banda de amigos imaginarios tocando en el garaje de la casa.

Sónicamente hablando, ¿qué maquinaria utilizaste para la elaboración de este trabajo y con qué intención?

Trabajé con las uñas. Ahora que lo pienso, es curiosa la producción de este EP, pues fue grabado en las condiciones más rudimentarias que he trabajado y fue terminado en el estudio más profesional que se pueden imaginar. Cuando llegué a Barcelona viví un par de meses en un lugar muy pequeño, ahí grabé "Los Muchachos". Usé un sampler Casio SK5 y mi voz para todo el tema, lo pasé por un pedal Electro Harmonix que me trajo Vélez de la USA. Todo fue tocado "a pulso", improvisado y grabado sobre la marcha. Los ritmos los programé en la compu. El tema se quedó así hasta el final, las versiones editadas y pulidas perdieron todo el sabor de la grabación original.

Publicidad

"La Grúa" es otro accidente. Me encontré con un amiguito de la primaria veinte años después, justo el primer día que llegué a Barcelona. El man ahora produce hip hop y un día nos pusimos a grabar juntos. Él programó unas secuencias de conga en la Maschine y yo iba con los beats en una batería MFB. Íbamos grabando el bassline con un sinte Yamaha mientras sonaba un preset muy famoso llamado 'Lately Bass' (lo usaron Depeche Mode, Madonna y cientos de houseros en su tiempo), cuando un ruido impresionante hizo que todo se sacudiera y retumbara. Era una grúa de construcción gigante que acababan de instalar justo al lado y estaban poniendo a funcionar. Nos asustamos mucho pero pensamos que era buena idea grabarlo. Sacamos el micro por la ventana y esperamos al siguiente grito de las ocho toneladas de acero rechinando.

Daniel Maloso en Monterrey, México, hizo la mezcla y pre-master del disco en su estudio. Consola SSL, compresores Lydkraft y quién sabe qué juguetes más. Trabajar con él es un placer, ya hicimos mi anterior disco con Cómeme juntos y logra que mi sonido de baja calidad gane mucha potencia. Finalmente Frederic Stader en Berlín hizo el mastering en sus estudios de Music Matters Mastering, que entre muchos otros grandes sellos también trabaja con Discos Nutabe en Medellín.

Luego de formar parte del debut de Rionegro, uno de los proyectos más finos e innovadores cocinados en el corazón de las montañas sudacas, Sano regresa a Cómeme con su tercer trabajo en solitario.

Tras estrenarse en 2012 con Chupa, para luego lanzar Sano, su primer largo a finales de 2013, el DJ y productor de Medellín reaparece una vez más en el laboratorio de Matías Aguayo con Los Muchachos, un EP compuesto por dos cortes en los que el paisa conjuga los elementos propios del trópico con el entorno industrial característico de su ciudad natal, en el que además se incluye un remix a cargo de Detlef Weinrich, miembro de la banda experimental alemana Kreidler, quien con su aka Tolouse Low Trax le imprime al track una atmósfera mucho más envolvente y sedante.

Una historia de adolescencia en pleno Valle de Aburrá, de CDs quemados en fiestas ilegales, de flyers hechos a mano, de probar sustancias locas y de hacer el track del año sin salir de casa. A todo eso suena Los Muchachos, y para conocer a fondo la verdadera semblanza detrás del mismo, hablamos con Sano acerca de este downtempo mecánico emanado de la espesura selvática.


¿Cuál es la pregunta que explora Sano con Los Muchachos?

"Los Muchachos" es la primera canción que grabé en Barcelona. Cuando dejas tu ciudad atrás y llegas a una nueva, caminas calles que no conoces, escuchas idiomas nuevos, te pierdes y pasas un montón de horas solo mientras conoces gente, hay un punto donde te dices: "¡Jueputa! ¿Y ahora qué?". Creo que justo en esas lo grabé.

Queremos saber quiénes son esos 'Muchachos' de los que hablas en el EP. Cuéntanos la historia, ¿tiene algo que ver Medello?

Tiene todo que ver con Medallo. Es un tema dedicado "a todos los muchachos en Medellín", como se lee impreso en el vinilo, y me refiero a todo ese parche de la música, a mis amigos. El tema trae algo de nostalgia y un sentimiento adolescente súper profundo. Suena como el demo de una banda de amigos imaginarios tocando en el garaje de la casa.

Sónicamente hablando, ¿qué maquinaria utilizaste para la elaboración de este trabajo y con qué intención?

Trabajé con las uñas. Ahora que lo pienso, es curiosa la producción de este EP, pues fue grabado en las condiciones más rudimentarias que he trabajado y fue terminado en el estudio más profesional que se pueden imaginar. Cuando llegué a Barcelona viví un par de meses en un lugar muy pequeño, ahí grabé "Los Muchachos". Usé un sampler Casio SK5 y mi voz para todo el tema, lo pasé por un pedal Electro Harmonix que me trajo Vélez de la USA. Todo fue tocado "a pulso", improvisado y grabado sobre la marcha. Los ritmos los programé en la compu. El tema se quedó así hasta el final, las versiones editadas y pulidas perdieron todo el sabor de la grabación original.

"La Grúa" es otro accidente. Me encontré con un amiguito de la primaria veinte años después, justo el primer día que llegué a Barcelona. El man ahora produce hip hop y un día nos pusimos a grabar juntos. Él programó unas secuencias de conga en la Maschine y yo iba con los beats en una batería MFB. Íbamos grabando el bassline con un sinte Yamaha mientras sonaba un preset muy famoso llamado 'Lately Bass' (lo usaron Depeche Mode, Madonna y cientos de houseros en su tiempo), cuando un ruido impresionante hizo que todo se sacudiera y retumbara. Era una grúa de construcción gigante que acababan de instalar justo al lado y estaban poniendo a funcionar. Nos asustamos mucho pero pensamos que era buena idea grabarlo. Sacamos el micro por la ventana y esperamos al siguiente grito de las ocho toneladas de acero rechinando.

Daniel Maloso en Monterrey, México, hizo la mezcla y pre-master del disco en su estudio. Consola SSL, compresores Lydkraft y quién sabe qué juguetes más. Trabajar con él es un placer, ya hicimos mi anterior disco con Cómeme juntos y logra que mi sonido de baja calidad gane mucha potencia. Finalmente Frederic Stader en Berlín hizo el mastering en sus estudios de Music Matters Mastering, que entre muchos otros grandes sellos también trabaja con Discos Nutabe en Medellín.

¿Qué viene de nuevo para Sano, hablando de fechas y próximos lanzamientos? ¿Nuevo material de Rionegro quizá?

¡Rionegro! Ojalá. Fue un lujo tener tanto tiempo y recursos para hacer un disco como ese. Espero que el universo conspire de nuevo y nos reúna en alguna otra parte. Por mi lado estoy estudiando mucho el piano, la clave y la salsa para el día que nos reencontremos estar bien afilado. En el estudio siempre estoy muy productivo, ahora tengo un nuevo proyecto que habita un lugar imaginario parecido al de Rionegro.

El próximo mes de octubre se publica otro EP titulado Hasta Abajo - Latino Body Music Vol. 1, un 10" que sale en el sello Public Possession de Munich. Una casa de diseño, música y buen humor que he conocido por medio de Hugo Capablanca. Este disco tiene música más vacilona, un híbrido entre acid, disco, dembow y house que van a encontrar muy familiar en Colombia.

¡Los viajes que no paren! Pronto estaré en Munich y Roma. Luego quiero ir a Suramérica y visitar a los muchachos. ¿Donde es la fiesta?

***

Sigue de cerca al muchacho Sano por acá.

¿Qué viene de nuevo para Sano, hablando de fechas y próximos lanzamientos? ¿Nuevo material de Rionegro quizá?

Publicidad

¡Rionegro! Ojalá. Fue un lujo tener tanto tiempo y recursos para hacer un disco como ese. Espero que el universo conspire de nuevo y nos reúna en alguna otra parte. Por mi lado estoy estudiando mucho el piano, la clave y la salsa para el día que nos reencontremos estar bien afilado. En el estudio siempre estoy muy productivo, ahora tengo un nuevo proyecto que habita un lugar imaginario parecido al de Rionegro.

El próximo mes de octubre se publica otro EP titulado Hasta Abajo - Latino Body Music Vol. 1, un 10" que sale en el sello Public Possession de Munich. Una casa de diseño, música y buen humor que he conocido por medio de Hugo Capablanca. Este disco tiene música más vacilona, un híbrido entre acid, disco, dembow y house que van a encontrar muy familiar en Colombia.

¡Los viajes que no paren! Pronto estaré en Munich y Roma. Luego quiero ir a Suramérica y visitar a los muchachos. ¿Donde es la fiesta?

***

Sigue de cerca al muchacho Sano por acá.