Baile, amor y pogo: Memorias del Burger Revolution

FYI.

This story is over 5 years old.

Baile, amor y pogo: Memorias del Burger Revolution

Repasamos lo vivido en esta jornada de guitarras afiladas y baterías potentes.

Foto por: Juan Pablo Mejía 

Ya ha pasado una década desde que Lee Rickard dibujó una hamburguesa para matar el tiempo en su trabajo. Una hamburguesa que se transformaría en el logo oficial de la disquera californiana Burger Records: casa de lo lo-fi, del garaje, del beach punk, del surf y del power pop. Y como ya se ha vuelto costumbre, este año volvió el Burger Revolution: un evento paralelo en quince países con el que se festeja el aniversario del sello, por medio de un reventón de guitarras afiladas y baterías potentes. Una descarga para que la estética y sonora de este sello siga conquistando el mundo.

Publicidad

En Bogotá, bajo la batuta de Burger Records y All Bird Records, vivimos el pasado sábado 11 de marzo una muestra de la potencia y el potencial de este festival en uno de nuestros sitios favoritos de la capital: Asilo Bar. Con cinco bandas en el repertorio, Teatro Unión, SAAIL (Medellín), No Stories, Dresden Wolves (CDMX - México) y Bestiärio, se calentó el frío de la noche.

La jornada empezó tímida, pero poco a poco el lugar se empezó a llenar y los oídos de los asistentes fueron atacados por buena música.  El sonido acogedor de No Stories, la furia de Dresden Wolves, el sonido surfero-oscuro SAAIL, la contundencia -y grata sorpresa- de Teatro Unión o el siempre delirante Bestiärio, llevaron a la gente por diferentes momentos sonoros, regalándoles un sábado dinámico y apto para todos los amantes de la distorsión.

Aquí les dejamos algunas imágenes de lo ocurrido.

¡Larga vida al Burger Revolution!